¿Eutanasia = muerte digna = sedación = cuidados paliativos = sin dolor?

30 04 2015

La respuesta a la pregunta del título es NO, en todos los casos.

La finalidad de este post es ayudar a los que tienen interés por aclararse sobre el significado de cada uno de estos términos. Para ello voy a utilizar principalmente textos de la Declaración sobre la eutanasia de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (2002).

Dignidad humana. Se trata de un concepto que se utiliza de dos modos distintos y contrapuestos. La dignidad es un punto de partida tras el reconocimiento de que estamos ante un ser humano. En el segundo modo la dignidad es un punto de llegada tras comprobar que ese ser humano tiene algunas características como calidad de vida, conciencia, etc.

Morir dignamente. De acuerdo con el concepto primero de dignidad consiste en ser tratado de acuerdo con la dignidad de la persona humana, hasta el fallecimiento. O, en el segundo caso, considerar que se pierde la dignidad, cuando la vida no tiene la calidad estándar prefijada, o no se va a tener conciencia por tiempo indefinido.

Cuidados paliativos. Enfoque que busca mejorar la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida. Procura la prevención y alivio del sufrimiento por medio de la identificación, evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas, físicos, psicológicos y espirituales (OMS).

Cuidados paliativos y morir dignamente. En el ámbito del pensamiento las convicciones siempre deben ser respetadas. Sin embargo, la filosofía de los cuidados paliativos no puede ser neutral a la hora de definir la dignidad del ser humano en su relación con la calidad de vida. Defendemos la consideración de la dignidad del paciente en situación terminal como un valor independiente del deterioro de su calidad de vida. Cuando en términos coloquiales se habla de unas condiciones de vida indignas, las que son indignas son las condiciones o los comportamientos de quienes las consienten, pero no la vida del enfermo.

Sedación en la agoní­a. Empleo de analgésicos o sedantes en la dosis necesaria para el alivio de los síntomas (entre los que el dolor suele tener un gran protagonismo) que provocan sufrimiento y deterioran la calidad de vida del enfermo en situación terminal, aunque se pudiera ocasionar indirectamente un adelanto del fallecimiento.

Eutanasia. El término eutanasia en su sentido etimológico (buena muerte) prácticamente ha dejado de tener uso social. Entendemos que el significado actual del término eutanasia se refiere a la conducta (acción u omisión) intencionalmente dirigida a terminar con la vida de una persona que tiene una enfermedad grave e irreversible, por razones compasivas y en un contexto médico. Cuando se habla de una ley de eutanasia se está hablando de una legislación según la cual no existiría impedimento legal, bajo determinadas condiciones, para esta práctica dentro del ejercicio de la medicina, en contra de lo que ha sido su ética tradicional.

Obstinación médica (ensañamiento o encarnizamiento). Entendemos por obstinación, ensañamiento o encarnizamiento médico aquellas prácticas médicas con pretensiones diagnósticas o terapéuticas que no benefician realmente al enfermo y le provocan un sufrimiento innecesario, generalmente en ausencia de una adecuada información. Nos encontramos ante una conducta que siempre se ha considerado y se sigue considerando como contraria a la ética profesional.

Renuncia a tratamientos. La persona con una enfermedad grave, probablemente irreversible o de muy difícil curación, puede optar por los tratamientos que en su medio se consideren proporcionados, pudiendo rechazar responsablemente medios excepcionales, desproporcionados o alternativas terapéuticas con probabilidades de éxito dudosas. Esta actitud del paciente debe ser respetada y no puede confundirse con una conducta suicida.

