Entrevista al titulado Ignacio Hernández, ganador del concurso ‘Call of innovation’ 2014

14 07 2014

Ignacio Hernández Medrano se titulo el año 2007 en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche en 2007. En su cabeza ha nacido ‘Medroom’, un innovador software para la reutilización de historia clínica electrónica, idea que acaba de resultar ganadora de la convocatoria española ‘Call of innovation’.

Es éste un concurso organizado por la Singularity University, institución universidad interdisciplinar que tiene como misión “reunir, educar e inspirar a los líderes que se esfuerzan por comprender y facilitar el desarrollo exponencial de las tecnologías con el fin de afrontar los grandes desafíos de la humanidad”. Con el apoyo de una amplia gama de líderes en el mundo académico, empresarial y gubernamental, Singularity University espera estimular el pensamiento innovador y las soluciones de gran impacto destinadas a resolver algunos de los desafíos más apremiantes del planeta. Empresas como Google, Cisco o Nokia se encuentran entre sus fundadores.

La convocatoria española del ‘Call of innovation’ partía de una pregunta ambiciosa:

 

¿Cómo resolverías alguno de los grandes problemas de España (desempleo, educación, crisis financiera, dependencia energética, etc.) y mejorarías la vida de 10 millones de españoles a través de la tecnología?

 

La idea de Ignacio ha ganado en 2014, y el premio consiste en una  una beca para estudiar el programa de postgrado (Graduate Studies Program) de Singularity University durante el verano de este año, en la sede de la NASA en Silicon Valley (NASA Ames Park). Este programa interdisciplinar de 10 semanas de duración es uno de los más selectivos del mundo, y reúne cada año a líderes y emprendedores tecnológicos de todo el mundo para analizar los mayores avances de las diferentes tecnologías que están transformando el mundo, y explorar cómo usar estas tecnologías para resolver los grandes problemas de la Humanidad.

Ignacio Hernández Medrano es miembro de la Fundación para la investigación biomédica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. Actualmente, combina su cargo de neurólogo en dicho hospital con la dirección adjunta del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria.

 

 

 

Le hemos trasladado unas preguntas que amablemente nos ha respondido:

1. En primer lugar, enhorabuena. ¿Qué se siente al recibir un premio como este?

A menudo escuchamos ideas y mensajes provenientes del mundo de la motivación y los recursos humanos, que nos dicen que debemos luchar por hacer lo que nos guste, que no debemos conformarnos, etc. Sin embargo, aunque a todos nos encantaría hacer realidad nuestros sueños, la vida arrastra y en muchas ocasiones nos atemoriza el salto al vacío. Yo he estado muchas veces tentado de seguir el camino tradicional, el seguro, y cuando me he decidido a desviarme de lo establecido, ha sido difícil. Este premio viene a confirmar que salir de la zona de confort merece la pena, que atreverse a ser lo que uno quiere ser, al final acaba compensando.

2. Silicon Valley, la NASA, Google… ¿Qué piensa alguien que en poco tiempo va a estar compartiendo espacio con algunos de los mejores cerebros del planeta?

Pienso que llegar a una situación tan privilegiada únicamente depende de la ilusión y la energía. La dedicación es lo más importante. Siempre he tenido una vocación íntima por hacer algo que contribuya mínimamente a mejorar las cosas. Lo que estamos viendo es que en lugares como Silicon Valley, la motivación de las mentes que allí trabajan es preferentemente la de contribuir a la mejora de las condiciones de vida de las personas. Me impresiona la combinación que demuestran de talento y buenas intenciones. Estoy deseando llegar allí, contarles mis ideas y disfrutar viéndoles exponer las suyas.

3. ‘Call to innovation’ es el nombre de la plataforma que busca ideas para cambiar la vida a 10 millones de españoles a través de la tecnología. ¿Cómo te enteraste de este concurso de ideas?

Nada es casualidad. Mis compañeros del equipo están muy conectados con el mundo de la tecnología y la innovación. Acuden a foros de este tipo con frecuencia. La tarde que presentaron el concurso comenzó con una charla espectacular del ex vicepresidente de Yahoo sobre cómo la tecnología va a mejorar el mundo. La sala estaba llena de ingenieros cargados de buenas ideas que iban a participar, pero, al salir, todos en el equipo lo teníamos claro: competiríamos y ganaríamos. Puede sonar algo cursi, pero es completamente cierto que cuando vi a los ganadores del año previo sobre el escenario, pensé: “el año que viene estaremos ahí”.

4. Tu idea ‘Medroom’ ha sido seleccionada entre muchas otras. ¿Cuál piensas que ha sido la clave para que resulte ganadora?

Por un lado nosotros vamos enfocados al sector salud, que está completamente en auge. Todo el mundo quiere innovar en sanidad, porque nos damos cuenta de que estamos usando métodos decimonónicos y que el desarrollo tecnológico actual permitiría hacer las cosas de forma más eficiente. Sin embargo, entender el trasfondo de la Medicina puede resultar complejo para las grandes empresas. Nosotros, como profesionales de este campo, con experiencia real en la práctica clínica, podemos ser una excelente palanca de cambio para arrancar el motor de la tecnología en salud, que es lo que se está buscando.

Además, estamos muy alineados con el espíritu del emprendedor que se premia ahora: gente joven, apasionada, con ideas, un toque de intuición y muy multidisciplinar. Y lo más importante, con un enfoque muy claro hacia el beneficio social.

 5. Para entender mejor tu idea innovadora, ¿nos podrías explicar en qué consiste ‘Medroom’?

Medroom es un sistema de ayuda a la decisión médica basado en la reutilización de la información que los médicos anotan día a día en las historias clínicas de sus pacientes. En la práctica, con esta herramienta de software, cualquier médico podrá consultar qué hicieron sus compañeros especialistas ante casos similares al que tienen entre manos, pero de manera instantánea, sin intermediarios que sesguen la información y a gran escala.

Se llama Medroom porque genera una experiencia similar a entrar en una habitación donde estuvieran todos los especialistas en una materia y preguntarles su opinión colectiva acerca de un problema médico concreto.

 6. ¿Cómo ha sido el proceso para desarrollar este software para la reutilización de historia clínica electrónica?

En los últimos años se ha visto que las mejores ideas surgen en la frontera entre diferentes campos del saber. Esto fue justo lo que nos pasó a nosotros.

