Hacia dónde va el mercado de diagnóstico

2 01 2014

Conforme avanza la tecnología médica, hay una tendencia muy clara de unión entre dos portafolios del negocio de la salud antes separados: medicamentos y pruebas de diagnóstico. El ejemplo más clásico está en cáncer de mama: actualmente, en cuanto una mujer recibe el diagnóstico, ya es prácticamente obligado que el médico le mande a aplicar ciertas pruebas conocidas como marcadores, para definir qué tipo de tumor la ha atacado, porque en función de ello, es posible enviarle el medicamento más indicado a esa paciente.

 

Esto significa que con las pruebas de diagnóstico actualmente existentes ya no sólo se sabe si alguien tiene o no la enfermedad -en este caso el cáncer-, sino que es factible definir entre una serie de diferentes tipos de tumores cancerígenos. Con ello hoy también se sabe que el cáncer ya no es una única enfermedad, sino es un conjunto de innumerables tipos y subtipos de enfermedades. Algo similar ya está sucediendo con la hepatitis C y con el cáncer cervicouterino, que tiene la prueba de Virus de Papiloma Humano.

Y para como van las cosas, en función de cuál se sufra, habrá un tratamiento distinto para cada quien. Por ello se habla de que vamos rumbo a una medicina personalizada para cada paciente.

Uno de los laboratorios más avanzados en esto es la suiza Roche, cuya área de Diagnóstico Roche es líder mundial en este ámbito y ha sabido ligar exitosamente su unidad de Farma, es decir, de medicamentos.

De hecho, hoy en día su unidad de negocio de Diagnóstico registra ventas por unos 10,000 millones de francos suizos, y ya no hay gran diferencia respecto de lo que vende Roche en medicamentos que como farmacéutica había sido su negocio tradicional.

Uwe Oberlaender, el director general de Diagnostico Roche en México, menciona que de lo vendido en Diagnóstico, reinvierten casi 10% en investigación y desarrollo, dado que es un negocio de alta y constante innovación. Dice que gracias a Diagnosticos, Roche Farma puede tener más medicamentos especializados porque con los estudios es posible saber a qué pacientes se les da determinado medicamento. Ahí está el caso de Herceptin, un fármaco que no es quimioterapia (son anticuerpos) y sólo se le aplica a quien tenga un subtipo muy específico de cáncer de seno (el Her2 positivo), con un resultado de recuperación prácticamente seguro.

Con las pruebas moleculares, por ejemplo, se prevé que pronto pueda saberse si la hija de una mujer que murió por cáncer de mama puede desarrollar igualmente el mal. De hecho, Roche tiene un aparato enorme en el Instituto de Cancerología, donde se está aplicando un estudio con estas pruebas con el fin de ver qué medidas preventivas se pueden tomar entre las mujeres que son más susceptibles de sufrir ese cáncer.

De acuerdo con Oberlaender, Roche tiene hoy unos cinco medicamentos aprobados que ya cuentan con su propio marcador o prueba molecular, incluso recientemente en Estados Unidos la FDA ya aprobó una molécula de medicamento ligado a un marcador específico, ambas de Roche; ha sido la primera vez que sucede, pero es de esperarse que vendrán muchas más.

Las tabacaleras siguen presionando…

Tal parece que las empresas tabacaleras no han dejado de presionar al gobierno y al Legislativo para trabajar contra cigarrillos ilegales. Pero la Cofepris, de Mikel Arriola, no ha cejado en actuar en contra de ese azote, aunque tiene muchas otras cosas que hacer; no puede dedicarse sólo a eso. Ayer, la agencia sanitaria dio a conocer un informe de acciones en contra del tabaco ilegal que solicitó la Cámara Alta la semana pasada.

¿Sabe cuántos cigarrillos ilegales de unas 100 marcas apócrifas ha decomisado la Cofepris en el 2013? Más de 56 millones en ocho estados de la República; DF, Quintana Roo, Jalisco, Chihuahua, Chiapas, Durango, Coahuila y Oaxaca.

 

Maribel R. Coronel

 

Eleconomista.com.mx [en línea] México, DF (MEX): eleconomista.com.mx, 02 de enero de 2014 [ref. 10 de diciembre de 2013] Disponible en Internet: http://eleconomista.com.mx/columnas/salud-negocios/2013/12/10/hacia-donde-va-mercado-diagnostico



Controversias en un nuevo tratamiento oncológico: Dicloroacetato (DCA)

18 02 2013

 

Científicos de la Universidad de Alberta, en Canadá, aseguran haber descubierto una sustancia que elimina las células afectadas por tumores, pero no consiguen fondos para seguir sus pruebas porque la sustancia que usan no es patentable.

