Relación establecida entre exposición a pesticidas y Linfoma

13 04 2015

La exposición prolongada a determinados pesticidas y detergentes aumenta el riesgo de Linfoma

El estudio que ha publicado The British Journal of Cancer forma parte del proyecto Epilymph, que se llevó a cabo en seis países europeos

 

Los individuos expuestos durante al menos 30 años a determinados productos químicos presentes en pesticidas y detergentes tienen hasta un 32% más de probabilidades de desarrollar un linfoma.

Así lo concluye un estudio liderado por Silvia de Sanjosé y Laura Costas, del Programa de Investigación en Epidemiología del Cáncer del ICO, que ha publicado la revista British Journal of Cancer.

El linfoma

Un linfoma es una proliferación maligna de linfocitos, unas células que forman parte del sistema inmunitario del organismo. Generalmente se produce en los ganglios linfáticos, pero también puede afectar a otros tejidos como el hígado y el bazo. Por su parte, la leucemia linfática crónica afecta a los linfocitos que circulan por la sangre.

Hay varios tipos de linfomas, que se dividen en dos grupos principales: el linfoma no-Hodgkin y el linfoma Hodgkin (o enfermedad de Hodgkin). En ambos grupos, la incidencia es superior en hombres que en mujeres. Del primer grupo, la incidencia es de 12,3 casos por cada 100.000 habitantes en hombres y de 10,8 en el caso de las mujeres. En el caso de linfoma de Hodgkin, es de 2,5 casos por cada 100.000 habitantes en hombres y de 2,1 casos en mujeres.

 

Búsqueda de las causas

No hay causas claras que expliquen la aparición de un linfoma. Varios estudios indican que las probabilidades de padecerlo aumentan en personas sometidas a trasplantes de órganos o que padecen infecciones por virus como el VIH, el de la hepatitis C o una infección tardía de virus de Epstein-Barr.

El estudio que ha publicado The British Journal of Cancer forma parte del proyecto Epilymph, que se llevó a cabo en seis países europeos (España, Francia, Alemania, Italia, Irlanda y la República Checa).

Se entrevistaron 2.178 personas diagnosticadas de linfoma y 2.457 sanas de edad y sexo similares. Entre otros, los participantes debían indicar aquellos trabajos que habían desarrollado a jornada completa durante al menos un año.

Los investigadores han concluido que los hombres que estuvieron en contacto con determinados productos químicos durante al menos 30 años tienen hasta un 32% más de riesgo de desarrollar linfoma que las personas que no estuvieron expuestas a estos productos. Esta asociación no se ha encontrado en mujeres.

 

Las sustancias químicas en cuestión son las denominadas disruptores endocrinos, es decir, que interfieren con las hormonas del sistema endocrino: pueden activar o bloquear los receptores hormonales o modificar la producción de las hormonas naturales. Están presentes sobre todo en pesticidas, detergentes, aditivos del plástico y retardantes del fuego. El estudio ha determinado que la exposición puntual no incrementa el riesgo de padecer linfoma, pero sí lo hace la continuada.

Las conclusiones de este estudio coinciden con las de un trabajo llevado a cabo entre más de 82.000 granjeros de Estados Unidos, que ha determinado que aquellos que han sido más expuestos a pesticidas también tienen más riesgo de padecer linfoma.

 

Referencia

Occupational exposure to endocrine disruptors and lymphoma risk in a multicentric European study. British Journal of Cancer (2015), 1–6 | doi: 10.1038/bjc.2015.83

 

 

Ico.gencat.cat [en línea] Barcelona (ESP): ico.gencat.cat, 13 de abril de 2015 [ref. 08 de abril de 2015] Disponible en Internet: http://ico.gencat.cat/es/detall/noticia/150408-Pesticides-limfoma-00001



Contaminante químico presente en alimentos grasos aumenta el riesgo de cáncer en varones

19 03 2015

Un estudio internacional, en el que participa la Universidad de Granada, demuestra que la exposición a un contaminante químico denominado PCB-153 se asocia positivamente con el riesgo de padecer cáncer.

Este compuesto, prohibido en España desde los años 80, está presente aún en muchos alimentos ricos en grasas, como el atún o el pez espada, debido a su elevada resistencia a la degradación, sin que exista aún un plan de eliminación efectivo.

Parte del grupo de investigación de la UGR que ha participado en este trabajo. De izquierda a derecha: Juan Pedro Arrebola, Marieta Fernández, Francisco Artacho, Inmaculada Jiménez y Rocío Pérez Lobato.

Un estudio internacional, en el que participa la Universidad de Granada, ha demostrado que la exposición a un contaminante químico denominado PCB-153 se asocia positivamente con el riesgo de padecer cáncer de los varones. Este compuesto, prohibido en España desde los años 80, está presente aún en muchos alimentos ricos en grasas, como los pescados grasos de gran tamaño (atún, salmón y pez espada, entre otros), debido a su elevada resistencia a la degradación.

En este trabajo, publicado en la revista Science of the Total Environment, participan diversas instituciones todas ellas incluidas en el Instituto de Investigación Biosanitaria (IBS) de Granada: la Universidad de Granada, el Complejo Hospitalario Universitario de Granada, la Escuela Andaluza de Salud Pública, CIBER en Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), y el Registro de Cáncer de Granada. Además, en este trabajo ha participado un investigador perteneciente al Bispebjerg University Hospital (Dinamarca).

Como explica el autor principal de esta investigación, Juan Pedro Arrebola, del Instituto de Investigación Biosanitaria (IBS), “en la actualidad existe una tendencia creciente en la incidencia de diversos tipos de cáncer, en parte atribuida a la influencia de diversos factores medioambientales, como la exposición a ciertos contaminantes químicos”.