¿Cuidados paliativos y eutanasia? En el ámbito del pensamiento las convicciones siempre deben ser respetadas. Sin embargo, la filosofí­a de los cuidados paliativos no puede ser neutral a la hora de definir la dignidad del ser humano en su relación con la calidad de vida. Es por ello que defendemos la consideración de la dignidad del paciente en situación terminal como un valor independiente del deterioro de su calidad de vida. De lo contrario, estaríamos privando de dignidad y de valor a personas que padecen graves limitaciones o severos sufrimientos psicofísicos, y que justamente por ello precisan de especial atención y cuidado. Cuando en términos coloquiales se habla de unas condiciones de vida indignas, las que son indignas son las condiciones o los comportamientos de quienes las consienten, pero no la vida del enfermo. Es en esta corriente de pensamiento solidario, poniendo la ciencia médica al servicio de enfermos que ya no tienen curación, donde echa sus raíces y se desarrolla la tradición filosófica de los cuidados paliativos. En otras palabras, se trata de dar la atención técnica y humana que necesitan los enfermos en situación terminal, con la mejor calidad posible y buscando la excelencia profesional, precisamente porque tienen dignidad.

La pregunta clave: ¿Se trata de ayudar a morir, o ayudar cuando un persona se está muriendo?

 

 

Información acerca de Bioética Blog:

Objetivo: Facilitar la información y el diálogo sobre temas de Bioética.

Planteamiento: Es posible avanzar en el conocimiento de la verdad ética, y para ello es necesario estudio y diálogo.

Toda vida es respetable, pero la vida humana posee dignidad.

Es necesario participar en el debate social exponiendo los propios argumentos y escuchar los de los demás.

http://www.bioeticaweb.com/que-es-bioeticaweb/

 

 

Bioeticablog.com [en línea] unknown (ESP): bioeticablog.com, 30 de abril de 2015 [ref. 20 de noviembre de 2010] Disponible en Internet: http://www.bioeticablog.com/¿eutanasia-muerte-digna-sedacion-cuidados-paliativos-sin-dolor/



Xavier Gómez-Batiste: máximo responsable de cuidados paliativos de la OMS

24 11 2014

Xavier Gómez-Batiste ha sido nombrado nuevo máximo responsable de cuidados paliativos de la OMS.

La OMS reconoce el liderazgo de Cataluña en programas de cuidados paliativos. Ayer se hizo la presentación de este nombramiento en el Departamento de Salud. Gómez-Batiste estuvo acompañado por el director general de Planificación e Investigación en Salud, Carles Constante; la directora del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Candela Calle y el rector de la UVic, Jordi Montaña.

 

Xavier Gómez-Batiste, nuevo máximo responsable de cuidados paliativos de la OMS durante su presentación en el Departamento de Salud

Xavier Gómez-Batiste, director del Observatorio Qualy del ICO, director de la Cátedra de Cuidados Paliativos de la Universidad de Vic, director científico del Programa para la atención integral de personas con enfermedades avanzadas de la Obra social La Caixa, y director de Atención Paliativa de SARquavitae, ha sido designado “Medical Officer for Palliative and Longterm Care” a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con sede en Ginebra.

 

Ayer se hizo la presentación de este nombramiento en el Departamento de Salud. Gómez-Batiste estuvo acompañado por el director general de Planificación e Investigación en Salud, Carles Constante; la directora del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Candela Calle y el rector de la UVic, Jordi Montaña.

 

El nombramiento supone un reconocimiento al liderazgo que Cataluña ejerce en el ámbito de los cuidados paliativos, ya que desde 1990 es reconocida como territorio demostrativo de la OMS. Siguiendo esta tradición, Cataluña se ha incorporado con éxito a las tendencias más innovadoras en atención paliativa poniendo en marcha el modelo de atención a la complejidad avanzada (MACA).

 

El Plan de Salud de Cataluña 2011-2015 prevé una estrategia de mejora en la atención de las personas con enfermedad crónica avanzada, que representan entre el 1 y el 1,5% de la población, y que se caracterizan por tener un pronóstico de vida probablemente limitado, acompañado de necesidades de alta complejidad, sociales y sanitarias. Esta estrategia del Plan de Salud se articula mediante el Programa de prevención y atención a la cronicidad (PPAC) y en base al modelo catalán en cuidados paliativos.

