Reforzar el eslabón entre investigación y empresa, clave para no perder el tren de la innovación

21 02 2011

España es el noveno país del mundo en producción científica (medida en publicaciones científicas internacionales), pero falla a la hora de trasladar esos resultados de la investigación a la economía aplicada.

“El problema es que tenemos una capacidad de generar y utilizar tecnología que es seis veces menor que la media europea”, se lamenta a RTVE.es Juan Mulet, director general de Cotec, la Fundación empresarial para la innovación tecnológica. Mulet reconoce, al igual que el Ministerio de Ciencia, que esta transferencia desde los laboratorios a las empresas se atasca debido a la falta de inversión privada en I+D+i, la escasez de empleos en sectores de media y alta tecnología y el bajo número de empresas innovadoras. También falla una apropiada formación técnica por el atraso en Formación Profesional. Además, Mulet explica que desde 2004 el I+D empresarial “ha ido creciendo a un ritmo del 15% anual, pero la crisis ha roto completamente esa buena trayectoria, que estaba funcionando”.

Por debajo de la media europea

Como resultado, España se sitúa por debajo de la media de la UE en innovación: en el puesto 19 (sobre 28 países analizados) del último Marcador Europeo de la Innovación presentado este mes por la Comisión Europea, en el mismo grupo que Croacia, Italia, República Checa, Portugal, Hungría, Polonia, Malta o Eslovaquia.

“Tenemos que correr para llegar a la media de la UE. Los Veintisiete ya se están planteando saltar del 1,19% del PIB (de inversión privada destinada a I+D+i) al 3%, y no podemos quedarnos descolgados”, advierte a RTVE.es el secretario general de Innovación, Juan Tomás Hernani.

Fuente: Estadística sobre Actividades en I+D Año 2009. Resultados definitivos (Instituto Nacional de Estadística)

Y para no perder ese tren, el Ministerio de Ciencia e Innovación ha marcado unos objetivos muy ambiciosos que deberían conseguirse en 2015: 6.000 millones de euros adicionales en inversión privada, 40.000 empresas más aplicando innovación y medio millón de empleos nuevos en sectores de media y alta tecnología.

Esto significa intentar multiplicar casi por cinco el número de empresas innovadoras y doblar los fondos empresariales destinados a I+D, ya que, según datos de 2009, unas 13.600 empresas realizan I+D en España e invierten 7.500 millones de euros anuales en innovación.

Principales debilidades

La economía española ha vivido “históricamente” de sectores “con poco valor añadido, como el turismo o la construcción”, señala Mulet. Ahora, tras la crisis, “se está notando que esas empresas se vuelven hacia la innovación como la solución. Han vivido sin ella, pero ahora la necesitan. Para empezar hay que cambiar su mentalidad e inyectarles mano de obra muy cualificada”, añade el director general de Cotec.

Pero esa mano de obra escasea. No en el nivel universitario (de licenciados e ingenieros), sino en el técnico y tecnológico, procedente de la Formación Profesional. Además, en estos momentos, no existen estructuras empresariales suficientes para asimilar a la gente más formada, “el sistema retributivo laboral es muy poco atractivo” y la formación dentro de las empresas “es escasa, con lo que los trabajadores se quedan atascados, sin especializarse y sin mejorar en sus conocimientos”, enumera a RTVE.es Mulet.

Según el responsable de Cotec, también “falla el eslabón entre la investigación y las empresas”. Si tienes que transferir los resultados de la investigación y la tecnología a las empresas, primero les tienes que explicar esos avances para que comprendan las ventajas y sus usos, y después, tienes que enseñarles a utilizarlas. “Eso requiere equipos grandes de gente y esto aquí no lo hay”, afirma.

Ayudar a proyectos que vayan del laboratorio a la empresa

Para poner fin a esas debilidades y tratar de lograr los objetivos, el Ministerio ha modificado a partir de 2010 la política estatal: primero, sustituyendo la tradicional política unidireccional, en la que el Gobierno es el único en impulsar la innovación, por una estrategia (Estrategia Estatal de Innovación, e2i) que implica a toda la sociedad y que afronta la cuestión de forma multidisciplinar, desde la financiación, a la formación y la sostenibilidad medioambiental.

Ahí se inscribe el Plan Innovación 2010, con el que, según explica a RTVE.es el secretario general de Innovación, “se sustituyen las viejas herramientas que daban dinero para generar la transferencia de innovación por otra más potente, con la que se financian proyectos de investigación vinculados a empresas”, es decir, que incluyan todos los eslabones de la cadena desde el laboratorio a la empresa. Así, se pretende seguir subvencionando la investigación, centrada en proyectos de colaboración público-privada a largo plazo, y se añade un apoyo técnico a las empresas que se impliquen en esos proyectos.

El cambio de estrategia fue bien acogido, “hubo 177 participaciones de universidades ligadas ya a empresas”, asegura Hernani. Así, en un año “muy difícil”, advierte, se produjo un incremento del 54% en los recursos distribuidos por la Secretaría de Innovación al alcanzar “3.150 millones de euros en convocatorias, convenios y contratos”. “Ahora, en 2011, vamos a sectorizar. Queremos ayudar a entender los mercados a los que nos queremos enfocar: el de la salud (farmacéuticas, maquinaria sanitaria, instrumentos médicos de precisión, etc.), el de las energías renovables (eólica marina, fotovoltaica, termosolar, etc.) o redes inteligentes”, detalla el responsable de Innovación.

