Tecnología médica y economía

16 01 2014

La tecnología médica es el uso económico de un invento convertido en aparatos, instrumentos, dispositivos y mecanismos para diagnosticar, calmar el dolor, reducir el riesgo de una enfermedad o de un padecimiento y el mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes, a través de la aplicación de un desarrollo tecnológico. Por desventura, a mayor utilización de la tecnología médica, la comunicación con el paciente se reduce a casi cero. Es difícil imaginarse un hospital o un consultorio médico sin instrumentos con tecnología médica.

El factor más importante y decisivo para el desarrollo de la tecnología médica es la integración de la economía, la ciencia, la ingeniería y la medicina. Dispositivos como rayos X y resonancia magnética (MRI) están basados en principios avanzados de física, específicamente diseñados por ingenieros, como las piezas odontológicas “puentes e implantes”.

 

La mejor forma de describir la tecnología médica se relaciona con el uso de aparatos e instrumentos médicos, de acuerdo con la definición de la European Commission en su US Medical Devices Directive. La definición del término medical device es: cualquier instrumento, aparato, dispositivo software o material, utilizado sólo o en combinación y manufacturado para ser usado en el diagnóstico y/o propósitos terapéuticos de seres humanos.

 

En todo ello hay un propósito de mercado, económico y empresarial, principalmente en el diseño de la estructura administrativa-organizacional, la capacitación y entrenamiento del personal, las instalaciones adecuadas, laboratorios modernos para la investigación y el desarrollo, la generación de nuevos materiales, la mejora del diseño de los procesos industriales, incluyendo microelectrónica, telecomunicaciones, instrumentación, biotecnología, desarrollo de software, nano tecnología, sistemas micro electro mecánicos, etc.

 

¿Qué tan importante es el sistema económico alrededor de la tecnología médica? Existen en el mundo más de 500 mil tecnologías en 20 mil grupos genéricos. Estos caen en 16 categorías de productos, como lo determina the Global Medical Devices Nomenclature Agency.

 

Estados Unidos lidera la producción mundial de tecnología médica y es a la vez el principal consumidor. (Sin embargo, su sistema del cuidado de la salud no es de los primeros en el mundo).

 

En ese país se invierten 130 billones de dólares anualmente para la investigación de nuevas tecnologías médicas. Un tercio de esa inversión es suministrada por el gobierno. Solamente en la investigación de nuevas drogas se invirtió un billón de dólares en la década pasada.

 

México no desarrolla tecnología médica: la compra y la consume. Esa desventaja es responsable del creciente costo de los cuidados médicos. En Estados Unidos es el 10 por ciento del incremento anual. En México llega a ser del 30 al 40 por ciento. Se calcula que en general, la tecnología médica es responsable de al menos el aumento de la mitad de los costos médicos. Además, en México no está al alcance de la mayoría de los mexicanos.

 

Estados Unidos posee el mercado más grande del mundo para servicios del cuidado de la salud, representando una porción significativa de su economía. En 2010 la industria de servicios médicos llegó a 1.75 trillones en ingresos, empleando a más de 14 millones de personas, equivalente al 9 por ciento de su fuerza de trabajo. El US Bureau of Labor Statistics estima que el crecimiento de la industria de la tecnología médica llegará a 3.2 millones de nuevos trabajos entre 2013 y 2018.

 

Los trabajos relacionados con el cuidado de la salud en el hogar y los laboratorios de diagnóstico se espera que crezcan más del 40 por ciento en los próximos 10 años. (Sin embargo, se promedia en 98 mil las muertes anuales en hospitales de EU por infecciones, negligencias y errores médicos, entre ellos, el uso intensivo y erróneo de la tecnología disruptiva. Ejemplo: los excesos en los niveles mortales de radiación en los pacientes).

 

El valor de tal mercado excedió los 10 billones en 2012, representando el 38 por ciento del total de la industria de la tecnología médica. La exportación de tecnología médica controlada por el Departamento de Comercio fue de 44.2 billones en 2012, 7.2 por ciento de incremento en relación a 2011. ¿El secreto? Investigación constante, tecnologías innovadoras e ingenieros altamente competentes y capacitados.