 

Una muestra de 368 hombres y mujeres

El objetivo de este estudio fue analizar si la exposición a ciertos contaminantes químicos, acumulada a lo largo del tiempo, podría estar relacionada con el riesgo de padecer cáncer. Para ello, los científicos analizaron los niveles acumulados de un grupo de contaminantes en la grasa de 368 hombres y mujeres adultos, residentes en la provincia de Granada, y recogieron la incidencia de cáncer a lo largo de los nueve años posteriores al reclutamiento.

“Al cabo de este tiempo, encontramos que, entre los hombres, la exposición acumulada a un contaminante llamado PCB-153 se asoció positivamente con el riesgo de padecer cáncer. El PCB-153 pertenece a un grupo de compuestos químicos llamados Bifenilos Policlorados (PCBs), que fueron ampliamente utilizados en diversas aplicaciones industriales, incluyendo en transformadores eléctricos, condensadores industriales, sistemas hidráulicos, selladores de construcciones, plaguicidas, e incluso como componentes de material plástico”, señala Arrebola.

 

PCBs en el medio ambiente y en las personas

A pesar de que el uso de los PCBs fue prohibido en España durante los años 80, estos compuestos siguen presentes tanto en el medioambiente como en la mayoría de las personas, gracias a su elevada resistencia a la degradación, así como en equipos obsoletos.

“Se estima que los alimentos grasos son la principal vía de exposición a PCBs en la población general, por lo que niveles elevados de PCBs podrían ser, en parte, indicadores de una alimentación rica en grasas”, destaca el investigador. Por otro lado, se sospecha que los PCBs podrían provocar cáncer a través de diversos mecanismos, que incluyen su interacción con receptores hormonales de estrógenos y andrógenos, la producción de radicales libres, o con el ADN.

“Como el cáncer tiene un largo periodo de latencia, nuestro grupo de investigación continúa siguiendo a este grupo de personas para comprobar si estos resultados preliminares se mantienen tras un tiempo de seguimiento mayor”, concluye el investigador de la UGR.

 

Referencia bibliográfica:

Adipose tissue concentrations of persistent organic pollutants and total cancer risk in an adult cohort from Southern Spain: preliminary data from year 9 of the follow-up Arrebola JP, Fernández MF, Martín-Olmedo P, Molina-Molina JM, Sánchez-Pérez MJ, Sánchez-Cantalejo E, Molina-Portillo E, Expósito J, Bonde JP, Olea N. Sci Total Environ. 2014 Dec 1;500-501:243-9. doi: 10.1016/j.scitotenv.2014.08.043. Epub 2014 Sep 15. PubMed PMID: 25217999

 

Canalugr.es [en línea] Granada (ESP): canalugr.es, 19 de marzo de 2015 [ref. 27 de enero de 2015] Disponible en Internet: http://canalugr.es/index.php/ciencia-y-tecnologia-de-la-salud/item/75426-confirman-que-un-contaminante-presente-en-muchos-alimentos-grasos-aumenta-el-riesgo-de-padecer-cáncer-de-los-varones



Triple Terapia para Mieloma Múltiple

9 03 2015

Un análisis mundial muestra beneficios nunca antes vistos con terapia farmacológica triple para mieloma múltiple.

 

En el tratamiento del mieloma múltiple, la adición del carfilzomib a la combinación actualmente aceptada de dos fármacos arrojó resultados significativamente mejores que la aplicación de solamente ambos fármacos, dice un equipo de investigación mundial dirigido por científicos de Mayo Clinic.

 

Los resultados fueron informados por internet el 6 de diciembre en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra (New England Journal of Medicine) y presentados el 7 de diciembre en la reunión anual de la Sociedad Americana de Hematología (ASH, por sus siglas en inglés) celebrada en San Francisco.

El análisis preliminar del ensayo clínico ASPIRE, que inscribió a 792 pacientes con recaída de mieloma múltiple y procedentes de 20 países, descubrió un prolongación “nunca antes vista” del tiempo en que los pacientes se vieron libres de todo avance de la enfermedad, comenta el investigador principal del estudio, Dr. Keith Stewart, oncólogo de Mayo Clinic en Arizona. “Los pacientes que recibían los tres fármacos, de carfilzomib, lenalidomida y dexametasona, no mostraron ningún avance de la enfermedad durante un promedio de 26 meses”, añade el médico. “Nunca se había informado sobre nada parecido en la recaída del mieloma múltiple”.

Los científicos descubrieron que añadir el carfilzomib al tratamiento estándar (lenalidomida y dexametasona) dio como resultado una remisión 8,7 meses más larga, que es 50 por ciento mayor a lo obtenido con la combinación normal de los dos fármacos (26,3 meses frente a 17,6 meses).

La cantidad de pacientes que respondió al tratamiento también fue significativamente mayor con la adición del carfilzomib a la terapia normal: 87,4 por ciento frente a 66,9 por ciento. Además, después del tratamiento con los tres fármacos, la enfermedad fue imposible de detectar en más del triple de pacientes (31,8 por ciento frente a 9,3 por ciento). El Dr. Stewart señala que, a pesar de lo preliminar de los resultados, también se observó una tendencia hacia mejor supervivencia general. “Es también importante anotar que los pacientes que recibieron la terapia triple informaron mejor calidad de vida, pese a la mayor intensidad del tratamiento”, añade.

Estos resultados destacan el creciente éxito en el tratamiento del mieloma, el segundo tipo más común de cáncer de la sangre, dice el Dr. Stewart.

“La supervivencia del mieloma múltiple casi se ha duplicado en la última década y los resultados tan positivos de la aplicación de la terapia triple posiblemente la mejorarán todavía más”, acota el médico. “Es un buen tema para hablar”.

La lenalidomida es un potente derivado de la talidomida que afecta la función del sistema inmunitario. La dexametasona es un esteroide. El carfilzomib es un inhibidor de la proteosoma que en 2012 recibió la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para su aplicación en pacientes con mieloma múltiple avanzado y terminal. El fármaco está dirigido específicamente hacia la regulación de las proteínas que alimentan el crecimiento del mieloma múltiple.

