Nuevo protocolo para la privacidad en dispositivos médicos

30 01 2014

Se basa en los estándares ISO y contribuye a reducir costes

 

Etiqueta 'RDIF'.

Etiqueta ‘RDIF’.

Investigadores españoles e iraníes han diseñado un nuevo protocolo de autenticación que garantiza la privacidad y la seguridad en las comunicaciones que tienen lugar entre dispositivos médicos implantados en los pacientes por medio de la identificación por radiofrecuencia (RFID).

Este nuevo protocolo, basado en los estándares ISO, ha sido desarrollado por investigadores de las universidades madrileñas Carlos III y Politécnica y la Universidad de Teherán, que aseguran que la integración de los sistemas de ‘eHealth’ con la tecnología RFID contribuirá a reducir costes y a mejorar el seguimiento y tratamiento de los pacientes.

 

En concreto, proponen estándares de RFID (ISO/IEC 9798 y 11770), así como unas recomendaciones públicas realizadas por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) de Estados Unidos, necesarias para evitar que los datos almacenados en estos dispositivos se vean comprometidos ante ataques informáticos.

Los sistemas RFID son ampliamente utilizados hoy en día, muchas veces sin que seamos conscientes de ello, como en el control de acceso a edificios, control de flotas y mercancías, sistemas de transporte, sistemas de pago sin contacto o las propias tarjetas universitarias.

No obstante, esta tecnología no ha sido muy explorada en entornos médicos, donde existe un “amplio y prometedor futuro” a la hora de hacer un seguimiento médico a los pacientes de manera automática, controlar la toma de medicamentos para que no existan problemas a la hora de su dosificación o comunicarse con dispositivos implantados en el cuerpo humano, tales como marcapasos, bombas de insulina o implantes cocleares.

Este sistema se compone de una base de datos, un lector y tarjeta. Sin embargo, mientras que la comunicación entre el lector y la base de datos se considera segura, la que se produce entre una tarjeta y el lector se efectúa mediante un canal de comunicación susceptible de ser espiado por una tercera parte, un atacante, que podría llegar a modificar la información que se transmite por este canal.

Por este motivo, la implantación de esta tecnología se ha puesto en tela de juicio ante la falta de privacidad y seguridad de los usuarios.

 

Tarjetas activas, semiactivas o pasivas

Para los RFID, según la naturaleza de las tarjetas (también llamadas etiquetas), se podrían establecer tres grupos: activas, semiactivas o pasivas. Las primeras poseen una fuente de alimentación propia, pudiendo llegar a transmitir a distancias muy altas, no tienen restricciones computacionales y son, además, las más caras. Las tarjetas semiactivas son aquéllas que pueden obtener energía por medio de una fuente propia o bien por medio del lector; transmiten a menor distancia y son más baratas que las activas.

Por último, los RFID pasivos son aquellas tarjetas que no poseen fuente de energía y necesitan de un lector para poder transmitir información; son las más baratas, transmiten a unos pocos centímetros y poseen fuertes restricciones computacionales.

La comunidad científica se ha centrado en proponer nuevos protocolos que aseguren la comunicación utilizando etiquetas pasivas por ser un reto, ya que no admiten protocolos criptográficos convencionales (existiendo tan solo un total de 1.200 puertas lógicas destinadas para asegurar la comunicación entre etiquetas y lectores).

Sin embargo, en la gran mayoría de protocolos propuestos, la información perteneciente a los usuarios ha sido comprometida. En general, esto se debe a dos factores: la falta de estándares en protocolos de seguridad y los análisis de seguridad no formalizados o poco rigurosos.

 

 

Redaccionmedica.com [en línea] Madrid (ESP): redaccionmedica.com, 30 de enero de 2014 [ref. 07 de enero de 2014] Disponible en Internet: http://www.redaccionmedica.com/secciones/tecnologia/nuevo-protocolo-para-la-privacidad-en-dispositivos-medicos-2315



UCI’s iMedEd Initiative named a 2012-13 Apple Distinguished Program

21 02 2013

School of Medicine’s all-digital, iPad-based curriculum mirrors new age of patient care.