Mirando al mundo del Derecho nos dimos cuenta de que para los abogados y los jueces era fundamental el uso de los casos previos (la Jurisprudencia). ¿Por qué no hacer algo similar con la Medicina? En la salud, se reutiliza sólo una pequeña parte; aquella que se publica en revistas científicas o en congresos. Pero si podíamos utilizar el volumen total, la gran masa crítica, entonces el valor informativo sería incalculable. Eso es lo que hemos ideado.

 7. ¿Ésta fue tu idea principal desde el primer momento o llegó tras tener varias ideas diferentes en mente?

La idea original siempre fue la reutilización de las historias clínicas. Ahora bien, hemos dado innumerables vueltas, muchas veces hasta altas horas…, hemos contactado con especialistas de diversos campos, hasta comprender qué tecnologías harían posible el camino, como la inteligencia artificial, por ejemplo.

Resulta fundamental preguntar en el entorno, comentar con amigos y compañeros, exponerte a la crítica. Creo que el desarrollo que el viaje que hemos hecho se resume en esta frase Arthur C. Clarke:

“Al principio la gente te dirá que es una idea loca y que nunca funcionará. Luego, la gente te dirá que tu idea podría funcionar, pero que no merece la pena llevarla a cabo. Finalmente, te dirán – ¡te lo dije, era una gran idea desde el principio!-“

 

8. ¿Por qué puede ser ‘Medroom’ una idea que ayude a 10 millones de personas?

La información médica se dobla cada 5 años y el envejecimiento poblacional aumenta la presión sobre los médicos. Cada vez hay más ciencia, pero, a diferencia de hace unas décadas, los profesionales no tienen tiempo de estudiarla para estar al día. Necesitamos urgentemente una interacción entre la mente humana y las redes neuronales artificiales, o en breve no llegaremos a todo.

Medroom va a acercar el mejor conocimiento médico posible a cualquier paciente, ya sea en un Centro de Salud de Tenerife o en un consultorio de Bogotá. Se trata de acercar la Medicina de excelencia a toda la población, sin límites geográficos o económicos. Hoy en día, ya no hay una razón por la que cualquier ciudadano no pueda tener acceso a la mejor evidencia científica, de forma instantánea y precisa.

 9. Cuéntanos en qué trabajas actualmente.

Combino mi trabajo como neurólogo en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, con la dirección adjunta del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria. Se trata de gestionar la ciencia biomédica para alinearla lo máximo posible con las tendencias europeas actuales.

 10. Fuiste alumno de la Universidad Miguel Hernández del Elche, en la licenciatura de Medicina, cuéntanos recuerdos que guardes con cariño de tus tiempos en la UMH.

Me llevé grandes amigos con los que hoy en día conservo una relación casi diaria. Como casi todo el mundo, en la etapa universitaria, tuve tiempo para pasar muy buenos ratos.

 11. ¿Algún profesor del que te acuerdes especialmente?

Recuerdo que el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública tenía, en su conjunto, muy buenos profesionales. Docentes motivados, líderes en su campo y preocupados por los estudiantes. A ellos les debo en gran parte mi interés por la gestión de los servicios de salud, del que de alguna forma ha derivado después mi estudio de la información sanitaria.

 12. Una última pregunta ¿qué le dirías a los titulados que puedan verse reflejados en ti, por tus ganas e ilusión en ayudar a otras personas?

Las cosas están cambiando a mejor. Puede sonar idealista, pero hay razones tangibles y evidenciables para el optimismo racional. Hoy en día es más posible que nunca opinar, participar, llevar ideas a la práctica y ser agentes de cambio activos desde cualquier lugar del mundo. Con un teléfono móvil pueden iniciarse movimientos, generar conocimiento en grupo. Somos testigos excepcionales, por primera vez, del protagonismo real del ciudadano. Es fundamental tomar parte en la democratización del pensamiento. Nunca fue tan fácil cambiar la realidad.

 13. ¿Hay algo más que te gustaría añadir?

Agradeceros el interés y el trabajo que hacéis manteniendo a nuestra pequeña comunidad en contacto. Los tres creadores de Medroom somos alicantinos y estamos encantados de poder participar y colaborar en cualquier iniciativa que nos planteéis.

Le deseamos a Ignacio que aproveche al máximo esta oportunidad que se ha ganado con su esfuerzo y creatividad. Seguiremos en contacto con él para que nos cuente cómo le ha ido.

 

 

Alumni.umh.es [en línea] Alicante (ESP): alumni.umh.es, 14 de julio de 2014 [ref. 26 de mayo de 2014] Disponible en Internet: http://alumni.umh.es/2014/05/26/entrevista-ignacio-hernandez/



LA IDENTIFICACIÓN, UN REQUISITO PREVIO A LA HISTORIA DE SALUD ELECTRÓNICA

19 08 2013

 

La nueva historia clínica

La historia clínica informatizada o electrónica, que supone incorporar las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC) en el núcleo de la actividad sanitaria, tiene como consecuencia que la historia deja de ser un registro de la información generada en la relación entre un paciente y un profesional o un centro sanitario, para formar parte de un sistema integrado de información clínica. La información de salud de un ciudadano debe incluir, al menos, información pro- cedente de los siguientes sistemas:

– Bases de datos de la tarjeta sanitaria.

– Historias clínicas actuales, cualquiera que sea el lugar en que se hayan generado.

– Sistemas clínicos departamentales, como los de los laboratorios y servicios de diagnóstico por imagen.

– Programas de promoción para la salud y de prevención de la enfermedad.

– Centros sanitarios concertados o de otros servicios de salud.

– Contingencias de salud laboral.

– Sistema de receta electrónica.

– Prestaciones sanitarias complementarias.

– Sistemas de ayuda a la toma de decisiones clínicas.

 

La nueva historia clínica incluye toda la información de salud de un ciudadano, con independencia de dónde y cuándo haya sido generada. Además, este sistema clínico debe formar parte del sistema de información del servicio de salud correspondiente, relacionándose con los sistemas de gestión económico financiera, planificación estratégica y control de gestión.

Para que todos estos sistemas se relacionen e intercambien entre sí información referida a las personas, resulta indispensable que esas personas estén identificadas de forma unívoca.