El estudio ASPIRE examinó la aplicación del fármaco en pacientes menos avanzados. “Existía la inquietud de que el carfilzomib aumentaría los efectos secundarios, especialmente al utilizarlo con otros dos fármacos”, explica el Dr. Stewart.

Sin embargo, ese no fue un problema grande, añade el médico. “En realidad, parece que la frecuencia de la mayoría de los efectos secundarios, entre ellos de grave toxicidad, fue igual en ambos grupos del estudio. Al preguntar a los pacientes cómo se sentían, la respuesta obtenida prácticamente desde el primer día y durante todo el estudio fue que se sentían mejor con los tres fármacos. El carfilzomib rindió mucho mejor de lo que la gente esperaba”.

Mayo Clinic es uno de los líderes en la investigación clínica del carfilzomib. Debido a la experiencia de los científicos de Mayo Clinic tanto en la investigación básica y clínica como en el tratamiento del mieloma múltiple, los promotores les solicitaron conducir la fase I del estudio sobre la sustancia. “Somos de los primeros centros mundiales en aplicar este fármaco y el primero con un paciente que ya respondió al mismo en el año 2006”, comenta el Dr. Stewart. Los científicos de Mayo Clinic también participaron en los estudios fase II y recibieron la solicitud de realizar el ensayo clínico definitivo ASPIRE.

“Esperamos que los resultados de este ensayo conduzcan a la autorización de esta terapia combinada en pacientes con recaída del mieloma múltiple en todo el mundo”, expresa el Dr. Stewart.

Onyx Pharmaceuticals, Inc., subsidiaria de Amgen, financió el estudio.

El Dr. Stewart ha ofrecido consultoría a Onyx, pero no ha recibido personalmente ninguna compensación. El Dr. Stewart también ha prestado servicios de consultoría en Celgene, Novartis, Bristol-Myers Squibb y Sanofi Aventis.

 

by Emily Hiatt

 

 

Información sobre el Centro Oncológico de Mayo Clinic


En calidad de institución principal y financiada por el Instituto Nacional del Cáncer, el Centro Oncológico de Mayo Clinic realiza investigaciones básicas, clínicas y poblacionales para traducir los descubrimientos en mejores métodos de prevención, detección, diagnóstico, pronóstico y tratamiento. Si desea más información sobre los ensayos clínicos para cáncer, llame al 507-538-7623.

Información sobre Mayo Clinic

En el año 2014 se conmemoran 150 años de servicio a la humanidad de esta entidad sin fines de lucro y líder mundial en atención médica, investigación y educación. Si desea más información, visite: 150years.mayoclinic.org, MayoClinic.org/espanol o newsnetwork.mayoclinic.org/.

 

 

Newsnetwork.mayoclinic.org [en línea] Phoenix, AZ (USA): newsnetwork.mayoclinic.org, 09 de marzo de 2015 [ref. 10 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/analisis-mundial-muestra-beneficios-nunca-antes-vistos-con-terapia-farmacologica-triple-para-mieloma/



Mayo Researchers Find Cancer Biopsies Do Not Promote Cancer Spread

15 01 2015

A study of more than 2,000 patients by researchers at Mayo Clinic’s campus in Jacksonville, Florida, has dispelled the myth that cancer biopsies cause cancer to spread. In the Jan. 9 online issue of Gut, they show that patients who received a biopsy had a better outcome and longer survival than patients who did not have a biopsy.

 

The image shows a pancreas tumor being biopsied with a needle as visualized by endoscopic ultrasound. The endoscope was located within the stomach (passed via the mouth). An ultrasound probe at the tip of the endoscope allows visualization of the pancreas which is located immediately next to the stomach. A long needle is guided through the endoscope and into the tumor under ultrasound guidance.

The researchers studied pancreatic cancer, but the findings likely apply to other cancers because diagnostic technique used in this study — fine needle aspiration — is commonly used across tumor types, says the study’s senior investigator and gastroenterologist Michael Wallace, M.D., M.P.H., professor of medicine.

Fine needle aspiration is a minimally invasive technique that uses a thin and hollow needle to extract a few cells from a tumor mass. A long-held belief by a number of patients and even some physicians has been that a biopsy can cause some cancer cells to spread.

While there have been a few case reports that suggest this can happen — but very rarely — there is no need for patients to be concerned about biopsies, says Dr. Wallace.

“This study shows that physicians and patients should feel reassured that a biopsy is very safe,” he says. “We do millions of biopsies of cancer a year in the U.S., but one or two case studies have led to this common myth that biopsies spread cancer.”

Biopsies offer “very valuable information that allow us to tailor treatment. In some cases, we can offer chemotherapy and radiation before surgery for a better outcome, and in other cases, we can avoid surgery and other therapy altogether,” Dr. Wallace says.

Surgery for pancreatic cancer is “a very big operation,” and “most people should want to make sure they have cancer before they undergo surgery,” he says. One study has shown that 9 percent of patients who underwent surgery because of suspected pancreatic cancer actually had benign disease.

Dr. Wallace and his team have conducted two separate studies to examine the risk of biopsy.

In a 2013 study published in Endoscopy, the researchers examined outcomes in 256 pancreatic cancer patients treated at Mayo Clinic in Jacksonville, Florida. They found no difference in cancer recurrence between 208 patients who had ultrasound-guided fine needle aspiration (EUS-FNA) and the 48 patients who did not have a biopsy.

In the current study, they examined 11 years (1998–2009) of Medicare data on patients with non-metastatic pancreatic cancer who underwent surgery. The researchers examined overall survival and pancreatic cancer-specific survival in 498 patients who had EUS-FNA and 1,536 patients who did not have a biopsy.