Steve Zylius / University Communications

Steve Zylius / University Communications

 

Irvine, Calif., Feb. 11, 2013 — The iMedEd Initiative – UC Irvine’s innovative medical education program based on iPad tablet computing – has been chosen as a 2012-13 Apple Distinguished Program.

This year, iMedEd Initiative joins select programs that Apple is honoring nationwide as exemplary learning environments. The Apple Distinguished Program designation is reserved for programs that integrate Apple technology into education and meet criteria for visionary leadership, innovative learning and teaching, ongoing professional learning, compelling evidence of success, and a flexible learning environment.

“The iMedEd Initiative has been selected as an Apple Distinguished Program for its innovative, digital-based educational platform that conforms to the 21st century learning styles and needs of students throughout the world,” said Dr. Ralph V. Clayman, dean of the UC Irvine School of Medicine.

The iMedEd Initiative is reinventing the traditional medical school curriculum, Clayman added. It was the first in the nation to build a completely digital, interactive learning environment – which includes tablet-based learning and portable ultrasound clinical training – and continues to lead in adapting emerging technologies for all aspects of classroom and clinical training.

Since 2010, when the initiative was launched, incoming UC Irvine medical students have received fully loaded iPads, putting at their fingertips all the information they need to read, study or review. (Textbooks are electronically accessible or carried directly on iPad.) The tablets also provide podcasts of lectures and a wealth of other instructional materials assembled for students’ course and clinical work. This multimedia approach has engendered a rich educational environment that accommodates all modes of learning, especially small group sessions.

With their secure iPads, students record and display data from digital stethoscopes, bedside diagnostic ultrasound units and a variety of other medical devices, as well as encrypted, patient-protected electronic medical records.

“At UC Irvine’s School of Medicine, we see each of our talented students as having a unique style of learning. It’s our challenge and responsibility to provide a broad array of educational opportunities so that every student can master the knowledge essential to becoming an outstanding healthcare provider,” Clayman said.

“The digital platform has enabled us to effectively respond to this responsibility in a manner heretofore unimaginable. By having all aspects of our medical school curriculum on iPad, learning becomes a 24/7 opportunity no longer tied to the classroom or a desk. We believe our students are learning better than they have in the past.”

He added that the first class participating in the iMedEd Initiative scored an average of 23 percent higher on their national exams – taken at the end of the second year of medical school – than previous UC Irvine medical school classes, despite having similar incoming GPAs and MCAT scores.

UC Irvine’s medical students have advanced the iMedEd mission in creative ways. They formed an iMedEd Innovators Group, which consists of eager “technophiles” who review the latest technology offerings to see what place they might have in the medical school curriculum. Their blog is read worldwide.

In addition, with support from the Kay Family Foundation, students from the medical school and the Donald Bren School of Information & Computer Sciences teamed up to hold the world’s first student-run Med AppJam, designed to create Apple-based applications with healthcare utility. Over the course of 10 days, more than 100 participants produced 19 apps – among them one focused on acute care during natural disasters and another that provides instruction for bedside diagnostic ultrasonography.

Other students have formed an iMedEd International program, exploring how their iPads and SonoSite portable point-of-care ultrasound units can be used to improve healthcare and medical education in Peru, Australia, China, Vietnam, Nicaragua, India and Israel.

“Our students’ enthusiasm and willingness to discover new learning modalities is unparalleled, and they are key to the success of iMedEd,” said Dr. Warren Wiechmann, an assistant clinical professor of emergency medicine and faculty director of the Instructional Technologies Group, which oversees iMedEd. “It’s extremely gratifying to see our students apply technology in innovative ways because we strongly believe that familiarity and comfort with technology will be essential for them to be skilled physicians in this new digital era of medicine.”