 

  Sistemas de identificación

Algunos de los sistemas de identificación de las personas en nuestro país son el Registro Civil, el Documento Nacional de Identidad, y el Documento de Afiliación a la Seguridad Social. Todos ellos carecen de la precisión que exige el sistema de información clínica, o no identifican a todas las personas susceptibles de ser atendidas en el sistema sanitario. Estas dificultades hicieron que a final del decenio de los años ochenta y comienzos de los años noventa los servicios de salud españoles iniciaran la identificación de sus usuarios y les asignaran una tarjeta sanitaria.

 

La tarjeta sanitaria

El intercambio de información electrónica exige la certeza de la identidad del paciente, del profesional sanitario que produce esa información y del centro sanita- rio donde se lleva a cabo la atención. Se utilizan números de identificación personal que tienen carácter nacional, y para usos administrativos, fiscales y sanitarios en los países escandinavos y Luxemburgo. Se utilizan códigos nacionales o regionales, de utilización restringida para el sector sanitario, en Irlanda, Portugal, Italia, Canadá, Alemania y España. Gran Bretaña tiene un proyecto de identificación con un número del Servicio Nacional de Salud (NHS). Los Países Bajos disponen un número nacional de identidad, pero no sanitario. Bélgica tiene un identificador nacional pero distinto del que se emplea para otros usos. Francia utiliza como identificador en el sector sanitario el número de la seguridad social, al que se le añade una clave de dos dígitos cuya utilización fuera del ámbito de protección social está muy restringida.

 

En nuestro sistema sanitario la asignación de códigos de identificación personal por parte de los servicios de salud comenzó con motivo de la emisión de tarjetas que se hizo siguiendo cuatro objetivos:

– Crear una base de datos que registrara la filiación de todos los ciudadanos con derecho reconocido a asistencia sanitaria pública.

– Identificar unívocamente a los usuarios del sistema sanitario.

– Acreditar de forma personal el derecho a las prestaciones.

– Poner a disposición de los centros sanitarios la base de datos para facilitar la gestión de los mismos.

 

No está estandarizada la información que se estampa en la tarjeta, ni la que contiene la banda magnética, ni la de las diferentes bases de datos de los organismos emisores.

Cuando se inició la emisión de tarjetas sanitarias, se advertía una preocupación mayor por la creación de la base de datos y por la acreditación de las prestaciones, que por los problemas de identificación de las personas. Estas prioridades eran con- secuencia lógica de las necesidades de planificación y gestión que se tenían en ese momento. Hasta entonces los servicios de salud no disponían de información fide- digna del número y características de la población que debían atender. La prioridad en la acreditación de las prestaciones se debía a la voluntad de diferenciarse de la administración de la Seguridad Social, responsable hasta entonces de ese trámite.

La utilidad de la tarjeta sanitaria como un instrumento de identificación de los usuarios se ha puesto en evidencia con el desarrollo de los sistemas de información clínica, sobre todo al relacionar sistemas distintos, como la historia de atención primaria con la de especializada o ambas, con los sistemas departamentales.

El que se considere la tarjeta como un instrumento de acreditación de las prestaciones, hace que en algunos servicios de salud se condicione la función de identificación a la de acreditación, identificando sólo a quienes tienen derecho a las prestaciones del sistema público. Esto hace que algunos colectivos de personas que acceden al sistema sanitario por otras vías, encuentren dificultades para su identificación.

 

Códigos de identificación

El proceso de automatización de cualquier sistema del mundo real supone un ejercicio de abstracción en el que intentamos sintetizar aquellas entidades básicas que, a nuestro entender, participan en el sistema que estamos desarrollando. En un segundo nivel de abstracción, llega el momento de plasmar esas entidades que hemos definido antes en una base de datos. Esas entidades se convierten entonces en tablas, con sus atributos y relaciones entre ellas. Para que este sistema funcione, se exige cumplir ciertas reglas entre las que está el proceso de normalización.

Un aspecto fundamental de la normalización es que precisa claves primarias, que son aquel valor de un atributo que identifica de forma unívoca a cada elemento de la entidad, que en el caso del sistema sanitario es el paciente. Una de las reglas de la normalización es que la clave no puede depender de los valores de los atributos del elemento que identifica. En las primeras tarjetas sanitarias de nuestro sistema sanitario se optó, incumpliendo esta regla, por claves de identificación relacionadas con los apellidos, sexo y fecha de nacimiento de las personas identificadas. Como se pueden producir cambios en alguno de esos atributos, se requiere asignar un nuevo código, con lo que se produce el problema de una persona con más de un código.

Por todo lo anterior se considera que la mejor opción es la generación de números secuenciales.

 

Ámbitos de asignación de identificadores

Debe existir una entidad responsable de asignar los códigos identificadores, que lo haga en un período corto de tiempo y que vele por que no existan personas con más de un identificador. El sistema canadiense prevé la asignación del código identificador por cada provincia o territorio. El NHS inglés prevé un número único. El sistema canadiense y el australiano tienen previsto que el identificador sea de utilización exclusiva por el sistema sanitario.

Parece que lo correcto en el caso de nuestro sistema sanitario sea que cada comunidad autónoma asigne ese número y que sea de utilización exclusiva para el sistema sanitario, sin que pueda ser empleado por otras instancias.

 

El acceso a la información clínica

Para acceder a la información clínica correspondiente a una persona se requiere su identificación unívoca, localizar esa información y cumplir los requisitos de seguridad y confidencialidad, que se tratan en otro apartado. La identificación de la persona y la localización de su información clínica no ofrecen problema cuando está siendo atendida dentro del ámbito en el que se le ha asignado un código de identificación, pero cuando esta circunstancia no se produce, se precisan estándares de intercambio de información y directorios que permitan la localización de la información existente.

 

Nuevas utilidades para la tarjeta sanitaria

Algunas tendencias de utilización de la tarjeta sanitaria son las siguientes:

– Automatización de tareas sin valor añadido.

– Acceso seguro y confidencial a la información clínica en red.

– Almacenamiento de información clínica del titular.

 

Estas nuevas utilidades precisan un nuevo estándar tecnológico, de datos y seguridad:

– Cumplir los procedimientos de seguridad que se indican en el apartado correspondiente.

– Establecer estándares de intercambio de información.

– Tarjetas con chip.