 

Asimismo, el Centro Colaborador de la OMS para Programas Públicos de Cuidados Paliativos del ICO ha apoyado a 52 países. También ha sido pionero el Programa para la Atención Integral de Personas con Enfermedades Avanzadas de la Obra social de “la Caixa”, que ha implementado equipos de atención psicosocial espiritual, y la Cátedra de Cuidados Paliativos de la UVic- UCC / ICO, que fue la primera del Estado en esta temática.

 

El cargo a la OMS de Gómez-Batiste es de nueva creación y asume la máxima responsabilidad en cuidados paliativos de la OMS, a partir de la Resolución 67/19 de la Asamblea Mundial de la Salud de 24 de mayo de 2014 que insta a los gobiernos a diseñar e implementar programas de cuidados paliativos que mejoren la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades crónicas avanzadas y sus familias. Gómez-Batiste será responsable de la creación de un grupo de expertos que diseñe un programa de cuidados paliativos de alcance internacional. Se hará la reunión fundacional en la ciudad de Barcelona.

 

 

 

Idibell.cat [en línea] Barcelona (ESP): idibell.cat, 24 de noviembre de 2014 [ref. 19 de noviembre de 2014] Disponible en Internet: http://www.idibell.cat/modul/noticies/es/737/xavier-gomez-batiste-ha-sido-nombrado-nuevo-maximo-responsable-de-cuidados-paliativos-de-la-oms



Primer atlas mundial de las necesidades de cuidados paliativos no atendidas

4 08 2014

Actualmente solo una de cada 10 personas que necesitan cuidados paliativos, esto es, atención médica para aliviar el dolor, los síntomas y el estrés causados por enfermedades graves, recibe esa atención. Las necesidades no atendidas han quedado descritas por primera vez en el Atlas of Palliative Care at the End of Life (Atlas Mundial de Cuidados Palia-tivos al Final de la Vida), publicado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Worldwide Palliative Care Alliance (WPCA).

El objetivo no es solo aliviar el dolor y mitigar el sufrimiento

El objetivo de los cuidados paliativos no es solo aliviar el dolor, sino también mitigar el sufrimiento físico, psicosocial y emocional de los pacientes con enfermedades graves en fase avanzada y ayudar a los familiares de esas personas a cuidar de sus seres queridos.

Aproximadamente una tercera parte de quienes necesitan cuidados paliativos tiene cáncer. El resto padece enfermedades degenerativas que afectan al corazón, los pulmones, el hígado, los riñones o el cerebro, o enfermedades crónicas o poten-cialmente mortales, como la infección por VIH y la tuberculosis farmacorresistente.

Se calcula que todos los años más de 20 millones de pacientes necesitan cuidados paliativos al final de la vida, de los cuales cerca de un 6% son niños. Si se incluye a todas las personas que podrían recibir cuidados paliativos en una fase anterior de su enfermedad, la cifra correspondiente ascendería al menos a 40 millones. Los cuidados paliativos y terminales a menudo abarcan algún tipo de apoyo a los fami-liares del paciente, lo que significa que las necesidades de atención se multiplicarían por más de dos.

 

80% de las necesidades mundiales corresponde a países de ingresos bajos y medianos

En 2011, unos tres millones de pacientes, la mayoría de ellos terminales, recibieron cuidados paliativos. Aunque gran parte de ese tipo de asistencia se presta en los países de ingresos altos, casi el 80% de las necesidades mundiales de asistencia paliativa corresponde a países de ingresos bajos y medianos. Solo 20 países del mundo han integrado adecuadamente los cuidados paliativos en los sistemas de atención sanitaria1.

«El Atlas muestra que, en su inmensa mayoría, las necesidades mundiales de cuidados terminales están relacionadas con enfermedades no transmisibles, como cáncer, cardiopatías, accidente cerebrovascular y enfermedades pulmonares», ha señalado el Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. «Al tiempo que reforzamos las actividades destinadas a reducir la carga de las enfermedades que actualmente provocan más muertes en el mundo, debemos aliviar el sufrimiento de quienes padecen enfermedades degenerativas y no responden a los tratamientos curativos.»