During a mean follow-up time of 21 months, 285 patients (57 percent) in the EUS-FNA group and 1,167 patients (76 percent) in the non-EUS-FNA group died. Pancreatic cancer was identified as the cause of death for 251 patients (50 percent) in the EUS-FNA group and 980 patients (64 percent) in the non-EUS-FNA group.

Median overall survival in the EUS-FNA group was 22 months compared to 15 months in the non-EUS-FNA group.

“Biopsies are incredibly valuable. They allow us to practice individualized medicine — treatment that is tailored for each person and designed to offer the best outcome possible,” Dr. Wallace says.

Co-authors include researchers from Mayo Clinic’s campus in Rochester, Minnesota.

About Mayo Clinic

Mayo Clinic is a nonprofit organization committed to medical research and education, and providing expert, whole-person care to everyone who needs healing. For more information, visit mayoclinic.com or newsnetwork.mayoclinic.org.

MEDIA CONTACT: Kevin Punsky, Mayo Clinic Public Affairs, 904-953-0746.
 Email: punsky.kevin@mayo.edu

 

by Kevin Punsky

 

Newsnetwork.mayoclinic.org [en línea] Jacksonville, FL (USA): newsnetwork.mayoclinic.org, 15 de enero de 2015 [ref. 08 de enero de 2015] Disponible en Internet: http://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/mayo-researchers-find-cancer-biopsies-do-not-promote-cancer-spread/



Breast cancer vaccine shows promise in small clinical trial

29 12 2014

A breast cancer vaccine developed at Washington University School of Medicine in St. Louis is safe in patients with metastatic breast cancer, results of an early clinical trial indicate. Preliminary evidence also suggests that the vaccine primed the patients’ immune systems to attack tumor cells and helped slow the cancer’s progression.

 

ROBERT BOSTON
A breast cancer vaccine designed by researchers at Washington University School of Medicine in St. Louis is safe in patients with metastatic breast cancer. Preliminary evidence from the small clinical trial, led by William Gillanders, MD, also suggests the vaccine helped slow the cancer’s progression.

The study appears Dec. 1 in Clinical Cancer Research.

The new vaccine causes the body’s immune system to home in on a protein called mammaglobin-A, found almost exclusively in breast tissue. The protein’s role in healthy tissue is unclear, but breast tumors express it at abnormally high levels, past research has shown.

“Being able to target mammaglobin is exciting because it is expressed broadly in up to 80 percent of breast cancers, but not at meaningful levels in other tissues,” said breast cancer surgeon and senior author William E. Gillanders, MD, professor of surgery. “In theory, this means we could treat a large number of breast cancer patients with potentially fewer side effects.

“It’s also exciting to see this work progress from identifying the importance of mammaglobin-A, to designing a therapeutic agent, manufacturing it and giving it to patients, all by investigators at Washington University,” he added.

The vaccine primes a type of white blood cell, part of the body’s adaptive immune system, to seek out and destroy cells with the mammaglobin-A protein. In the smaller proportion of breast cancer patients whose tumors do not produce mammaglobin-A, this vaccine would not be effective.

In the new study, 14 patients with metastatic breast cancer that expressed mammaglobin-A were vaccinated. The Phase 1 trial was designed mainly to assess the vaccine’s safety. According to the authors, patients experienced few side effects, reporting eight events classified as mild or moderate, including rash, tenderness at the vaccination site and mild flu-like symptoms. No severe or life-threatening side effects occurred.

Although the trial was designed to test vaccine safety, preliminary evidence indicated the vaccine slowed the cancer’s progression, even in patients who tend to have less potent immune systems because of their advanced disease and exposure to chemotherapy.

“Despite the weakened immune systems in these patients, we did observe a biologic response to the vaccine while analyzing immune cells in their blood samples,” said Gillanders, who treats patients at Siteman Cancer Center at Barnes-Jewish Hospital and Washington University. “That’s very encouraging. We also saw preliminary evidence of improved outcome, with modestly longer progression-free survival.”

Of the 14 patients who received the vaccine, about half showed no progression of their cancer one year after receiving the vaccine. In a similar control group of 12 patients who were not vaccinated, about one-fifth showed no cancer progression at the one-year follow-up. Despite the small sample size, this difference is statistically significant.

Based on results of this study, Gillanders and his colleagues are planning a larger clinical trial to test the vaccine in newly diagnosed breast cancer patients, who, in theory, should have more robust immune systems than patients who already have undergone extensive cancer therapy.

“If we give the vaccine to patients at the beginning of treatment, the immune systems should not be compromised like in patients with metastatic disease,” Gillanders said. “We also will be able to do more informative immune monitoring than we did in this preliminary trial. Now that we have good evidence that the vaccine is safe, we think testing it in newly diagnosed patients will give us a better idea of the effectiveness of the therapy.”

 

 

This work was supported by the Breast Cancer Research Program (BCRP) of the Department of Defense Congressionally Directed Medical Research Programs (DOD/CDMRP), grant number W81XWH-61-0677; Gateway for Cancer Research, P-06-016; The Foundation for Barnes-Jewish Hospital; the National Cancer Institute (NCI) of the National Institutes of Health (NIH), T32 CA009621; the NCI Cancer Center Support Grant, P30 CA91842; and George and Diana Holway.

Tiriveedhi V, Tucker N, Herndon J, Li L, Sturmoski M, Ellis M, Ma C, Naughton M, Lockhart AC, Gao F, Fleming T, Goedegebuure P, Mohanakumar T, Gillanders WE. Safety and preliminary evidence of biological efficacy of a mammaglobin-A DNA vaccine in patients with stable metastatic breast cancer. Clinical Cancer Research. Dec. 1, 2014.

Washington University School of Medicine’s 2,100 employed and volunteer faculty physicians also are the medical staff of Barnes-Jewish and St. Louis Children’s hospitals. The School of Medicine is one of the leading medical research, teaching and patient-care institutions in the nation, currently ranked sixth in the nation by U.S. News & World Report. Through its affiliations with Barnes-Jewish and St. Louis Children’s hospitals, the School of Medicine is linked to BJC HealthCare.