 

En el cuidado de la salud y atención a los pacientes en 2010 los hospitales de Estados Unidos tuvieron un ingreso de 809 billones de dólares. Estados Unidos cuenta con 5 mil hospitales. Durante los últimos 10 años los ingresos anuales se han incrementado en forma consistente alrededor del 5 por ciento.

 

comunicacion_medica08@yahoo.com

Twitter: @SalvadorGLignan

Temas corporativos, económicos y políticos

 

Elfinanciero.com.mx [en línea] Mexico D.F. (MEX): elfinanciero.com.mx, 16 de enero de 2014 [ref. 02 de enero de 2014] Disponible en Internet: http://www.elfinanciero.com.mx/secciones/finanzas/48552-tecnologia-medica-y-economia.html



La innovación médica que ha dejado una década de guerras estadounidenses

18 10 2012

Los injertos de piel en aerosol y los implantes cerebrales para controlar prótesis son algunos desarrollos de guerras recientes.

 

Actualmente regresan a la guerra, con prótesis, soldados que en conflictos anteriores no habrían sobrevivido (Getty Images).

Actualmente regresan a la guerra, con prótesis, soldados que en conflictos anteriores no habrían sobrevivido (Getty Images).

(CNN) — Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos inició la “guerra contra el terror”, una campaña de combate que ha durado más de una década. Hace 11 años, el 7 de octubre de 2001, Estados Unidos lanzó la operación Libertad Duradera, que se convirtió en la guerra en Afganistán, y en marzo de 2003 atacó Iraq. Miles de estadounidenses han muerto y casi 50,000 soldados han sido heridos en esas guerras.

Algunas de las armas más letales utilizadas por los insurgentes son los dispositivos explosivos improvisados. Las heridas por explosión de estas bombas, incluyendo la pérdida de extremidades, traumatismos cerebrales y quemaduras graves, abundan entre los soldados.

Ahora los militares sobreviven a estas heridas extremas que décadas atrás habrían sido fatales. Un combatiente herido en batalla ahora tiene un 50% más de probabilidad de sobrevivir que en cualquier guerra previa, según el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Parte de este avance es atribuido al avance a mejores equipos de protección corporal, mejor entrenamiento médico, y un sistema de evacuación eficiente. Según la Fuerza Aérea de Estados Unidos, un soldado puede volver a Estados Unidos en tres días o menos si es necesario, comparado con los 10 días que tomaba durante la Guerra del Golfo (1990-1991) y los 45 días que tardaban en la Guerra de Vietnam.

Como en guerras anteriores, la investigación médica ha logrado avances para curar mejor a los heridos y prevenir que más personas mueran en el campo de batalla.

Aquí un vistazo a algunos de los avances:

Traumatismo cerebral

En EU se han registrado casi 250,000 casos de traumatismos cerebrales (TBI, por sus siglas en inglés) desde el año 2000, de acuerdo con la vocera del Departamento de Defensa, Cynthia Smith. Más de 60 programas de TBI han sido creados en instalaciones de tratamiento médico para la milicia en bases de Estados Unidos, y 11 nuevos centros de cuidado y recuperación de contusiones han sido establecidos en zonas de despliegue.

Antes de las guerras en Iraq y Afganistán, se le prestaba más atención a traumatismos cerebrales graves, pero la investigación ha cambiado su enfoque, ya que el 95% de los TBI no son de naturaleza grave, de acuerdo con el comandante John Hughes, neurólogo de investigación naval.

“Si leías un libro de texto sobre traumatismos cerebrales hace cinco o 10 años, se enfocaba en problemas más graves”, dijo Hughes. “Nos percatamos de que las heridas leves en realidad son problemas serios que necesitamos evaluar”.

Para entender mejor el impacto de estas lesiones, se han desarrollado técnicas más sofisticadas utilizando resonancias magnéticas para mostrar los cambios estructurales que ocurren en el cerebro.

También se ha hecho un progreso en el diagnóstico temprano de TBI. “Realmente el reto es cómo diagnosticamos a estos individuos (…) lo más pronto posible”, dijo Hughes.

La milicia ha tomado medidas para modificar instrumentos de alta tecnología utilizados en hospitales y laboratorios, adaptándolos como unidades portátiles que pueden ser utilizadas por personal médico en el campo de combate. Por ejemplo: un dispositivo portátil llamado DANA (Valoración Neuroconductual Automatizada de Defensa) que puede ser utilizado para identificar una conmoción cerebral en la zona de combate a través de una serie de pruebas neurocognitivas.