Investigadores de la Universidad de Alberta han logrado curar el cáncer utilizando un medicamento llamado dicloroacetato, sin embargo, como esta sustancia no requiere patente y es barata a comparación con los medicamentos usados para combatir el cáncer por las grandes farmacéuticas está investigación no ha recibido mucho apoyo ni está haciendo eco en los medios, quizás bloqueada por las mismas farmacéuticas.

Los científicos canadienses probaron el dicloroacetato en células humanas y notaron que mata las células de cáncer en los pulmones, en el cerebro y en el pecho, dejando solamente las células sanas. En ratas con severos tumores sus células se encogieron al ser alimentadas con agua con esta sustancia.

El dicloroacetato detona una acción en la mitocondria para que esta acabe de forma natural con el cáncer en las células (tradicionalmente se enfoca en la glucólisis para combatirlo).

El Dr Michelakis de la Universidad de Alberta manifestó su preocupación de no encontrar fondos para hacer pruebas clínicas con dicloroacetato ya que no representaría fuertes ganancias para inversionistas privados al no estar patentado.

Esto encaja exactamente con lo que dijo el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts en esta entrevista sobre como  los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada.

 

ENTREVISTA CON EL NOBEL DE MEDICINA RICHARD J. ROBERTS

¿La investigación se puede planificar?

Si yo fuera ministro de Ciencia, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes; les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.

Parece una buena política.

Se suele creer que, para llegar muy lejos, tienes que apoyar la investigación básica; pero si quieres resultados más inmediatos y rentables, debes apostar por la aplicada…

¿Y no es así?

A menudo, los descubrimientos más rentables se han hecho a partir de preguntas muy básicas. Así nació la gigantesca y billonaria industria biotech estadounidense para la que trabajo.

¿Cómo nació?

La biotecnología surgió cuando gente apasionada se empezó a preguntar si podría clonar genes y empezó a estudiarlos y a intentar purificarlos.

Toda una aventura.

Sí, pero nadie esperaba hacerse rico con esas preguntas. Era difícil obtener fondos para investigar las respuestas hasta que Nixon lanzó la guerra contra el cáncer en 1971.

¿Fue científicamente productiva?

Permitió, con una enorme cantidad de fondos públicos, mucha investigación, como la mía, que no servía directamente contra el cáncer, pero fue útil para entender los mecanismos que permiten la vida.

¿Qué descubrió usted?

Phillip Allen Sharp y yo fuimos premiados por el descubrimiento de los intrones en el ADN eucariótico y el mecanismo de gen splicing (empalme de genes).

¿Para qué sirvió?

Ese descubrimiento permitió entender cómo funciona el ADN y, sin embargo, sólo tiene una relación indirecta con el cáncer.

¿Qué modelo de investigación le parece más eficaz, el estadounidense o el europeo?

Es obvio que el estadounidense, en el que toma parte activa el capital privado, es mucho más eficiente. Tómese por ejemplo el espectacular avance de la industria informática, donde es el dinero privado el que financia la investigación básica y aplicada, pero respecto a la industria de la salud… Tengo mis reservas.

Le escucho.

La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.

Explíquese.

La industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital…

Como cualquier otra industria.

Es que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.

Pero si son rentables, investigarán mejor.

Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

Por ejemplo…

He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…

¿Y por qué dejan de investigar?

Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

Es una grave acusación.

Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que digo.

Hay dividendos que matan.

Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que propicie ese tipo de abusos.

¿Un ejemplo de esos abusos?

Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

¿No me habla usted del Tercer Mundo?

Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

¿Los políticos no intervienen?

No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

De todo habrá.

Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…

 

Richard J. Roberts nació en Derby, Inglaterra, en 1943. Estudió inicialmente Química, posteriormente se traslada a Estados Unidos, donde desarrolla actividad docente en Harvard y en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York. Desde 1992 dirige los trabajos de investigación del Biolabs Institute, de Beverly, (Massachusetts).

Obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1993, compartido con Phillip A. Sharp, por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no tiene nada que ver con la información genética. Pudieron describir que la información depositada en un gen no estaba dispuesta de forma continua, sino que se encontraba fraccionada.

Los primeros experimentos los realizaron sobre material genético de virus, particularmente de adenovirus.