 

By Julia Evangelou Strait

 

 

News.wustl.edu [en línea] St Louis, MO (USA): news.wustl.edu, 29 de diciembre de 2014 [ref. 01 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://news.wustl.edu/news/Pages/27732.aspx



El ICO logra una curación del 90% en el cáncer de próstata de alto riesgo

25 12 2014

Un estudio publicado en Radiotherapy and Oncology muestra los buenos resultados de la combinación de la radioterapia externa, la braquiterapia y el uso de hormonas en estos tumores

 

La curación del cáncer de próstata de alto riesgo es del 91% a los cinco años y del 89% a los siete años con una innovadora combinación de tratamientos. Así lo ha concluido un estudio del Instituto Catalán de Oncología que se ha publicado en la revista Radiotherapy and Oncology.
El trabajo, que recoge el seguimiento de cerca de 400 pacientes de cáncer, se ha presentado esta mañana en el salón de actos Pau Viladiu del Instituto Catalán de Oncología en Hospitalet de Llobregat, y ha contado con la participación de:
-Candela Calle, directora general del ICO.
-Josep Ramon Germà, adjunto a la dirección de conocimiento e investigación.
-Ferran Guedea, jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del ICO L’Hospitalet.
-Anna Boladeras, médico adjunto y referente de próstata del Servicio de Oncología Radioterápica del ICO L’Hospitalet.
-Cristina Gutiérrez, coordinadora asistencial de la Unidad de Braquiterapia del Servicio de Oncología Radioterápica del ICO L’Hospitalet.

 

Un tumor frecuente

El cáncer de próstata es el más frecuente en los hombres en Cataluña. Se dan unos 5.000 casos nuevos cada año, por encima del de colon y recto (cerca de 4.000 casos) y el de pulmón (3.500). Es un cáncer muy asociado a la edad. El envejecimiento de la población hace que su incidencia aumente cada año. Según las proyecciones del Plan Director de Oncología, en el año 2020 se producirán unos 6.000 casos nuevos anuales.
A pesar de la elevada incidencia, es un tumor de lenta evolución en la mayoría de casos, con una supervivencia del 84% a los cinco años, también según los datos del Plan Director de Oncología.
Sin embargo, en una pequeña proporción de casos, el tumor es más agresivo y puede comprometer la supervivencia de los pacientes.

 

Cáncer de próstata de alto riesgo

Los pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo pueden someterse a diferentes alternativas. En algunos casos se les somete a cirugía, para extirpar la próstata, pero esto puede conllevar efectos secundarios (disfunciones urinarias y sexuales). En otros, el tratamiento consiste en la administración cada día durante ocho semanas (40 sesiones) de radioterapia externa o la aplicación de braquiterapia.
El tratamiento con braquiterapia consiste en la colocación de una fuente radiactiva -en este caso de yodo-125- dentro o en la proximidad del tumor; la radiación que emite destruye las células malignas. Esta intervención quirúrgica se debe hacer varias veces durante el tratamiento.
En el caso del ICO, a partir del año 2002 se empezó a aplicar una innovadora combinación de radioterapia externa y braquiterapia, asociado a un tratamiento hormonal. De este modo, se reducen las sesiones de radioterapia externa y se hace una única intervención en el quirófano para llevar a cabo la braquiterapia.

 

Seguimiento de cerca de 400 pacientes

El estudio que se ha presentado muestra los resultados de supervivencia de 377 pacientes de cáncer de próstata de alto riesgo sometidos a esta combinación pionera de tratamientos. El trabajo concluye que la curación (es decir, el control bioquímico) a los cinco años es del 91% y, a los siete años, del 89%. Asimismo, se ha observado que los efectos secundarios son mínimos.
Esto sitúa el ICO entre los centros con una mayor curación en cáncer de próstata de alto riesgo de Europa.

 

 

Ico.gencat.cat [en línea] Barcelona (ESP): ico.gencat.cat, 25 de diciembre de 2014 [ref. 16 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://ico.gencat.cat/es/detall/noticia/Nova-Noticia-01243



SMUFIN: Detección Genética rápida y precisa de Tumores

4 12 2014

Un nuevo método computacional permite analizar los cambios genéticos en pacientes de cáncer en pocas horas

 

  • La prestigiosa revista Nature Biotechnology publica hoy SMUFIN, un nuevo método computacional capaz de detectar de forma sencilla, rápida y precisa alteraciones genéticas responsables de la aparición y progresión de tumores
  • SMUFIN localiza casi todos los tipos de cambios genómicos responsables de la aparición y progresión del cáncer, incluso las grandes reorganizaciones de cromosomas difícilmente detectables hasta ahora
  • Este nuevo método es un paso firme y realista hacia el horizonte de la medicina personalizada, en el que el análisis genómico de cada paciente ayudará a su diagnóstico y permitirá la selección de un tratamiento más eficaz y menos agresivo
  • SMUFIN supone una nueva forma de analizar genomas, también aplicable al estudio de las bases genéticas de muchas otras enfermedades prevalentes en nuestra sociedad

 

Un nuevo método computacional hace posible la detección rápida, precisa y sencilla de los cambios genómicos responsables de la aparición y progresión de tumores. Este método, llamado SMUFIN (por Somatic Mutations Finder), es capaz de analizar el genoma completo de un tumor y detectar sus mutaciones en pocas horas, y además consigue localizar alteraciones que hasta el momento permanecían ocultas incluso con métodos que requerían el uso de supercomputadores durante semanas.

La prestigiosa revista Nature Biotechnology publica hoy un artículo describiendo las características de SMUFIN, que ha sido desarrollado por el grupo de genómica computacional del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) que lidera el Dr y Profesor de ICREA David Torrents, en colaboración con grupos de investigación del Hospital Clínic el Instituto de Investigación Biomédica August Pi i Sunyer (IDIBAPS) de Barcelona, el Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo (IUOPA), el European Molecular Biology Laboratory (EMBL, Heidelberg) y el Centro Nacional de Análisis Genómico (CNAG, Barcelona).