 

Extracto de: De la Historia Clínica a la Historia de Salud Electrónica (Resumen). Javier Carnicero Giménez de Azcarate

 

conganat.org [en línea] Ciudad Real (ESP): conganat.org, 19 de agosto de 2013 [ref. 2003 ] Disponible en Internet: http://www.conganat.org/seis/informes/2003/PDF/capitulo1.pdf



Digital health could solve primary care shortage, Frost analyst says

15 04 2013

If digital health technologies take hold the way many believe they will, the U.S. may no longer have to worry about a pressing shortage of primary care physicians, projected by the Association of American Medical Colleges to reach 65,800 doctors by 2025.

“There are a lot of ways to deliver primary care,” explains Greg Caressi, senior vice president for healthcare and life sciences at market analysis firm Frost & Sullivan. A key function of primary care is to screen to determine if a patient needs to see a specialist. Remote technology and midlevel providers are more than adequate for triage and testing, he says.

Caressi noted that Vinod Khosla, co-founder of Sun Microsystems, predicted last year that technology eventually could replace 80 percent of physicians. Accountable care organizations and other payment reforms – as well as changing consumer preferences – are going to force healthcare organizations to reevaluate how they deliver care in the next dozen years or so, according to Caressi.

Caressi shared these ideas at Frost & Sullivan’s 18th annual executive exchange on medical devices last month and spoke to MobiHealthNews this week.

“Some of the business aspects really need to change radically,” Caressi says. “If hospitals are going to survive, they’re going to have to leverage telehealth.”

And makers of medical devices are going to have to pay attention, he added. Quite a few device companies are only contemplating incremental changes in care delivery, says Caressi.

“The world has changed and the way people get information has changed,” he continues. There is a strong opportunity here for healthcare providers to reach young adults and others in generally good health who might not care about seeing a particular physician as long as they can get care when they need it.

This is like the Kaiser Permanente model, where patients are tied to a clinic rather than a single primary care doctor, Caressi notes.

This notion may seem to conflict with the patient-centered medical home, which stresses care coordination by making sure patients have a “home” for all their healthcare needs, in the form of a primary care physician. “This is almost at odds with that,” Caressi says, but he asks an important question: “Is the primary care physician the hub or is primary care the hub?”

In his vision, primary care, not the physician, is the focus, and the most important individual in the entire equation is the patient.

Though he did not say this in his talk last month, Caressi tells MobiHealthNews that electronic health records and interoperability of health data underlie this whole concept because clinicians need accurate information to make informed decisions. Having a complete patient history, medical record, data from remote monitoring devices and clinical decision support makes it easier and safer to care for patients, he explains.

Caressi says clinicians of all levels need to practice to the fullest extent of their licenses, saving physicians for the most difficult tasks. He says hospitals have given lip service to this idea, “but they could do more.” This includes beefing up telehealth services and relying more on call centers staffed by nurses to expand access to care and manage larger panels of patients.

“If you want higher touch at lower cost, you need to leverage technology,” Caressi says.

 

mobihealthnews.com [en línea] Mebane, NC (USA): mobihealthnews.com, 15 de abril de 2013 [ref. 04 de abril de 2013] Disponible en Internet: http://mobihealthnews.com/21454/digital-health-could-solve-primary-care-shortage-frost-analyst-says/



El 11% de errores derivados del historial clínico digital daña al paciente

8 04 2013

Las m-Health se sitúan entre las principales innovaciones tecnológicas del mundo

 

Javier Barbado. Madrid

El 11 por ciento de los errores de la tecnología de la información aplicada a la salud (Health Information Technology o HIT, en su expresión inglesa) se asocia a daño en el enfermo (e incluso se tiene constancia de cuatro fallecimientos relacionados con su mal uso), según consta en un artículo científico en el que se cita a la agencia de evaluación estadounidense FDA (Food and Drug Administration) del que se hacen eco, a su vez, el Instituto de Medicina y el Instituto ECRI del mismo país, en el caso de este último por medio del informe de nuevas tendencias en tecnología sanitaria que publica en el primer trimestre de cada año y al que ha tenido acceso Redacción Médica.

 

En este documento, el registro electrónico de datos aparece en el primer lugar del ranking de los diez elementos tecnológicos más notorios en el campo de la sanidad. Le sigue la telemedicina o m-Health, entendiendo por tal toda clase de dispositivos de apoyo a la práctica médica en la distancia como el smartphone y la tablet. Y también aparecen como novedades la cirugía bariátrica y el cribado del cáncer de pulmón por medio de tomografía computerizada de baja dosis, según han puntualizado fuentes de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Electromédica (Seeic), que también resaltan la inclusión en el “Top 10 C-Suite Watch List” –como se denomina el listado del instituto– de tecnologías ya recogidas en ediciones anteriores, caso de la gestión de alarmas o de la historia clínica electrónica, aspectos que continúan ocupando un lugar relevante en la gestión de las organizaciones sanitarias.

Con relación a la HIT, el informe del ECRI rememora los resultados del documento que la propia entidad publica también cada año (por lo general en el mes de diciembre) y que analiza, en efecto, los errores más frecuentes en materia de seguridad del paciente (“Análisis PSO Deep Dive”). De este modo, el organismo estadounidense –que dispone de 250 trabajadores a tiempo completo y goza de un gran prestigio en la comunidad científica internacional– resume en cinco los principales eventos adversos relacionados con el registro electrónico de datos sanitarios (por orden de frecuencia): transferencia inadecuada entre sistemas operativos de este clase de tecnología; input o entrada de datos incorrecta; fallos en la configuración del sistema; recuperación de datos defectuosa e incidencias en la funcionalidad del software.

Estos cinco errores del manejo e intercambio de información sanitaria representan el 64 por ciento de la totalidad de incidencias detectadas en el análisis (211 fallos de seguridad). El documento más reciente del ECRI también revela que, pese a la dificultad de medirlo con precisión, la aplicación de la HIT disminuye los efectos adversos de los medicamentos y la iatrogenia, pero acto seguido se plantea si la rápida proliferación de esta tecnología médica e informática conduce a “nuevas oportunidades” para cometer errores.

