Dr RODÉS: Aspectos científicos biomédicos a desarrollar en los próximos años

2 01 2012

Juan Rodés

Presidente Instituto de Investigación Sanitaria Clínico-IDIBAPS

En el siglo XX se ha producido un gran progreso científico como jamás se había observado en la historia de la humanidad. Este gran progreso científico también ha acontecido en el ámbito de la biomedicina. Hay que tener en cuenta que los objetivos fundamentales de la investigación médica han sido aumentar la esperanza y la calidad de vida del ser humano. Estos objetivos se han conseguido con creces ya que la esperanza de vida al nacer era de 47.3 años en el año 1900 mientras que en el año 2008 era ya de 81.7 años (79.1 años en el hombre y 84.3 años en la mujer). (Figs. 1 y 2).

Fig. 1

Fig. 2

Las causas más frecuentes de muerte también han cambiado. En el años 1900 la mayoría d los paciente fallecían por infecciones especialmente neumonía, tuberculosis y diarrea (Fig. 3).

Fig. 3

En cambio en el año 2010 las causas de muerte más prevalentes son las enfermedades cardíacas, el cáncer y las enfermedades cerebrovasculares (Fig. 4).

Fig. 4

Este aumento de la esperanza de vida ha sido debido no solamente a la investigación biomédica sino también a otros factores de tipo político y socioeconómico (nutrición, salubridad, vivienda y medidas de salud pública). Sin embargo hay que enfatizar que a partir de la segunda guerra mundial la innovación biomédica (nuevos fármacos, y nuevos procedimientos diagnósticos y quirúrgicos) ha sido la causa fundamental para aumentar de una forma tan espectacular la esperanza de vida. Estas nuevas innovaciones han sido la causa más importante qua ha determinado que en estos últimos 30 años el gasto en salud haya crecido 2.8% por año más rápidamente que el resto de la economía en los países más desarrollados (1). Cuando se analiza en que edades se ha detectado un mayor aumento de la esperanza de vida se puede comprobar que las primeras décadas del siglo XX el 80% del aumento de años de esperanza de vida tenían lugar antes de los 65 años de edad, en cambio en la actualidad la situación ha cambiado. En efecto, el 80% del aumento de la esperanza de vida se produce después de los 65 años. Estos datos claramente indican que el objetivo de la investigación biomédica debe reorientarse. En estos momentos es prioritario realizar investigaciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos. En este sentido, además, es recomendable que se profundice en el conocimiento del proceso de envejecimiento y en las enfermedades crónicas (2). Para ello es imprescindible potenciar la investigación biomédica básica (Genética, Biología Molecular) y apoyar la creación de Institutos de Investigación Sanitaria para estimular la investigación traslacional. Hoy en día los centros de Investigación Biomédica deben incluir un Hospital Universitario con gran capacidad para desarrollar una investigación clínica de nivel científico contrastado y facilitar la incorporación de investigadores básicos procedentes de la Universidad o del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Estos Institutos además de tener una masa crítica potente, deben ser multidisciplinarios, poseer unas plataformas tecnológicas potentes (Genómica, Metabolómica, Proteómica, Bioinformática, Biobanco, Animalario, entre otros). .

Esta es la única forma de garantizar la realización de una investigación de calidad, internacional y altamente competitiva. La creación de centros monográficos en biomedicina hoy en día no tienen cabida en una política científica racional.

BIBLIOGRAFÍA

1-Fuchs, VR. New priorites for future biomedical innovations. N Engl J Med 2010; 363: 704-705.

2-Schoenborn CA, Heyman. Health characteristics of adults age 55 years and over: Unitated States, 2004-2007. Natl. Health Stat Report 2009;16:1-31.