 

Una nueva forma de analizar genomas

Una de las principales novedades que aporta SMUFIN es que supone un cambio radical en el método de análisis de genomas. Hasta la fecha, la identificación de mutaciones responsables de la aparición de tumores ha implicado la comparación de genomas extraídos del tumor con genomas obtenidos de células sanas de mismo paciente a través de un genoma humano de referencia que se usa como guía. Este lento y complejo proceso conlleva una pérdida sustancial de información y dificulta la identificación de muchos tipos de mutaciones relevantes para el tumor. El análisis, además, se ejecuta sucesivamente con diferentes programas informáticos, cada uno de los cuales es capaz de detectar solamente determinados tipos de variaciones.

SMUFIN, en cambio, realiza una comparación directa entre el genoma de células sanas y el genoma de células tumorales de un mismo paciente y localiza prácticamente todas las mutaciones detectables a la vez sin tener que recurrir a varios programas. De esta manera el análisis resulta mucho más rápido y más completo.

 

Avances en el estudio de tumores agresivos

El artículo publicado en Nature Biotechnology refleja como SMUFIN, además de acelerar y abaratar el análisis, es capaz de descubrir alteraciones genéticas en tumores agresivos difíciles de detectar. El análisis mediante SMUFIN de dos tipos de tumores agresivos, uno sanguíneo (linfoma de células de nanto) y otro del sistema nervioso (Meduloblastoma Pediátrico), ha permitido encontrar, por primera vez y con una precisión superior al 90%, prácticamente todos los tipos de mutaciones ocurridas en sus genomas, incluidas alteraciones en la organización de los cromosomas que han permanecido ocultas a los métodos usados hasta la fecha. Esto supone el primer paso necesario para poder entender como afectan estas alteraciones cromosómicas a la evolución y a la agresividad del tumor.

 

Impulso a la investigación biomédica

Las características de SMUFIN posibilitarán a un gran número de grupos de investigación poder estudiar los genomas de sus pacientes de una forma que antes no les era accesible. Por otro lado, en manos de centros de supercomputación, SMUFIN permitirá detectar mutaciones en cientos y miles de genomas tumorales en pocos días. En este sentido, el BSC ya participa en la mayor iniciativa mundial de genómica del cáncer a través del Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer (ICGC) ( www.icgc.org), en la que se pretende analizar los genomas de miles de pacientes para estudiar las bases genéticas de la aparición y la evolución de un gran número de tipos tumorales.

 

Impulso a la medicina personalizada

SMUFIN supone un paso firme y realista en el horizonte de la medicina personalizada, en la que el análisis del genoma de cada paciente facilitará su diagnóstico de forma más rápida y precisa, y permitirá el desarrollo y la aplicación de tratamientos personalizados más eficaces y menos agresivos que los actuales. Mientras que los métodos existentes hasta el momento resultan complejos, limitados y requieren días o semanas para el análisis completo de un genoma de tumor,  SMUFIN supone una opción realista en el proceso de la incorporación del análisis genómico al sistema sanitario, ya que es capaz de analizar, en pocas horas, un genoma de tumor de forma precisa y técnicamente sencilla.

 

Un desarrollo en el marco del CLL y el Programa Severo Ochoa

SMUFIN comenzó a desarrollarse en el Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación, en el 2011, de la mano del equipo de genómica que es parte del Programa Conjunto BSC-CRG-IRB (Barcelona Supercomputing Center, Centre de Regulació Genòmica e Institut de Recerca Biomèdica Barcelona) de Biología Computacional.

El desarrollo se ha producido en dos entornos de investigación en los que participa  el centro. Uno es el Proyecto Genoma de la Leucemia Linfática Crónica, del que son directores científicos Elías Campo (Hospital Clínic, IDIBAPS) y Carlos López-Otín (Universidad de Oviedo) y que tiene como objetivo el estudio de la leucemia a través del análisis genómico de más de 500 pacientes. Este desarrollo también forma parte del Programa Nacional Severo Ochoa, con el que el Barcelona Supercomputing Center impulsa, entre otras, la creación de herramientas bioinformáticas capaces de gestionar y analizar grandes cantidades de datos biomédicos necesarios para posibilitar la medicina personalizada.

Artículo: http://www.nature.com/nbt/journal/v32/n11/full/nbt.3027.html

 

Sobre el BSC-CNS

El Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) es el centro líder de la supercomputación en España. Su especialidad es la computación de altas prestaciones, también conocida como HPC (High Performance Computing). Su función es doble: ofrecer infraestructuras y servicio en supercomputación a los científicos españoles y europeos, y generar conocimiento y tecnología para transferirlos a la sociedad.

El BSC-CNS es un Centro de Excelencia Severo Ochoa, miembro de primer nivel de la infraestructura de investigación europea PRACE (Partnership for Advanced Computing in Europe) y gestiona la Red Española de Supercomputación (RES).

 

Para más información:

BSC: Gemma Ribas, gemma.ribas@bsc.es / Tel: +34 620 429 956

 

 

 

 

Bsc.es [en línea] Barcelona (ESP): bsc.es, 04 de diciembre de 2014 [ref. 24 de octubre de 2014] Disponible en Internet: http://www.bsc.es/about-bsc/press/bsc-in-the-media/un-nuevo-método-computacional-permite-analizar-los-cambios



Xavier Gómez-Batiste: máximo responsable de cuidados paliativos de la OMS

24 11 2014

Xavier Gómez-Batiste ha sido nombrado nuevo máximo responsable de cuidados paliativos de la OMS.