 

En este contexto, el presidente de las Seeic, Jesús Licinio Manzanares, no duda en declarar a Redacción Médica su convencimiento de que, al menos en España, el avance desbordante de las nuevas tecnologías sanitarias ha pillado desprevenido al sector, ya que los profesionales de la asistencia a menudo carecen de formación específica para aprovecharlas, y, en cambio, “los tecnólogos e ingenieros no somos valorados para hacerlo, cuando nuestra preparación nos sitúa en la posición idónea para ello”. Licinio Manzanares reclama por ello la creación de comités multidisciplinares en los que estos últimos desempeñen un papel destacado, ya que, en su opinión, las redes y agencias de evaluación de la tecnología centrales y autonómicas “no son eficientes ni efectivas porque, o bien no están asesoradas, o bien están manipuladas desde el punto de vista político”, lo que constituye “una barrera para incorporar tecnología y para medirla en el Sistema Nacional de Salud”.

Equipos y quirófanos híbridos

El informe del ECRI también incluye entre las diez tendencias más influyentes en tecnología de la salud la cirugía cardiaca de mínima invasión; la imagen en el área quirúrgica; el uso híbrido del PET y el MR (tomografía de emisión de positrones y resonancia magnética, cuya inclusión e la lista este año es una novedad); la implantación de marcapasos; y la irradiación dosificada conforme a los parámetros de seguridad del paciente. Con relación a la cirugía de mínima invasión, fuentes de la Seeic –que, desde hace años, elabora su propia interpretación de los resultados del ranking de la entidad estadounidense– han resaltado que, a lo largo de los últimos años, se han producido grandes avances en este campo que han generado importantes beneficios en muchos aspectos, como son la disminución en el tiempo de ingreso del paciente, las recuperaciones más rápidas y una reducción general de los costes. Y destacan “los quirófanos híbridos” porque “representan la principal herramienta para llevar a cabo este tipo de intervenciones”.

También subrayan que el documento del ECRI replantea cuestiones como cuándo y en qué tipo de centros sanitarios son necesarios los avances tecnológicos destacados. Y advierte de la sobreexposición radiológica en algunos procedimientos y de la necesidad de vigilar la monitorización de las dosis prescritas.

La misma institución en España

“En España no existe un organismo que desempeñe un papel similar al del  Instituto ECRI, imparcial, aséptico y realista, que mida, evalué, y en definitiva, cambie el modelo actual de evaluación de la tecnología sanitaria. Este organismo debería llevar a cabo, entre otras medidas, un análisis de coste-efectividad del proceso en su conjunto y un cambio de modelo hacia una agencia de evaluación encargada de dicho análisis”, ha concluido Licinio Manzanares.

 

 

redaccionmedica.com [en línea] Madrid (ESP): redaccionmedica.com, 08 de abril de 2013 [ref. 13 de marzo de 2013] Disponible en Internet: http://www.redaccionmedica.com/secciones/tecnologia/el-11-de-errores-por-mal-uso-de-datos-de-salud-electronicos-dana-al-paciente-2009



El uso de Internet puede hacer que los médicos sean “más analistas y gestores del conocimiento”

14 03 2013

El uso de Internet puede hacer cambiar la relación entre el médico y paciente, al ser menos vertical, y al dejar de ser los médicos más proveedores de servicios “para ser más analistas y gestores del conocimiento”, ha señalado el Académico Correspondiente, Julio Mayol, durante una conferencia de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) sobre eSalud: ordenadores, Internet y Medicina.

El uso de Internet puede hacer que los médicos sean "más analistas y gestores del conocimiento"

El uso de Internet puede hacer que los médicos sean “más analistas y gestores del conocimiento”

 

El uso de Internet puede hacer cambiar la relación entre el médico y paciente, al ser menos vertical, y al dejar de ser los médicos más proveedores de servicios “para ser más analistas y gestores del conocimiento”, ha señalado el Académico Correspondiente, Julio Mayol, durante una conferencia de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) sobre eSalud: ordenadores, Internet y Medicina.

Para este experto, la sanidad y la salud son una prioridad para todas las sociedades, especialmente las desarrolladas. “La gran cantidad de procesos, datos e información que se genera y se consume en la asistencia sanitaria convierte en obvia la aplicación de ordenadores y de Internet al ejercicio de la Medicina”, ha dicho.

Tras ello, ha explicado que, con respecto a la historia clínica electrónica, aunque existen numerosas ventajas en su utilización, no todas se han demostrado en estudios clínicos. “Esto se debe a que existen diferentes barreras para su implantación y a que su diseño frecuentemente no responde a las necesidades reales de los profesionales y de los pacientes que las utilizan”, ha señalado.

En sus palabras, las autoridades sanitarias europeas, nacionales y autonómicas trabajan en la definición de una historia clínica electrónica interoperable, es decir, que permita el acceso a la información del paciente independientemente del lugar y la plataforma utilizada.

“En cualquier caso, en el uso de un sistema de información clínica, los médicos españoles estamos muy por encima de la media europea, tanto en Atención Primaria como en los hospitales”, ha señalado.

mHEALTH

Respecto al mHealth, entendida como la práctica de la Medicina mediante dispositivos móviles (tabletas o teléfonos), Mayol ha señalado que las ‘apps’ se han ido popularizando con mucha rapidez dando respuesta a las necesidades de los usuarios, profesionales o pacientes.

“Las más básicas sirven para informar o compartir conocimientos adaptados al usuario, pero también pueden convertirse en soluciones diagnósticas o de monitorización mediante el aprovechamiento de las capacidades de los terminales (cámara, micrófono)”, ha dicho.

Por último, este experto ha reconocido que “solo sumando más inteligencias, humanas y artificiales”, se hará realidad la Medicina P4. “En diez años, creo que será posible extraer grandes cantidades de información de la red para diseñar la atención sanitaria a todos los niveles y de una manera menos reactiva. También será posible diagnósticos más precisos gracias a la inteligencia artificial”, ha pronosticado.

 

 

Noticias.lainformacion.com [en línea] Madrid (ESP): noticias.lainformacion.com, 14 de marzo de 2013 [ref. 19 de febrero de 2013] Disponible en Internet: http://noticias.lainformacion.com/salud/medico-de-atencion-primaria/el-uso-de-internet-puede-hacer-que-los-medicos-sean-mas-analistas-y-gestores-del-conocimiento_h9dPIXkA0cB6LhiXqP3yW2/



Expertos internacionales se citan en Sevilla para debatir un nuevo estándar en historia clínica electrónica

23 02 2012

Un grupo de 36 especialistas internacionales en lenguaje informático aplicado al campo de la historia clínica electrónica se han reunido este viernes en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla para analizar un nuevo estándar de comunicación que agilice la historia clínica electrónica a nivel internacional, desde la óptica de la interoperabilidad.