The iMedEd Initiative is fully supported by the John and Mary Tu Scholarship Fund, which finances the purchase of next-generation iPads and a complete library of electronic textbooks for all incoming UC Irvine medical students. A plaque presentation for the Apple Distinguished Award will take place today at 2 p.m. at the UC Irvine Medical Center.

About the University of California, Irvine: Founded in 1965, UC Irvine is a top-ranked university dedicated to research, scholarship and community service. Led by Chancellor Michael Drake since 2005, UC Irvine is among the most dynamic campuses in the University of California system, with more than 28,000 undergraduate and graduate students, 1,100 faculty and 9,400 staff. Orange County’s second-largest employer, UC Irvine contributes an annual economic impact of $4.3 billion. For more UC Irvine news, visit news.uci.edu.

News Radio: UC Irvine maintains on campus an ISDN line for conducting interviews with its faculty and experts. Use of this line is available for a fee to radio news programs/stations that wish to interview UC Irvine faculty and experts. Use of the ISDN line is subject to availability and approval by the university.

 

 

News.uci.edu [en línea] Irvine, CA (USA): news.uci.edu, 21 de febrero de 2013 [ref. 11 de febrero de 2013] Disponible en Internet: http://news.uci.edu/press-releases/ucis-imeded-initiative-named-a-2012-13-apple-distinguished-program/



No innovar aceleraría la extinción de la raza humana

14 03 2011

“Curar a veces, aliviar a menudo y consolar siempre”. Alejandro Jadad, fundador del Centro para la Innovación Global en eSalud del Hospital General de Toronto (Canadá), evoca este pensamiento antiguo y sabio sobre el propósito esencial de la medicina. Él pretende lograrlo exprimiendo todo el potencial que ofrecen las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación. Ahora más que nunca, los adelantos están física y virtualmente presentes. Se trata de dar la vuelta de tuerca adecuada para poder ponerlos al servicio de la salud. Porque, al fin y al cabo, de eso se trata: de vivir más y sentirse mejor sin destruir la economía.

Pregunta.- Tabletas, teléfonos inteligentes, internet, redes sociales… ¿Cómo pueden ayudar a nuestra salud?

Respuesta.- Existen múltiples posibilidades. Podemos distinguir, por lo menos, entre tres tipos no tradicionales de eHealth dependiendo del entorno: industrial o institucional, social o comunitario y glocal (global y local). La primera se está desarrollando muy bien en la India.

P.- ¿Nuevas tecnologías en la India? ¿Cómo es posible con el coste que suponen?

R.- La forma con la que está cayendo el coste de la tecnología ha permitido la llamada innovación en vía contraria. Muchos países pobres están convirtiéndose en focos de creatividad. En la India hay ejemplos que ilustran cómo se puede propiciar la eficiencia. Han aceptado que los hospitales deberían comportarse como fábricas, con una clara división del trabajo y con dispositivos que optimizan el flujo de pacientes y de actos médicos. Como no se desperdician recursos, es más rentable. Están ofreciendo el trío ideal: mayor cobertura, con mejores resultados y a menor precio. Algunos están agregando un cuarto elemento: buen servicio hotelero, para evitar que se deshumanice la atención.

P.- Cuantos más ordenadores, robots y demás tecnologías implicadas en el cuidado de la salud, ¿más riesgo de deshumanizar?

R.- Sí, y no debería ser así. Los humanos somos geniales creando herramientas que pueden ofrecer grandes beneficios pero también solemos acabar haciendo un mal uso de las mismas. En la mayoría de los casos las convertimos en armas de auto-destrucción muy pronto.

P.- ¿Y cómo se puede evitar?

R.- Ésa es la función social de la eSalud. Que las nuevas tecnologías movilicen a la familia y a la comunidad para aliviar y consolar a los pacientes. Eso es esencial, sobre todo porque hemos ganado en esperanza de vida. Ahora los españoles pueden vivir más de 80 años. Sin embargo, este incremento no se ha reflejado en una mayor calidad de vida.