La OMS reconoce el liderazgo de Cataluña en programas de cuidados paliativos. Ayer se hizo la presentación de este nombramiento en el Departamento de Salud. Gómez-Batiste estuvo acompañado por el director general de Planificación e Investigación en Salud, Carles Constante; la directora del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Candela Calle y el rector de la UVic, Jordi Montaña.

 

Xavier Gómez-Batiste, nuevo máximo responsable de cuidados paliativos de la OMS durante su presentación en el Departamento de Salud

Xavier Gómez-Batiste, director del Observatorio Qualy del ICO, director de la Cátedra de Cuidados Paliativos de la Universidad de Vic, director científico del Programa para la atención integral de personas con enfermedades avanzadas de la Obra social La Caixa, y director de Atención Paliativa de SARquavitae, ha sido designado “Medical Officer for Palliative and Longterm Care” a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con sede en Ginebra.

 

Ayer se hizo la presentación de este nombramiento en el Departamento de Salud. Gómez-Batiste estuvo acompañado por el director general de Planificación e Investigación en Salud, Carles Constante; la directora del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Candela Calle y el rector de la UVic, Jordi Montaña.

 

El nombramiento supone un reconocimiento al liderazgo que Cataluña ejerce en el ámbito de los cuidados paliativos, ya que desde 1990 es reconocida como territorio demostrativo de la OMS. Siguiendo esta tradición, Cataluña se ha incorporado con éxito a las tendencias más innovadoras en atención paliativa poniendo en marcha el modelo de atención a la complejidad avanzada (MACA).

 

El Plan de Salud de Cataluña 2011-2015 prevé una estrategia de mejora en la atención de las personas con enfermedad crónica avanzada, que representan entre el 1 y el 1,5% de la población, y que se caracterizan por tener un pronóstico de vida probablemente limitado, acompañado de necesidades de alta complejidad, sociales y sanitarias. Esta estrategia del Plan de Salud se articula mediante el Programa de prevención y atención a la cronicidad (PPAC) y en base al modelo catalán en cuidados paliativos.

 

Asimismo, el Centro Colaborador de la OMS para Programas Públicos de Cuidados Paliativos del ICO ha apoyado a 52 países. También ha sido pionero el Programa para la Atención Integral de Personas con Enfermedades Avanzadas de la Obra social de “la Caixa”, que ha implementado equipos de atención psicosocial espiritual, y la Cátedra de Cuidados Paliativos de la UVic- UCC / ICO, que fue la primera del Estado en esta temática.

 

El cargo a la OMS de Gómez-Batiste es de nueva creación y asume la máxima responsabilidad en cuidados paliativos de la OMS, a partir de la Resolución 67/19 de la Asamblea Mundial de la Salud de 24 de mayo de 2014 que insta a los gobiernos a diseñar e implementar programas de cuidados paliativos que mejoren la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades crónicas avanzadas y sus familias. Gómez-Batiste será responsable de la creación de un grupo de expertos que diseñe un programa de cuidados paliativos de alcance internacional. Se hará la reunión fundacional en la ciudad de Barcelona.

 

 

 

Idibell.cat [en línea] Barcelona (ESP): idibell.cat, 24 de noviembre de 2014 [ref. 19 de noviembre de 2014] Disponible en Internet: http://www.idibell.cat/modul/noticies/es/737/xavier-gomez-batiste-ha-sido-nombrado-nuevo-maximo-responsable-de-cuidados-paliativos-de-la-oms



Demuestran que una sola biopsia es insuficiente para determinar el tratamiento del cáncer de pulmón

18 08 2014

Los resultados del estudio suponen un cambio en el desarrollo de fármacos inhibidores del gen llamado MET, vinculado al cáncer de pulmón de peor pronóstico.

Un estudio del Hospital del Mar liderado por Edurne Arriola del Servicio de Oncología del Hospital del Mar y coordinadora de la Unidad Funcional de Cáncer de Pulmón ha demostrado que una sola biopsia es insuficiente para determinar con precisión este gen y establecer el tratamiento más adecuado. Estos resultados suponen un cambio en la estrategia que se utilizaba hasta ahora para el diseño de ensayos clínicos con inhibidores de MET y un paso adelante en el conocimiento del cáncer de pulmón y la personalización de su tratamiento.

 

El trabajo se ha presentado durante el 50º congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) con otros 12 estudios de investigadores del Hospital del Mar. El encuentro que se celebra en Chicago (Estados Unidos) hasta el 3 de Junio es una de los más importantes del mundo y ha reunido a más de 25.000 especialistas en oncología.

 

Al contrario de la quimioterapia, que ataca a todas las células tumorales, las terapias dirigidas se centran en bloquear genes específicos relacionados con el desarrollo de los tumores. El gen MET es un gen implicado en la proliferación y la migración celular en un amplio espectro de cánceres humanos. El desarrollo de fármacos para bloquearlo, como los inhibidores de MET, es una de las terapias que se están estudiando para detener el proceso cancerígeno.

 

Esta estrategia personalizada requiere un conocimiento muy preciso de todas las mutaciones y anormalidades del tumor a nivel molecular.

En este estudio los investigadores han analizado 127 muestras de 120 pacientes de cáncer de pulmón, la mayoría (90%) adenocarcinomas, con una media de edad de 66 años. Las muestras estudiadas provenían de diferentes partes del tumor y los investigadores analizaron la expresión y la amplificación -la cantidad de repeticiones- del gen MET, aspectos implicados en el desarrollo tumoral. Los resultados mostraron diferencias en cuanto a la caracterización de la actividad del gen según la procedencia de la biopsia.

 

Estos datos implican que la determinación de MET, necesaria para diseñar una terapia adecuada, puede ser engañosa si nos basamos en el estudio de una única biopsia, que es lo que hacemos habitualmente con el cáncer de pulmón. Necesitamos otras herramientas que nos ayuden a predecir el estado de MET en un tumor, como por ejemplo marcadores de suero, marcadores más específicos en tumores o pruebas de imagen metabólicas“, explica Edurne Arriola.