El jefe del Servicio de Innovación Tecnológica de este hospital sevillano, Carlos Parra, ha explicado en declaraciones a Europa Press que este evento está organizado conjuntamente con la ‘EN13606 Association’, una organización internacional sin ánimo de lucro orientada precisamente a la promoción de la comunicación entre sistemas de Historia Clínica Electrónica (HCE) por medio del estándar ISO 13606, de la que el Virgen del Rocío es miembro.

Según ha explicado Parra, este estándar posee un “creciente interés internacional”, hasta el punto que “está siendo aplicado ya en proyectos de historia clínica electrónica en España, Reino Unido, Noruega, Suecia, Eslovaquia, Irlanda Brasil y Australia”.

“En lo que estamos trabajando ahora son en unos estándar internacionales, en donde los conceptos clínicos se representan informáticamente sin inequívocos”, ha esbozado este especialista, quien ha avanzado que la idea es que, “una vez definidos estos conceptos, en el siguiente paso será el de desarrollar un software que pudiese procesar ese lenguaje y conocimiento clínico”.

De conseguir, ha vaticinado, “se provocará un cambio de paradigma en la informática sanitaria que podría acelerar de forma vertiginosa cuestiones tales como la elaboración de ensayos clínicos con participación internacional entre muchos países”.

Pese a todo, ha admitido que en la actualidad “no hay nada más duro (conceptualmente hablando) desde el punto de vista de la interoperabilidad que la receta electrónica, ya que no puede existir ningún error”.

Así, y a modo de ejemplo, ha explicado que “una receta electrónica de un paciente alemán prescrita en su país, pero que quiere que le dispensen su medicamento en una farmacia de Málaga porque se encuentre en nuestros país, tiene que estar muy bien representado para que no haya dudas en el medicamento, las dosis, etcétera”.

En este punto, ha querido puntualizar que “no es que con la informática médica utilizando este tipo de tecnologías vayan a sustituirse a los médicos, pero sí les ayudará”.

“En definitiva, en los que estamos trabajando es en desarrollar un conjunto de ‘plantillas’, donde los conceptos médicos de la cardiología, la neuropatología o la anatomía patológica, por poner algunos ejemplos, se representen con esas ‘plantillas’ para que los softwares en cualquier país se desarrollen conformen a esas plantillas”, ha ahondado.

Así, ha insistido, “un médico podrá sacar sus informes sin ningún problema y compartirlos con otro software en otras parte del mundo que sea compatible con esa plantilla. Diraya ya está trabajando en esta línea para representarse con estas plantillas”.

Al hilo de ello, ha explicado que en la agenda de este evento se han incluido así ponencias de las experiencias en la aplicación del estándar y la Asamblea General de la EN13606 Association. Como ponente invitado ha acudido el profesor Dipak Kalra de University College London, actualmente asesor de la Comisión Europea en interoperabilidad semántica y colaborador con entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esta área.

Parra ha explicado que Kalra ya lideró el proceso de estandarización de este estándar en el Comité Europeo de Normalización (CEN) y la Organización Internacional de Normalización (ISO). Por ello, su ponencia en este cónclave ha versado sobre los futuros retos que deben ser adoptados por los sistemas de HCE. En dicho encuentro también se han presentado los avances en innovación en eHealth del Virgen del Rocío.

Europapress.es [en línea] Madrid (ESP): europapress.es, 23 de febrero de 2012 [ref. 17 de febrero de 2012] Disponible en Internet: http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-expertos-internacionales-citan-sevilla-debatir-nuevo-estandar-historia-clinica-electronica-20120217131159.html



¿Y POR QUÉ DOCTOPOLIS?

12 09 2011

C. Rovira Bassols.

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Cuando hace tan sólo unos meses, en un despacho de Barcelona, me reuní con dos jóvenes emprendedores para hacer un intercambio de ideas acerca de nuestros respectivos proyectos, quedé fascinado por el entusiasmo y las ganas que transmitían al expresar cómo, a partir de una experiencia personal de uno de ellos (Alba), se gestó la idea de crear una empresa que solucionara un problema real detectado de manera casi casual; y cómo mediante ingenio, trabajo y creatividad, fueron capaces de transformar esa idea en algo real llamado DOCTOPOLIS.

Alba me explicó que tras una lesión en el pie practicando atletismo, tuvo dificultades para localizar al especialista adecuado y concretar una cita con él. Acababa de identificar dos lagunas del actual sistema:  cómo obtener información válida acerca del profesional que mejor pudiera atender a su patología concreta y la dificultad que en ocasiones supone conseguir una cita con este profesional mediante las opciones actuales dispuestas a tal fin. Hoy en día, los pacientes suelen averiguar quién es el especialista más indicado para atender su caso mediante dos vías. La primera es el tradicional “boca oreja”, basado en experiencias personales de algún amigo o conocido, experiencias que raramente coinciden con el problema de uno mismo y que suelen ser percepciones subjetivas acerca del trato recibido en un momento dado.  Este método no suele basarse casi nunca en criterios estrictamente profesionales. La segunda, consiste en la fría lectura de un listado de apellidos ordenado alfabéticamente que identifica profesionales con una especialidad genérica común y los ubica geográficamente, pero que está desprovista de información concreta y práctica acerca de la actividad de cada uno de ellos.

Paralelamente, en el transcurso de los últimos 12 años de ejercicio profesional, básicamente asistencial, he podido objetivar una serie de vacíos o carencias que soporta el actual sistema. Entre ellas, la dificultad por parte de los médicos de obtener información adecuada y precisa sobre un paciente, en una época en la cual, un porcentaje nada desdeñable de la población, es atendido simultáneamente por dos modelos sanitarios, el público y el privado, que si bien deberían ser complementarios, a menudo trabajan de manera paralela entre sí. Por añadidura, muchos centros de atención tienen modelos de gestión propios que son incompatibles con el resto, lo que dificulta aún más la obtención de dicha información. Este hecho, unido a la escasa participación de los propios profesionales en la organización de los centros, provoca, de manera indirecta, un deterioro de la relación médico-paciente, al verse mermada la inter-relación de los profesionales sanitarios, tanto a nivel intercentros como dentro de un mismo centro y por ende, con el propio paciente, que acaba conviertiéndose en un espectador más de su propio proceso sanitario, fomentando una actitud pasiva hacía su propia atención.