 

Un componente esencial de todos los sistemas de atención de salud

En el Atlas se insta a todos los países a que incluyan la asistencia paliativa como componente esencial de todos los sistemas de atención de salud, en consonancia con los esfuerzos por alcanzar la cobertura sanitaria universal, lo cual implica afrontar problemas como:

  • la falta de políticas que reconozcan la asistencia paliativa y la necesidad de cuidados de los pacientes terminales y de quienes padecen enfermedades degenerativas;
  • la falta de recursos para establecer los servicios oportunos, entre otras cosas, para garantizar acceso a medicamentos esenciales, especialmente analgésicos;
  • la falta de conocimientos de los profesionales sanitarios, los voluntarios de las comunidades y el público en general sobre los beneficios de los cuidados paliativos.

 

«Nuestros esfuerzos por ampliar los cuidados paliativos han de centrarse en aliviar el sufrimiento de las personas con menos recursos y hacer posible que estas se be-neficien de la asistencia paliativa», ha añadido David Praill, Copresidente de WPCA. «Se necesitarán valentía y creatividad en el proceso de aprendizaje colectivo sobre cómo integrar los cuidados paliativos en los sistemas de atención de salud con muy pocos recursos.»

La semana pasada, el Consejo Ejecutivo de la OMS instó a los países a reforzar la asistencia paliativa y a integrarla en sus sistemas de atención de salud. Está previs-to que esta cuestión se examine en la 67.º Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en mayo de 2014.

La importancia de los cuidados paliativos se ha puesto de relieve en el plan de ac-ción mundial de la OMS para la prevención y el control de enfermedades no trans-misibles 2013-2020 y en la última Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales, que incluye una sección específica sobre medicamentos para cuidados paliativos.

1 Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Estados Unidos de América, Francia, Irlanda, Islandia, Italia, Japón, Noruega, Polonia, Región Administrativa Especial de Hong Kong, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Rumania, Singapur, Suecia, Suiza y Uganda.

 

La Worldwide Palliative Care Alliance (WPCA) es una red de acción mundial, centrada exclusivamente en el desarrollo de los cuidados terminales y paliativos a nivel mundial. Está integrada por organizaciones nacionales y regionales dedicadas a esos cuidados y organizaciones afiliadas que respaldan ese tipo de asistencia. La WPCA mantiene relaciones oficiales con la OMS, y esta publicación es fruto de esa relación. La Alianza es la contraparte internacional de www.ehospice.com, un servicio internacional de información y noticias sobre asistencia paliativa; asimismo, organiza el Día Mundial de los Cuidados Paliativos. Para más información sobre la WPCA, véase: www.thewpca.org.

 

Para más información puede ponerse en contacto con:

Glenn Thomas
Oficial de Comunicaciones y Portavoz, OMS
Tel.: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Dr Stephen Connor
Investigador Superior, WPCA
Tel.: + 1 703 980 8737
Correo electrónico: sconnor@thewpca.org

 

 

Who.int [en línea] Ginebra (SUI): who.int, 04 de agosto de 2014 [ref. 28 de enero de 2014] Disponible en Internet: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2014/palliative-care-20140128/es/



Documental de Salud sobre el final de la vida

11 02 2013

Bajo el título ‘De muerte somos todos’, la producción ha tenido una gran aceptación en las redes sociales y en foros nacionales e internacionales.

 

El documental ‘De muerte somos todos’ refleja a través de testimonios en primera persona cómo mueren los andaluces y qué opinión tienen familiares y personas cuidadoras sobre la atención que reciben los pacientes al final de la vida. Casi un año después de su presentación en las Jornadas de Calidad y Dignidad al Morir, celebradas en la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), el vídeo ha recibido cerca de 4.000 visitas, con una gran aceptación en las redes sociales y en otros foros y seminarios tanto nacionales como internacionales.

Este vídeo nace precisamente con la idea “de aportar elementos para la reflexión sobre un tema bastante tabú en nuestra sociedad como es la muerte”, ha explicado Maite Cruz Piqueras, técnica de la EASP y coordinadora del vídeo, realizado a su vez por la antropóloga Marina Pérez Trigueros.