Prótesis

Aproximadamente 1,400 militares estadounidenses han perdido una o más extremidades, según las cifras más recientes publicadas por el Pentágono.

Algunas lesiones que derivan en pérdida de extremidades y que antes eran fatales ahora no solo se sobreviven, sino que algunos soldados pueden regresar a la zona de combate.

“Caminar en senderos de las montañas de Afganistán es muy diferente a caminar en la calle”, dijo el coronel Paul Pasquina, jefe del Departamento de Ortopedia y Rehabilitación en el Centro Médico Militar Walter Reed, en Estados Unidos. “Nos dimos cuenta de que algunas de estas extremidades prostéticas se rompían”.

Pasquina dijo las prótesis no solo se han hecho más resistentes, sino que ahora son motorizadas. Las rodillas y los tobillos motorizados facilitan el cambio de velocidad para caminar y correr, y ayudan a los heridos a caminar más naturalmente.

También están desarrollando dispositivos que se pueden implantar en el cerebro para tener un mejor control de los brazos prostéticos. Por ejemplo, si piensas en abrir tu mano, el dispositivo implantado convierte esa intención en una señal eléctrica para el brazo prostético y hace que se abra tu mano.

Medicina regenerativa

La medicina regenerativa utiliza estrategias para reemplazar deficiencias en nervios, vasos sanguíneos, para la cobertura de heridas complejas y para la regeneración de hueso para salvar extremidades. Desde procesos tan comunes como los injertos de piel, hasta tan complejos como la regeneración de una oreja, son ejemplos de medicina regenerativa.

El Departamento de Defensa estableció el Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos (AFIRM, por sus siglas en inglés) en 2008 para financiar proyectos para restaurar la función de tejidos y órganos dañados. En 2011 más de 80 proyectos ya habían sido financiados por el AFIRM.

Uno de estos es el aerosol de piel. Los investigadores exploran formas de reemplazar el viejo método de injertos de piel con este proceso: tomar una pequeña biopsia de piel, romper las células, ponerlas en un contenedor de aerosol y luego rociarlo sobre el sitio de quemadura, de acuerdo con el capitán Eric Elster, trasplantógo de órganos en el Centro Médico Militar Walter Reed.

Los trasplantes de rostro y manos son menos riesgosos ahora que la medicación antirechazo es más segura.

“En muchos aspectos tratamos con víctimas que no hubieran sobrevivido en conflictos previos”, dijo Elster, jefe de cirugía en el hospital Kandahar Airfield, en Afganistán. “Debido a todos estos avances tenemos un gran reto, que es curar a estos pacientes, y allí es donde la medicina regenerativa entra en juego”.

La innovación médico-militar en la historia*:

Guerra de Independencia en Estados Unidos: El General George Washington ordena la primera inoculación contra la viruela en soldados. La Escuela de Medicina de Harvard es fundada por John Warren, un cirujano del Ejército Continental.

Guerra Civil de Estados Unidos: La milicia desarrolla un sistema de ambulancias para transportar a los heridos.

Primera Guerra Mundial: Las transfusiones de sangre se utilizan más ampliamente. La neurocirugía se hace más común en la guerra.

Segunda Guerra Mundial: se usa la penicilina para curar infecciones. El químico DDT es utilizado por primera vez para el control de los mosquitos. Hay avances en medicamentos contra la malaria.

Guerra de Corea: avances en cirugía vascular. El entendimiento de las vacunas virales avanza. Se desarrollan vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola después de la guerra de Corea.

Guerra de Vietnam: surgen las ambulancias en helicóptero. Inician los cuidados intensivos para la rabia. Un infante de marina que servía en Vietnam es la primera persona en sobrevivir a un caso de rabia.

*Esta lista fue compilada con información del profesor Dale Smith, presidente del Departamento de Historia Médica en los Servicios Uniformados de la Universidad de Ciencias de la Salud Bethesda.

 

Mexico.cnn.com [en línea] México (MEX): mexico.cnn.com, 18 de octubre de 2012 [ref. 13 de octubre de 2012] Disponible en Internet: http://mexico.cnn.com/salud/2012/10/13/la-innovacion-medica-que-ha-dejado-una-decada-de-guerras-estadounidenses