Las inquietudes que me generaron todas estas circunstancias, hicieron que me planteara la posibilidad de iniciar un proyecto de historia clínica compartida y telemedicina, que contribuyera a minimizar los actuales déficit. En una época de crisis económica, de limitación de recursos, que ha hecho evidente la necesidad de un cambio de modelo que se adapte a la realidad actual, y disponiendo de un acceso cada día más universal a la tecnología aplicada a los aspectos más cotidianos de la vida de las personas, parecen estar servidos los ingredientes adecuados para transformar una idea en una realidad. Si además se genera la posibilidad de trabajar junto a alguien con iniciativa y una visión complementaria, la del usuario de la sanidad, se disipa cualquier duda que pudiera surgir al plantearse la posibilidad de emprender la aventura de formar parte de un proyecto innovador y factible.

DOCTOPOLIS nace, pues, con objetivos claros y bien estructurados, que tienen carácter bidireccional, al estar dirigidos tanto a los profesionales sanitarios como a los usuarios de la sanidad.  Estos objetivos son:  optimizar la gestión de las consultas, facilitar la relación de los profesionales con sus pacientes y ofrecer a los usuarios el acceso a información rigurosa y detallada sobre los profesionales que les van a atender, las actividades que desempeñan y los campos en los que son expertos. Y esto se lleva a cabo de forma transparente, ya que es el mismo profesional quién elabora y publica toda la información de su propio perfil, soslayando de esta manera la posibilidad de generar intereses cruzados, al no intervenir DOCTOPOLIS directamente en la elaboración de la información que consta en cada perfil creado.

Cabe destacar que los servicios que DOCTOPOLIS ofrece actualmente a los profesionales de la salud contribuyen directamente a minimizar los elevados costes derivados de la gestión de una consulta privada, en especial, si el profesional visita en varios centros, ya que homogeniza y simplifica todo el proceso mediante una agenda online única y la historia clínica digital, entre otros. Es asimismo una prioridad de DOCTOPOLIS ofrecer a los profesionales sanitarios la posibilidad de crear portales web con dominio propio y autogestionables, que incluyan o no, según la voluntad de cada profesional, el resto de servicios disponibles (agenda online, historias clínicas online, envío automático de SMS, secretaría telefónica virtual), con el fin de aumentar la visibilidad de los mismos en la red y facilitar el acceso por parte de los usuarios a sus servicios específicos.

DOCTOPOLIS está trabajando ya en proyectos de futuro, proyectos tan diversos tales como la telemedicina y la facturación online, que contribuirán aún más a hacer que DOCTOPOLIS se convierta en una solución integral tanto para los profesionales de la salud como para sus usuarios.



El uso de las TIC en la sanidad española

17 01 2011

Telefónica ha presentado la undécima edición del informe La Sociedad de la Información en España, que refleja la realidad de las TIC en España en el 2010. El uso de las TIC es relevante y creciente, tanto en el caso de la sanidad como en el bienestar y el cuidado de la salud. El uso de Internet para buscar información sobre algún tema relacionado con la salud sigue creciendo. En el año 2006, en la Unión Europea un 19% de la población se había conectado en alguna ocasión a Internet con este objetivo, en 2009 esta cifra ha aumentado hasta prácticamente el 33% de la población, 14 puntos porcentuales más. Para el caso de España, los valores de uso son muy similares, encontrándose en 2009 a solo 5 décimas de la media europea. Los temas que más se buscan en España suelen estar relacionados con enfermedades, en un 80%; seguidos de nutrición, en un 57% y de medicamentos; en un 45%.

Además, la opinión de la población usuaria de Internet en Europa valora muy positivamente el hecho de poder contar con esta fuente. Un 64% de ellos considera que Internet ha mejorado su forma de acceder a información relacionada con la salud. En el caso de España, la proporción sube hasta el 77%. Sin embargo, no toda la información de la red es fiable. Si bien Internet se ha convertido en la principal fuente de información de la población a la hora de resolver dudas médicas, la mayoría de los encuestados desconfía de lo que lee. El problema es que los usuarios no tienen identificadas las web de referencia en salud, tema en el que se deberá avanzar en el futuro.

Por lo que a la historia clínica electrónica se refiere, según datos de Red.es está disponible en el 98% de los centros de salud públicos en España y en el 70% de los hospitales del SNS (Sistema Nacional de Salud). Ello hace que el 87% de los médicos de familia y pediatras que trabajan en los centros de atención primaria desarrolle su actividad profesional con la ayuda de un sistema de historia clínica electrónica. Por otro lado, el 88% de los ciudadanos que acuden a los centros de salud en demanda de atención primaria disponen de una historia clínica electrónica.

El uso de la receta electrónica también se ha extendido notablemente. Está presente en el 40% de los centros de salud (la prescripción informatizada alcanza el 98%) y en el 42% de las farmacias de España, que pueden dispensar medicamentos electrónicamente. Esto da cobertura a un 26% de la población y permite que el 18% de las dispensaciones se realicen electrónicamente. Según datos del Ministerio de Sanidad, la receta electrónica puede reducir hasta un 30% las visitas a los centros de salud y entre un 20% y un 30% el tiempo que los médicos destinan a rellenar recetas.

En cuanto a la cita electrónica, está disponible ya en un 87% de los centros de salud (3.321 en total). En el año 2009 se solicitaron por esta vía más de 12 millones de citas para las consultas de pediatría. Además el 86% de los ciudadanos españoles pueden utilizar el servicio de cita por Internet para las consultas de atención primaria, unos 37 millones de ciudadanos, lo que supone un 68% más que en 2007.