La disposición adicional primera de la Ley 2/2010 de 8 de abril de derechos y garantías de la dignidad de las personas en el proceso de la muerte instaba a la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía a elaborar, “en el plazo de un año, un estudio sobre cómo mueren los andaluces con el fin de evaluar con regularidad la aplicación y efectos de la presente ley”, ha explicado Cruz. Para recopilar información sobre los efectos que esta ley estaba teniendo entre la ciudadanía andaluza, se planteó una investigación con metodología cualitativa. El objetivo de esta investigación consistió en evaluar, desde la perspectiva de familiares y cuidadores, la atención recibida por los pacientes al final de la vida. Para ello, se hicieron 10 entrevistas en diferentes lugares de Andalucía y con diferentes perfiles de familiares y personas cuidadoras de las personas fallecidas.

Aunque en general familiares y cuidadores valoran la atención recibida, el documental plantea una serie de demandas y aspectos a mejorar que pueden sintetizarse en la mejora de la comunicación entre pacientes, familiares y profesionales sanitarios; reforzar elementos de intimidad de la persona que va a fallecer; difundir y aclarar conceptos entre la ciudadanía relativos a las voluntades anticipadas o a la sedación paliativa.

 

Difusión

Normalmente, al concluir una investigación, los resultados se difunden a través de publicaciones de carácter científico y, a ser posible, con factor de impacto. En este caso, con este vídeo se ha pretendido dar a conocer los resultados de una investigación a través de un formato diferente como es el vídeo e introducir elementos para la reflexión sobre el final de la vida.

“Cuando la muerte se hace inevitable y en esta batalla (como recita el poeta y músico estadounidense Gil Scott-Heron al final del vídeo) la ciencia tiene poco que decir, los recursos del cine, la poesía o la literatura nos sirven para entender mejor el dolor, el sufrimiento y la muerte”, concluye Maite Cruz.

Tras la presentación en las Jornadas de Calidad y Dignidad en el Morir y su difusión a través de las redes sociales, el vídeo también se ha exhibido en el XII Coloquio de la Red de Antropología Médica (REDAM) sobre ‘Nuevas tendencias sociales y culturales de la muerte’ y en la I Muestra de Documentales del V Congreso Iberoamericano de Investigación Cualitativa en Salud realizado en Lisboa el pasado mes de octubre. Asimismo, el vídeo se presentará en el próximo seminario de ‘Cultura, salud y cine’, organizado por el Seminari Permanent de Recerca i Comunicació Cientifica –SPRICC- E.U. Enfermería Gimbernat, adscrita a la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona) que tendrá lugar en Barcelona el 6 de marzo de 2013.

 

Video documental presentado el 9 de febrero de 2012 en la Jornada de Calidad y Dignidad en el Morir, coordinado por Maite Cruz Piqueras, Escuela Andaluza de Salud Pública, y realizado por Marina Pérez Trigueros. Véase aquí.

 

Juntadeandalucia.es [en línea] Sevilla (ESP): juntadeandalucia.es, 07 de febrero de 2013 [ref. 30 de enero de 2013] Disponible en Internet: http://www.juntadeandalucia.es/presidencia/portavoz/sociedadysalud/075465/muerte/digna/salud/sanidad/video/easp/documental



El 64 por ciento de la población desconoce la posibilidad de hacer un testamento vital

21 06 2012

El 64 por ciento de la población desconoce la posibilidad de hacer un testamento vital. Y es que, aunque el 84,5 por ciento lo considera útil y a sólo al 10 por ciento le incomoda pensar y hablar de la muerte, solamente un 6 por ciento recibe esta información por parte del personal sanitario, un 22,3 por ciento a través de los medios de comunicación y un 7,5 por ciento por amigos y familiares, según datos de un estudio realizado en Cataluña y presentado en el 32º Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria que se celebra estos días en Bilbao.