 

Esta conclusión puede tener una repercusión inmediata en el diseño de ensayos clínicos con fármacos dirigidos a bloquear la actividad de MET, especialmente en la elección de los pacientes más adecuados para beneficiarse del tratamiento.

 

Recientemente han fracasado dos ensayos con inhibidores de MET y esto podría ser debido a que los estudios del marcador MET han realizado con una sola biopsia. Hay que volver a evaluar los criterios de selección de pacientes para recibir estas terapias“, apunta la investigadora.

 

Además, esta investigación podría aplicarse a tumores localizados en otras partes del cuerpo.

 

En otros tumores glioblastomas o los tumores gástricos también se están testeando los inhibidores de MET y por tanto, aunque no tenemos datos sobre la heterogeneidad de este tumores, es muy probable que los resultados sean similares a los del cáncer de pulmón“, explica la investigadora.

 

El reto que se plantean ahora los investigadores es “identificar un biomarcador que nos permita saber qué pacientes se benefician de los inhibidores de MET y cuáles no, para poder definir mejor y personalizar los tratamientos, teniendo en cuenta que una pequeña biopsia no representa el estado general del tumor“, concluye Edurne Arriola.

 

El cáncer de pulmón es el más frecuente del mundo, con aproximadamente 1.400.000 nuevos casos al año. En España, representa el 16,6% de todos los tumores entre los hombres y el 7,6% entre las mujeres. Entre el 80-90% de los cánceres de pulmón se dan en fumadores o en personas que han dejado de fumar recientemente. El adenocarcinoma es un tipo de cáncer de pulmón que representa aproximadamente el 40% de los cánceres de pulmón y suele aparecer más entre las mujeres y localizarse en zonas más periféricas de los pulmones.

 

 

 

 

Parcdesalutmar.cat [en línea] Barcelona (ESP): parcdesalutmar.cat, 18 de agosto de 2014 [ref. 02 de junio de 2014] Disponible en Internet: http://www.Parcdesalutmar.cat/es_noticies/view.php?ID=385



Nueva combinación terapéutica para frenar sarcomas resistentes

17 07 2014

Los investigadores del grupo de investigación en sarcomas del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y del Instituto Catalán de Oncología (ICO) han testado en 19 pacientes una nueva combinación terapéutica para luchar contra los sarcomas resistentes. Los resultados del ensayo clínico, que indican que el nuevo tratamiento podría estabilizar el crecimiento de estos tumores, se han publicado esta semana en la revista British Journal of Cancer.

Los investigadores Òscar Martínez-Tirado y Javier García del Muro

 

Sarcomas

Los sarcomas son un tipo de tumor poco frecuente y complejo ya que existen varios subtipos. Puede afectar desde niños hasta edades avanzadas. Se suele diagnosticar en fases poco avanzadas y muy localizadas. De forma que el 50% se cura con grandes cirugías y tratamiento localizado. Pero el otro 50% se hace resistente a las terapias convencionales y termina haciendo metástasis.

El grupo de investigación en sarcomas del IDIBELL, liderado por Oscar Martínez-Tirado, investiga para probar nuevos fármacos o nuevas combinaciones de fármacos que sean más eficaces contra estos tumores y por ello trabaja de forma conjunta con el coordinador de la Unidad de sarcomas del ICO, Javier García del Muro. Este trabajo en equipo de la investigación más básica a la más clínica ha permitido en este caso poder llevar los resultados de la investigación del laboratorio a la cama del paciente.

 

Quimioterapia convencional más tratamiento dirigido

Los investigadores probaron diferentes combinaciones de quimioterapia convencional con nuevos fármacos dirigidos a dianas moleculares en el laboratorio en células de sarcomas y decidieron probar en ratones una combinación de la quimioterapia convencional que se utiliza para tratar estos tumores y rapamicina, un fármaco que actúa de forma específica en la vía de mTOR, una proteína alterada en varios tipos de cáncer.

“Con los resultados en las líneas celulares pensamos que era la mejor opción para probar en ratones” explicó Martínez-Tirado “pero la verdad es que los resultados en animales fueron espectaculares. En los ratones que presentaban el tumor y los dábamos esta combinación, el tumor dejaba de crecer y semanas después de parar el tratamiento, no se recuperaba como ocurre si los tratamos o bien sólo con la quimioterapia o sólo con la rapamicina”.

El responsable de este ensayo clínico en fase I ha sido Javier García del Muro que ha testado esta nueva combinación en diecinueve pacientes, la mayoría de sarcoma pero también participaron pacientes con otros tipos de tumores que no tienen tratamiento. “Aunque los ensayos en fase I sirven para determinar la dosis recomendada del nuevo tratamiento y descartar toxicidades, sí hemos visto que la combinación es activa en diversos tipos tumorales, ya que hemos visto estabilizaciones muy prolongadas en tumores muy avanzados y resistentes a la quimioterapia”.

Con estos resultados esperanzadores, el grupo ya ha puesto en marcha la fase II del ensayo clínico. “Hemos terminado el reclutamiento de pacientes, en este caso, sólo de sarcomas, para testar si realmente esta combinación funciona en estos pacientes y si es mejor que los tratamientos actuales”.

 

Referancia del artículo

Juan Martin-Liberal, Marta Gil-Martín, Miguel Sáinz-Jaspeado, Nuria Gonzalo, Raul Rigo, Helena Colom, Carmen Muñoz, Oscar M Tirado and Xavier García del Muro. Phase I study of sirolimus plus gemcitabine in solid tumors. British Journal of Cancer. Epub ahead July 8th.

 

 

Idibell.cat [en línea] Barcelona (ESP): idibell.cat, 17 de julio de 2014 [ref. 10 de julio de 2014] Disponible en Internet: http://www.idibell.cat/modul/noticias/es/703/nueva-combinacion-terapeutica-para-frenar-sarcomas-resistentes