Ambos llegaron a la conclusión de que el ARN ha tenido que preceder en la evolución al ADN.

 

CURA PARA EL CÁNCER: A LAS FARMACÉUTICAS NO LES INTERESA

Traducido por chemtrails sevilla Es una técnica muy simple usando un único medicamento. El método emplea dicloroacetato, y es utilizado actualmente para el tratamiento de trastornos metabólicos. Por lo tanto, no hay preocupación de efectos secundarios o efectos a largo plazo.

Este medicamento no requiere de una patente, por lo que cualquier persona puede usarlo ampliamente y a buen precio en comparación con los costosos medicamentos contra el cáncer producido por las principales compañías farmacéuticas.

Los científicos canadienses probaron el dicloroacetato (DCA) en humanos matando células cancerígenas en el pulmón, las mamas e incluso células cancerígenas en el cerebro sin atacar a células sanas. Fue probado en ratas con tumores graves provocados, sus células se redujeron cuando se alimentaron con agua suplementada con DCA (dicloroacetato). La droga está ampliamente disponible y la técnica es fácil de usar, ¿por qué las compañías farmacéuticas más importantes no están involucradas? o ¿Por qué los medios de comunicación no están interesados en este descubrimiento?

En el cuerpo humano la lucha contra el cáncer se hace contra un tipo de células, la mitocondria, pero tienen que ser activada para ser efectiva. Los científicos pensaban que estas células mitocondriales estaban dañadas y por lo tanto eran ineficaces contra el cáncer. Así que se centraron en usar la glucólisis, que es menos eficaz para curar el cáncer y un desperdicio más. Las farmacéuticas se centraron en el método de la glucólisis para combatir el cáncer. El dicloroacetato por otra parte no depende de la glucólisis, en las mitocondrias, permitiendo que luche contra células cancerosas.

El efecto secundario de esto es que también reactiva un proceso llamado apoptosis. Como puede ver, las mitocondrias tienen un importante botón de autodestrucción que no se puede activar en las células cancerosas. Sin ello, los tumores crecerían y las células se negarían a morir. En pleno funcionamiento las mitocondrias, gracias a DCA (dicloroacetato), pueden volver a morir.

Sin la glucólisis, el cuerpo produce menos ácido láctico, de modo que el tejido alrededor de las células cancerígenas no se descompone siendo una semilla para nuevos tumores.

Las compañías farmacéuticas no están invirtiendo en esta investigación porque el método del DCA no se puede patentar, sin una patente no pueden hacer dinero, como lo están haciendo ahora con sus Patentes del SIDA. Dado que las empresas farmacéuticas no desarrollarán este medicamento, el artículo dice que otros laboratorios independientes deben empezar a producir este fármaco y hacer más investigaciones para confirmar todas las conclusiones y producir medicamentos. Todas las bases se pueden hacer en colaboración con las Universidades, que estará encantado de ayudar a esas investigaciones pudiendo desarrollar un fármaco eficaz para curar el cáncer.

Este artículo pretende dar a conocer este estudio, esperamos que algunas compañías independientes recoja esta idea y produzcan estos fármacos, debido a que las grandes empresas no lo harán por un largo tiempo.

Fuente: hubpages.com

 

 

 

El principal ingrediente utilizado en la cura – dicloroacetato (también conocido como ácido dicloroacético) es de la familia de los ácidos haloacéticos. Aquí está la definición de ácidos haloacéticos:

“Una familia de compuestos orgánicos basados en la molécula de ácido acético (CH3COOH), donde uno o más átomos de hidrógeno unidos a átomos de carbono son sustituidos por un halógeno (cloro, bromo, flúor, y / o yodo). Hay nueve especies de AHA incluyendo monocloroacético (AMCA), dicloroacético (ácido DCAA), y dibromoacético (ácido DBAA). ácidos AHA son incoloros, tienen una baja volatilidad, se disuelven fácilmente en agua y son bastante estables: “Fuente de GreenFacts”.

¿Qué glándula controla el metabolismo en el cuerpo? La glándula tiroides! El yodo es un nutriente necesario que requiere la glándula tiroides para fabricar la hormona tiroidea. El yodo es parte de la molécula de ácido dicloroacético! el ácido dicloroacético en forma de dicloroacetato es lo que se utiliza para matar el cáncer!

El yodo juega un papel importante para mantener a las células bajo control para que no crezcan fuera de control. Las células cancerosas son células que siguen creciendo y no mueren (Por lo tanto aparecen bultos o tumores).