P.- Es lo que les ocurre a los enfermos crónicos…

R.- Sí, es como si estuviéramos sufriendo la maldición de Títono, un personaje de la mitología a quien Júpiter hizo inmortal pero no impidió que envejeciera y que sufriera las enfermedades propias de la edad. En España, por lo menos el 60% de los recursos del sistema sanitario se emplean para pacientes crónicos, con diabetes, demencia o artritis, que sufren pero no pueden curarse. Desafortunadamente, la mayoría de los programas de formación para profesionales sanitarios continúan enfocándose en el diagnóstico y la curación de enfermedades.

P.- ¿Las redes sociales podrían ser una buena ayuda?

R.- Nuestros estudios en Canadá indican que las dos razones más importantes para el uso de herramientas como Facebook, Tuenti o Twitter es el intercambio de información y los consejos sobre el control de síntomas o el manejo de los efectos secundarios de medicamentos.

P.- La telemonitorización suele ser una alternativa muy recomendada en estos casos.

R.- Es mucho más que las consultas virtuales. Nosotros, por ejemplo, estamos formando a jóvenes para que puedan ayudar a estas personas más dependientes. Hemos creado una red social de apoyo y de navegación del sistema sanitario (Youth4Health) con la que se accede a servicios médicos o sociales. En otra iniciativa pretendemos activar a los propios pacientes, sobre todo a los más jóvenes. Es el caso de Bant, una aplicación para el iPhone que permite a los diabéticos monitorizarse con un teléfono móvil inteligente.

P.- ¿Y cuál es ese tercer uso de la eSalud que enumeraba antes?

R.- ¿El glocal? Surge de unir las palabras global y local. Básicamente, consiste en aprovechar el potencial de internet y los nuevos dispositivos para unir esfuerzos. Se trata de ayudar a nuestra comunidad beneficiándonos de los mejores recursos disponibles en el ámbito global. De igual forma, innovaciones creadas a nivel local pueden compartirse con otras regiones del mundo.

P.- ¿Y de quién depende poner todos estos engranajes a punto?

R.- De todos nosotros. Aun así, es como si estuviésemos en un proceso de negación de la realidad. Debemos convertirnos en humanodos, nodos humanos comprometidos a colaborar para transformar no sólo el sistema sanitario, sino también el trabajo y el aprendizaje. Asimismo, es básica nuestra convivencia con el resto del planeta. Si no innovamos aceleraremos la extinción de la raza humana.

P.- ¿No tiene la sensación de que esta avalancha de tecnología es difícil de asumir y, en el fondo, se termina recurriendo a los métodos de siempre?

R.- Es cierto, no acabamos de dar el salto. Llevo 20 años dedicado a la eSalud. Comencé en 1991, en Reino Unido, comunicándome con pacientes por correo electrónico, haciendo consultas virtuales. Sin embargo, en estas dos décadas no deja de sorprenderme cómo no hemos acabado de sacar verdadero provecho de lo que nos puede ofrecer aún una tecnología tan vieja como el teléfono fijo. Todavía queda mucho camino por recorrer y hay un alto riesgo de dejar pasar las oportunidades que ahora están brindando, por ejemplo, las redes sociales.

P.- Aprovechar el potencial está en la mano de los expertos pero ¿también de los ciudadanos?

R.- Exacto. Juntos y con el apoyo de las herramientas que tenemos, y las que están por inventarse, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para lograr una vida larga y feliz, sin remordimientos, para nosotros y para muchas de las generaciones que espero nos sigan.

elMundo.es [en línea] Madrid (España): elMundo.es, 14 de marzo de 2011, [ref. 14 de marzo de 2011] Disponible en Internet:

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/03/14/tecnologiamedica/1300089750.html