Idg.es [en línea] Madrid (España): idg.es, 17 de enero de 2011 [ref. 11 de enero de 2011] Disponible en Internet:

http://www.idg.es/computerworld/El-uso-de-las-TIC-en-la-sanidad-espanola/seccion-/articulo-202430



La historia clínica electrónica se apunta a la moda cloud computing

6 01 2011

El desarrollo del cloud computing es una evolución natural de la virtualización, la arquitectura orientada a servicios (SOA) y la computación como utility. Su mejor descripción es aquella que le define como un modelo de entrega escalable y dinámico para servicios de TI basados en Internet. Muchos de los proveedores de aplicaciones de historia clínica electrónica (EHR, electronic health records) están ofreciendo soluciones tipo cloud tales como aplicaciones de hosting o modelos de software como servicio.
Cloud Computing
Estos servicios funcionan en plataformas remotas así como en los propios clientes (ordenadores o dispositivos móviles) y el acceso a las aplicaciones y a los datos clínicos se ofrece a través de terminales de servicios tecnológicos o de redes privadas virtuales, dando la sensación de tener una verdadera aplicación basada en web o thin client.

Hoy en día, en la medida en que el cloud computing se convierte en una tecnología más convencional, los consultorios médicos y las organizaciones de salud están evaluando si esta plataforma tiene la respuesta para conseguir una alternativa más segura y menos costosa a las redes tradicionales.

No obstante, para comprender mejor las posibilidades de este poder de computación, es importante examinar el impacto cultural y los retos a los que se enfrenta el despliegue de la historia clínica electrónica en una plataforma de cloud computing.

Retos

Un gran número de organizaciones se han acercado a las redes cloud privadas, utilizando la virtualización de servidores para simular servicios bajo demanda. Este acercamiento híbrido, o soluciones tipo cloud, pueden ayudar a aliviar algunos desafíos, como la seguridad, y otros retos, con un coste económico y de tiempo reducido.

El otro aspecto importante de este tipo de cloud alternativo es que está revisando el impacto cultural que tiene mover los datos y las aplicaciones clínicas a la nube. De la misma forma que en otras industrias, en esta hay una predisposición natural a que los consultorios y las organizaciones sanitarias quieran tener control sobre sus propios datos.

La seguridad de las aplicaciones en la nube está limitada debido a las dificultades a la hora de ofrecer garantías y controles de integridad. En un entorno tradicional, la capacidad de autenticación, el control de acceso y las capacidades de auditoria existen gracias a a las capas de red definida. Por el contrario, esas capas de red no existen en un entorno de cloud pública.

Beneficios

Entre los principales beneficios que encuentran las organizaciones sanitarias a los modelos tipo cloud se encuentra la reducción de los costes de despliegue. Uno de los mayores costes en el despliegue de EHR es la coordinación del hardware, del software y de la transformación clínica a numerosos e individuales consultorios médicos. Cada uno puede variar por especialidad, por aplicación, por hardware o por configuración de software. La capacidad de suministrar entornos de prueba y de producción e implementar tantos elementos estandarizados como sea posible, permite reducir los esfuerzos internos hasta en un 50%.

La recuperación del negocio es otro de los beneficios de este tipo de servicios. Los ambulatorios médicos de hoy en día necesitan una disponibilidad de 24/7 y esperan altos niveles de servicios de sus vendedores de TI para asegurarse que pueden atender las necesidades de sus pacientes con la mínima interrupción. En un entorno distribuido de cientos de consultorios médicos, la capacidad de proveer y desplegar aplicaciones en un escenario de recuperación ante desastres es muy valiosa.

Por último, destaca la capacidad de reducir los esfuerzos de soporte. Los despliegues tradicionales gastan mucho tiempo y esfuerzo en momentos de apoyo determinados, pero un despliegue basado en la nube permite a los vendedores de TI para consultorios médicos y organizaciones sanitarias implementar un nivel estándar de parches, actualizaciones y configuraciones a una comunidad muy fraccionada e independiente, así como mejorar las infraestructuras de la organización sanitaria.

idg.es [en línea] Madrid (España): idg.es 04 enero de 2011 [ref. de 06 enero de 2011] Disponible en Internet:

http://www.idg.es/computerworld/La-historia-clinica-electronica-se-apunta-a-la-mod/seccion-sanidad/noticia-104334



Aprobado un incremento de la dotación económica para el programa “Sanidad en Línea”

25 10 2010

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy incrementar en 995.247,40 euros la dotación económica de la ampliación del convenio marco para el desarrollo de servicios públicos digitales del Sistema Nacional de Salud, programa “Sanidad en Línea Fase II”.

El Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud, en el marco del Plan Avanza, contempla entre sus grandes áreas de actuación, la utilización de las tecnologías de la información para mejorar la atención sanitaria a los ciudadanos, ha informado el Gobierno.

En un sistema sanitario descentralizado territorialmente, como es el caso del español, en el que 4,5 millones de personas reciben cada año atención médica en una Comunidad Autónoma distinta de la suya, es necesario extender los beneficios proporcionados por las TIC respecto de la información clínica a nivel nacional y no limitarlos a la demarcación territorial de cada servicio de salud.

Una de las estrategias previstas para el desarrollo del Plan de Calidad es el proyecto denominado “Sanidad en Línea”.

Para el desarrollo operativo de este proyecto se firmó en noviembre de 2005 un primer convenio marco (Fase I) entre el Ministerio de Sanidad y Consumo, el de Industria, Turismo y Comercio y la entidad pública Red.es.

La fase II del proyecto se inició el 2 de junio de 2009 con la firma entre las mismas partes de un nuevo Convenio Marco de colaboración, centrado especialmente en la implantación del proyecto de Historia Clínica Digital, posibilitando el intercambio de información clínica entre los profesionales de la salud de diferentes dispositivos asistenciales y Comunidades Autónomas.

Transcurrido apenas un año, la complejidad que ha adquirido la actividad relacionada con el proyecto de Historia Clínica Digital ha puesto de relieve la necesidad abordar tareas sobrevenidas en la fase inicial.

Entre ellas, figura la implantación de un vocabulario clínico normalizado que permita la interoperabilidad semántica en el Sistema Nacional de Salud, así como en la Unión Europea, a fin de que, en la fase actual del proyecto Historia Clínica Digital puedan hacerse efectivos los objetivos del convenio.

Puede consultar el convenio “Sanidad en Línea Fase II” aquí.

Adn.es [en línea] Madrid (España): adn.es, 23 de octubre de 2010 [ref. de 25 de octubre de 2010] Disponible en Internet:

http://www.adn.es/lavida/20101022/NWS-0909-Aprobado-Sanidad-Linea-incremento-economica.html