¿Y POR QUÉ DOCTOPOLIS?

12 09 2011

C. Rovira Bassols.

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Cuando hace tan sólo unos meses, en un despacho de Barcelona, me reuní con dos jóvenes emprendedores para hacer un intercambio de ideas acerca de nuestros respectivos proyectos, quedé fascinado por el entusiasmo y las ganas que transmitían al expresar cómo, a partir de una experiencia personal de uno de ellos (Alba), se gestó la idea de crear una empresa que solucionara un problema real detectado de manera casi casual; y cómo mediante ingenio, trabajo y creatividad, fueron capaces de transformar esa idea en algo real llamado DOCTOPOLIS.

Alba me explicó que tras una lesión en el pie practicando atletismo, tuvo dificultades para localizar al especialista adecuado y concretar una cita con él. Acababa de identificar dos lagunas del actual sistema:  cómo obtener información válida acerca del profesional que mejor pudiera atender a su patología concreta y la dificultad que en ocasiones supone conseguir una cita con este profesional mediante las opciones actuales dispuestas a tal fin. Hoy en día, los pacientes suelen averiguar quién es el especialista más indicado para atender su caso mediante dos vías. La primera es el tradicional “boca oreja”, basado en experiencias personales de algún amigo o conocido, experiencias que raramente coinciden con el problema de uno mismo y que suelen ser percepciones subjetivas acerca del trato recibido en un momento dado.  Este método no suele basarse casi nunca en criterios estrictamente profesionales. La segunda, consiste en la fría lectura de un listado de apellidos ordenado alfabéticamente que identifica profesionales con una especialidad genérica común y los ubica geográficamente, pero que está desprovista de información concreta y práctica acerca de la actividad de cada uno de ellos.

Paralelamente, en el transcurso de los últimos 12 años de ejercicio profesional, básicamente asistencial, he podido objetivar una serie de vacíos o carencias que soporta el actual sistema. Entre ellas, la dificultad por parte de los médicos de obtener información adecuada y precisa sobre un paciente, en una época en la cual, un porcentaje nada desdeñable de la población, es atendido simultáneamente por dos modelos sanitarios, el público y el privado, que si bien deberían ser complementarios, a menudo trabajan de manera paralela entre sí. Por añadidura, muchos centros de atención tienen modelos de gestión propios que son incompatibles con el resto, lo que dificulta aún más la obtención de dicha información. Este hecho, unido a la escasa participación de los propios profesionales en la organización de los centros, provoca, de manera indirecta, un deterioro de la relación médico-paciente, al verse mermada la inter-relación de los profesionales sanitarios, tanto a nivel intercentros como dentro de un mismo centro y por ende, con el propio paciente, que acaba conviertiéndose en un espectador más de su propio proceso sanitario, fomentando una actitud pasiva hacía su propia atención.

Las inquietudes que me generaron todas estas circunstancias, hicieron que me planteara la posibilidad de iniciar un proyecto de historia clínica compartida y telemedicina, que contribuyera a minimizar los actuales déficit. En una época de crisis económica, de limitación de recursos, que ha hecho evidente la necesidad de un cambio de modelo que se adapte a la realidad actual, y disponiendo de un acceso cada día más universal a la tecnología aplicada a los aspectos más cotidianos de la vida de las personas, parecen estar servidos los ingredientes adecuados para transformar una idea en una realidad. Si además se genera la posibilidad de trabajar junto a alguien con iniciativa y una visión complementaria, la del usuario de la sanidad, se disipa cualquier duda que pudiera surgir al plantearse la posibilidad de emprender la aventura de formar parte de un proyecto innovador y factible.

DOCTOPOLIS nace, pues, con objetivos claros y bien estructurados, que tienen carácter bidireccional, al estar dirigidos tanto a los profesionales sanitarios como a los usuarios de la sanidad.  Estos objetivos son:  optimizar la gestión de las consultas, facilitar la relación de los profesionales con sus pacientes y ofrecer a los usuarios el acceso a información rigurosa y detallada sobre los profesionales que les van a atender, las actividades que desempeñan y los campos en los que son expertos. Y esto se lleva a cabo de forma transparente, ya que es el mismo profesional quién elabora y publica toda la información de su propio perfil, soslayando de esta manera la posibilidad de generar intereses cruzados, al no intervenir DOCTOPOLIS directamente en la elaboración de la información que consta en cada perfil creado.

Cabe destacar que los servicios que DOCTOPOLIS ofrece actualmente a los profesionales de la salud contribuyen directamente a minimizar los elevados costes derivados de la gestión de una consulta privada, en especial, si el profesional visita en varios centros, ya que homogeniza y simplifica todo el proceso mediante una agenda online única y la historia clínica digital, entre otros. Es asimismo una prioridad de DOCTOPOLIS ofrecer a los profesionales sanitarios la posibilidad de crear portales web con dominio propio y autogestionables, que incluyan o no, según la voluntad de cada profesional, el resto de servicios disponibles (agenda online, historias clínicas online, envío automático de SMS, secretaría telefónica virtual), con el fin de aumentar la visibilidad de los mismos en la red y facilitar el acceso por parte de los usuarios a sus servicios específicos.

DOCTOPOLIS está trabajando ya en proyectos de futuro, proyectos tan diversos tales como la telemedicina y la facturación online, que contribuirán aún más a hacer que DOCTOPOLIS se convierta en una solución integral tanto para los profesionales de la salud como para sus usuarios.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>