Dr MONTEAGUDO: Perspectivas de Innovación en Telemedicina

7 05 2012

Jose Luis Monteagudo Peña

jlm@isciii.es

Jefe de la Unidad de Telemedicina y e-Salud

Instituto de Salud Carlos III

En los últimos años se ha producido una intensa actividad de I+D+i en el área de telemedicina dirigida al desarrollo de aplicaciones para soportar modelos innovadores de atención a las personas con condiciones crónicas de salud tales como hipertensión, insuficiencia cardiaca, obstrucción crónica pulmonar, asma, diabetes, cáncer, demencia  y otras dolencias [1]. El objetivo es implementar nuevos modelos de atención más apropiados y efectivos para el mantenimiento de la salud en condiciones de vida cotidiana, evitando complicaciones graves y la necesidad de recurrir  a los servicios de urgencias e ingresos hospitalarios. Una prioridad creciente es evitar o retrasar lo más posible la situación de dependencia prestando atención a las situaciones pluripatológicas que son las más frecuentes.

Los esfuerzos se han traducido en una larga colección de pilotos y demostradores  de soluciones de teleasistencia y  telesalud. Merecen atención por su relevancia el caso de la Administración de Veteranos en EEUU con 51.000 pacientes [2] y el “Whole System Demonstrator” del Departamento de Salud de Gran Bretaña [3] con 6.200 pacientes que se está proyectando al futuro con el Programa de “3 millones lives” [4].

Fig. 1.- El sistema Airmed (Instituto de Salud Carlos III.y Hospital .U. Puerta de Hierro) fue pionero en el desarrollo y evaluación clinica de sistemas de mHealth para soporte de nuevos modelos de atención a personas con condiciones crónicas .

En este contexto, los avances tecnológicos están alimentando hoy día una nueva generación de sistemas de telemedicina personal y ubicua basada en la convergencia de las tecnologías de telefonía móvil de cuarta generación (4G);  los  terminales de tabletas y smartphones;  las redes sociales y los dispositivos biomédicos  personales.  Se puede hablar de la telemedicina en la era post PC que ya anunció Steve Jobs con el nacimiento de las tabletas. De hecho las propuestas de Salud Móvil (mHealth) están ahora en  pleno apogeo.  A principios de 2012 se contabilizan más  de 33.000 aplicaciones para smartphones cubriendo un amplio rango de propuestas [5]. Algunos desarrollos pueden parecer innovaciones simples tales como medidores de calorías, medidores de pulso, etc. . Sin embargo existen ejemplos anticipadores de un cambio profundo en la sanidad del futuro. Sirva como ejemplo un sistema portátil de análisis de marcadores celulares tumorales a partir de muestras tisulares obtenidas por punción, que utilizando un detector que en realidad es un aparto de resonancia nuclear magnética en miniatura conectado a un smartphone, es capaz de determinar la estructura química de moléculas orgánicas por radiofrecuencia. [6] Este tipo de pruebas requieren actualmente muestras de tejido obtenidas por biopsia con agujas de 2mm. de diámetro en entornos especializados y se deben esperar varios días para disponer de los resultados de anatomía patológica. Con el nuevo analizador se pueden detectar marcadores tumorales estándar con muestras mucho más pequeñas obtenidas con agujas finas de 0,5 mm de diámetro. Además los resultados se tienen disponibles en tan solo 30 minutos. Según sus desarrolladores el sistema sirve, por ejemplo, para verificar la evolución de un tratamiento de quimioterapia y ajustar el tratamiento conforme el cáncer progresa. Un aspecto clave es que se puede utilizar en la consulta de un médico o en la propia casa de los pacientes en vez del hospital. El “smartphone” facilita una interfaz de uso fácil con el médico y la posibilidad de comunicación con un especialista para teleconsulta. Este tipo de innovaciones en telemedicina se están extendiendo a muchas otras patologías y procesos abriendo el camino a una trasformación profunda de la atención sanitaria como la conocemos en la actualidad.

Ciertamente gran parte de la atención se está proyectando hoy día hacia los terminales smartphones y tabletas y los dispositivos biomédicos que se les conectan. No obstante, en nuestra opinión el mayor potencial innovador para el futuro reside en las redes sociales, particularmente de las redes sociales móviles junto con la aplicación de metodologías de sistemas cognitivos dinámicos. Se trata de dar respuesta a la necesidad de sistemas cada vez mas complejos capaces de soportar a un gran número de usuarios que demandan cada vez más servicios personalizados  que se pueden proveer en base a la información de contexto obtenida de los propios usuarios.

[1] C. H. Salvador (Coord.) Innovación TIC para las personas mayores. Situación, Requerimientos y Soluciones en la Atención Integral de la Cronicidad y la Dependencia.Edit. Fundación Vodafone. 2011 ISBN: 84-934740-6-1.

[2] http://www.va.gov/health/NewsFeatures/20110816a.asp

[3]http://www.dh.gov.uk/en/Publicationsandstatistics/Publications/PublicationsPolicyAndGuidance/DH_100946

[4] http://www.3millionlives.co.uk/

[5]http://www.iphonehealthapps.net

[6] P. Patel IEEE Spectrum. March 2011