Dr MONGUET: Las TIC en el sector de la salud: e-salud, un mar de oportunidades

6 09 2010

 

Josep M. Monguet Fierro

Dr. ingeniero industrial y profesor de la UPC.

La demanda de servicios de salud tiene por delante un recorrido importante. El sector crecerá a largo plazo, lo que hará aumentar los gastos en salud más, en proporción, de lo que lo hará la renta disponible. El hecho más relevante, es que el crecimiento continuado de la demanda tiene lugar en un contexto de prestación de servicios en el que hay un índice muy alto de ineficiencias. Así, las debilidades endémicas de gestión en los servicios de salud conviven con la excelencia científica en las diversas especialidades médicas. Sin embargo, la demanda de servicios de salud debe verse como un activo y como una oportunidad más que como un problema. El sistema de salud es la base sobre la que es posible diseñar, ensayar y poner a punto nuevos productos (servicios, estrategias y modelos de negocio) en el campo de la salud. La e-salud se puede visualizar mediante tres olas consecutivas basadas en aprovechar las TIC para:

a) Eliminar distancias y gestionar el tiempo. En muchos casos el tratamiento a distancia ahorra traslados de enfermos y optimiza la gestión de los hospitales. Las TIC acercan también los hospitales y los especialistas entre ellos. Además, el e-diagnóstico, un campo emergente, permite optimizar el trabajo de expertos sobre la base de una oferta-demanda de servicios especializados a nivel mundial.

b) Crear servicios aumentados. El paciente participa activamente en su salud y maximiza su esfuerzo personal para la mejora o la contención de conductas de riesgo y de enfermedades crónicas. Los servicios aumentados permiten, pues, intensificar la atención y el apoyo al paciente, aprovechando su propia información y el apoyo de su entorno. De un modelo centrado en el médico se pasa gradualmente a un modelo centrado en el paciente-usuario. Los servicios aumentados generan muchos datos de los usuarios que han de permitir incrementar el conocimiento científico para mejorar diagnósticos y tratamientos.

c) Maximizar el aprendizaje permanente en todos los niveles. En la toma de decisiones juegan un papel importante los protocolos que se han decidido por parte de las autoridades (top down), pero es más importante el componente de decisión que se extiende capilarmente por todo el sistema. En los servicios de salud es imprescindible un liderazgo distribuido por todo el sistema que permita tomar decisiones óptimas de carácter local. Este liderazgo es el resultado de una estrategia basada en el aprendizaje permanente en todos los niveles del sistema.

Así pues, las tres olas se superponen para definir un mar de oportunidades de innovación (imagen).