La carencia de yodo parece una explicación lógica para el cáncer!

Coincidentemente, las mujeres japonesas tienen menores tasas de cáncer de mama, endometrio y ovario, así como enfermedades fibroquísticas de la mama. Imagínate! Sus dietas contienen yodo por el pescado y algas!

El yodo es un desintoxicante del cuerpo! Se ha demostrado que desintoxica el cuerpo expulsando sustancias nocivas fuera del cuerpo como por ejemplo: Bromo, Fluoruro, Cloro, Mercurio, Plomo, Aluminio o Cadmio.

El yodo fue una vez un ingrediente común en muchos alimentos como el pan. En la década de 1980, el yodo se retiró de nuestros panes y se reemplazó con bromo. El Bromo empeora los problemas de deficiencia del yodo, ya que inhibe la absorción de yodo en el cuerpo! También es un carcinógeno conocido.

La carencia de yodo se ha vinculado a las siguientes enfermedades: Enfermedad de tiroides, cáncer de próstata, cáncer de mama, cáncer de ovario, cáncer de endometrio, quistes de ovario, enfermedad fibroquística, fibromialgia.

Info Guerras

 

Fuentes:

http://www.vanguardia.com.mx/investigadoresencuentrancuraparaelcancerperonoesnegocioparafarmaceuticasyquizanuncavealaluz-724971.html

http://www.vanguardia.com.mx/cura_del_cancer:_%C2%BFbloqueada_por_las_farmaceuticas?_%28entrevista_con_el_dr._michelakis%29-731485.html

http://www.elmartillojudicial.com.ar/2011/05/16/investigadores-de-la-universidad-de-alberta-en-edmonton-canada-encontraron-la-cura-del-cancer-la-semana-pasada-sin-embargo-no-ha-sido-cubierto-en-las-noticias-o-en-la-television/

 

 

Haycomprension.blogspot.com.es [en línea] Unknown (unknown): haycomprension.blogspot.com.es, 18 de febrero de 2013 [ref. 20 de febrero de 2012] Disponible en Internet: http://haycomprension.blogspot.com.es/2012/02/cientificos-de-la-universidad-de.html



1.100 compañías publicarán los pagos a médicos en EEUU

19 01 2012
La nueva legislación sanitaria impulsada por la administración Obama obligará a las compañías que tengan al menos un producto financiado por el sistema sanitario público a difundir todos sus pagos a médicos.

Según la estimación oficial, más de 1.100 empresas de medicamentos y tecnología médica tendrán que aportar información completa sobre cualquier pago a especialistas (incluidas las invitaciones de mínimo coste, como llevar comida a una reunión de trabajo).

Según publica ‘The New York Times’, el Gobierno llevará a cabo inspecciones para revisar los registros de las compañías y asegurarse de que cumplen con la ley y no omiten pagos. Toda la información estará disponible en una base de datos pública.

Las multas por incumplir la norma de transparencia serán de 10.000 dólares por cada pago que se omita. Las compañías que oculten información de forma deliberada se enfrentarán a multas hasta de un millón de dólares.

Hasta ahora, la publicación de este tipo de información era voluntaria y sólo 12 compañías habían hecho públicos sus pagos a médicos. El sitio web ProPublica ha desarrollado un proyecto a partir de esta información, llamado “Dollar for Docs”, que incluye una base de datos abierta a los lectores. Las ventas de medicamentos de las 12 compañías incluidas en el trabajo representaron en 2010 alrededor del 40% del mercado farmacéutico en Estados Unidos.

Los pagos a médicos son legales, pero existe un debate sobre la influencia que pueden ejercer en algunos casos sobre la elección de tratamientos y la prescripción de fármacos. Diversos estudios han mostrado que pueden condicionar la decisión del médico.

El sistema público sanitario de EEUU (Medicare, para los jubilados, y Medicaid, para las personas con ingresos mínimos o pocos recursos) tienen un presupuesto anual para fármacos y tecnología médica superior a los 100.000 millones de dólares.

La patronal de la industria farmacéutica en EEUU ha apoyado estas “medidas de transparencia” pero ha pedido que la información de los pagos a médicos se difunda en el contexto apropiado para que se pueda entender la colaboración entre industria y especialistas en campos como la educación médica o el desarrollo de medicamentos.

Elmundo.es [en línea] Madrid (España): elmundo.com, 19 de enero de 2012 [ref. 18 de enero de 2012] Disponible en Internet: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/01/17/noticias/1326797161.html