Un mundo en mutación constante

Y, dentro de la enorme movilidad y cambio que caracteriza la ciencia y la innovación, Hernani destaca que debería tenerse en cuenta la captación de talento, que es un factor más para la movilidad de las personas por el mundo. “Así, mientras estamos hablando de que Alemania ofrece miles de puestos de trabajo a ingenieros españoles, un grupo de empresarios me explicaban el otro día que van a tener que importar técnicos de FP para labores muy especializadas”, comenta. O, por ejemplo, al comparar los costes españoles en la externalización del sector tecnológico con los del Estado indio de Bangalore, “se comprueba que montar factorías de software en Salamanca o Cáceres es competitivo”.

Por eso, advierte Hernani, se necesita también mejorar la capacidad de reacción ante lo que sucede en el mundo. “Necesitamos una estructura lo más flexible posible de los sectores científicos y tecnológicos, que tolere que haya gente de aquí que se vaya y, luego, vuelva; que haya sectores en los que venga gente y otros, en los que se vaya”, concluye.

Rtve.es [en línea] Madrid (España): rtve.es, 21 de febrero de 2011, [ref. 18 de febrero de 2011] Disponible en internet:

http://www.rtve.es/noticias/20110220/reforzar-eslabon-entre-investigacion-empresa-clave-para-no-perder-tren-innovacion/409376.shtml



El ránking de las mil empresas que más invierten en I+D está dominada por la industria de la salud

27 12 2010

La inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) es necesaria para innovar, pero no garantiza el éxito. Apple y Google lideraron en 2009 la clasificación de las mil empresas más innovadoras del mundo, pese o ocupar las posiciones 81 y 44 en el ránking por gasto en I+D.

Según el informe anual sobre innovación en la empresa, elaborado por la consultora estratégica Booz & Company, estas dos empresas, seguidas de 3M (ver gráfico adjunto), son percibidas como las más innovadoras del mundo, en una clasificación basada en encuestas a ejecutivos de 450 empresas de diez sectores, dominada por compañías tecnológicas.

Durante el pasado año, la inversión en I+D de las mil empresas más innovadoras del mundo se redujo un 3,5%, hasta 503.000 millones de dólares (382.600 millones de euros), y es la primera caída en la última década. Sin embargo, en 2009, la facturación conjunta de estas grandes empresas cayó un 11%, casi tres veces más que el gasto en I+D, hasta 13,4 billones de dólares, por lo que el peso de la inversión en innovación frente a la facturación creció, al pasar del 3,46% al 3,75% en el último año. Además, el recorte en I+D es menor al de los gastos administrativos (5,4%) y al de la inversión en capital, que se reduce un 17,5%.

La caída de la inversión total en I+D estuvo empujada por la industria automovilística, que redujo estos gastos un 14,3%, por encima de la caída de facturación, mientras que las empresas informáticas y electrónicas gastaron un 6,7% menos que en el año anterior en I+D, pese a que siguen siendo las que más gastan, con 136.921 millones de dólares en 2009, seguidas del sector de la salud (117.790 millones) y de automoción, con 73.081 millones de dólares de gasto en I+D.

Por empresas, la industria farmacéutica y de la salud domina el ránking por inversión, al ocupar seis de los diez primeros puestos, con Microsoft, Nokia y Toyota como representantes de otros sectores. Por regiones, las compañías japonesas redujeron un 10,8% su inversión en I+D, mientras que EEUU invirtió un 2,8% menos y Europa se mantuvo estable respecto a 2008.

Para José Arias, vicepresidente de Booz & Company, “el informe demuestra que la cantidad de dinero invertida en I+D no garantiza el éxito, que el dinero no compra resultados, ya que lo importante es alinear la estrategia en innovación con la de la compañía”. De hecho, Arias destaca como “las empresas que son consideradas como más innovadoras, como Google y Apple, coinciden en gestionar de forma eficiente los procesos de creación y de comercialización de nuevos productos”.

Por vez primera, Telefónica aparece entre las empresas más innovadoras del mundo por inversión, en el puesto 106. También entran Almirall y Abengoa, mientras repiten Acciona y Zeltia. Para Arias, la entrada más significativa es la de la compañía que preside César Alierta. Según explica el vicepresidente de Booz & Company, “Telefónica ha visto la necesidad de invertir más eficientemente en innovación, ante la revolución que empresas de Internet, muy innovadoras, están planteando en el negocio”. Para Arias, es positivo que la operadora “haya reestructurado su área de I+D y haya creado nuevas líneas de negocios innovadores” en el grupo.

ESTRATEGIAS DE CRECIMIENTO Y GASTOS ESTRATÉGICOS

- El ránking de las mil empresas que más invierten en I+D está dominada por la industria de la salud, con Roche como líder, y tiene presencia de tecnológicas, como Nokia y Microsoft.

- Pese a no situarse entre las compañías que más invirtien, Apple y Google son las dos empresas más citadas por los ejecutivos de grandes grupos como las más innovadoras.

- Entre las empresas españolas, Telefónica irrumpe con fuerza en el ránking de las compañías más innovadoras, en el puesto 106, con presencia también de Almirall y Zeltia.

Expansion.com [en línea] Madrid (España): expansiom.com, 27 de diciembre de 2010 [ref. 23 de diciembre de 2010] Disponible en Internet:

http://www.expansion.com/2010/12/22/empresas/tmt/1293057538.html