El 64 por ciento de la población desconoce la posibilidad de hacer un testamento vital. Y es que, aunque el 84,5 por ciento lo considera útil y a sólo al 10 por ciento le incomoda pensar y hablar de la muerte, solamente un 6 por ciento recibe esta información por parte del personal sanitario, un 22,3 por ciento a través de los medios de comunicación y un 7,5 por ciento por amigos y familiares.

Estos datos corresponden a un estudio realizado en Cataluña, en el que han participado 264 personas con una edad media de 53 años y que han pasado por el centro de salud desde noviembre del 2011 hasta enero del 2012. Además, se han presentado en el 32º Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), que se celebra estos días en Bilbao.

Según comentan las autoras de esta experiencia, Irene Alcalá y Olga Bigas, el testamento vital siendo desconocido por la mayoría de la población, a pesar de ser un derecho fundamentado en el principio de autonomía. A su juicio, hay una “falta de información” adecuada dirigida a los ciudadanos.

En este sentido, la presidenta del Comité organizador del Congreso, Susana Martín, recuerda que aunque el gran desarrollo legislativo se produce a partir del año 2000 con la Ley Básica de la Autonomía del Paciente y de los Derechos y Obligaciones en materia de información y documentación clínica, actualmente “son pocos” los estudios sobre los conocimientos y actitudes del personal sanitario acerca de esto.

“En la difusión de esta información los medios de comunicación juegan un papel fundamental, tal y como se ha visto en este trabajo. En general, los médicos tenemos una actitud positiva hacia la utilización y utilidad de este documento y la postura del paciente también es favorable. Sin embargo, este sentimiento positivo contrasta con los datos de que menos de un 25 por ciento de los adultos completan el documento. Podemos decir que sí existe una predisposición a cumplimentar su voluntad anticipada, pero no en un futuro cercano”, recalca Martín.

Asimismo, el estudio refleja que son pocos los profesionales sanitarios que inician las conversaciones con los ciudadanos sobre la planificación anticipada de cuidados al final de la vida. En este sentido, según ha afirmado Martín, los médicos conocen “poco” sobre la normativa, el contenido y el registro de este documento. Por ello, aboga por buscar otras alternativas a las consultas de Atención Primaria para que los pacientes puedan informarse, a través del personal de enfermería, de los trabajadores sociales o auxiliares.

Los expertos son conscientes de que el testamento vital sólo es eficaz cuando existe una relación estrecha entre el médico y el paciente. En este sentido, la presidenta del Comité Organizador reconoce que a la mayor parte de las personas les cuesta hablar de la muerte, especialmente cuando es la suya propia, aunque lamenta que la falta de tiempo que hay en las consultas dificulta además que se plantee el tema porque “existe el miedo de molestar al paciente”.

En este sentido, el estudio refleja que la mayoría de las personas consideraban que deberían recibir esta información después de una entrevista en la que se les explicaba –con la ayuda de un tríptico– los aspectos fundamentales y las herramientas para el acceso del testamento vital.

Además, en la segunda parte del trabajo sobre personal sanitario, destaca que el 34 por ciento ha sido consultado alguna vez sobre este aspecto y que les resulta difícil informar por desconocimiento propio y falta de tiempo. “Nos parece interesante que aunque sólo el 10 por ciento de los pacientes encuestados refiere incomodidad para hablar del tema, el 46 por ciento del personal sanitario cree que para éstos sí lo es. Es decir, el paciente no pregunta por no saber de su existencia, y el personal sanitario no lo ofrece por desconocimiento y falsas creencias respecto a los pacientes”, comentan las autoras.

Lo cierto es que, tal y como se pone de manifiesto en esta experiencia, existe un desconocimiento generalizado sobre este tema ya que un 75,5 por ciento de los pacientes ignora si tiene validez legal; un 70,2 por ciento no sabe algunos de los aspectos que aspectos incluye y más del 80 por ciento desconoce sin son necesarios testigos, representante legal y notario.

Además, un 83.4 por ciento considera que todas las personas deberían recibir información. “Actualmente nos seguimos sintiendo más cómodos comunicando este tipo de decisiones de manera verbal a la familia, en lugar de hacerlo por escrito. Existe todavía una cierta preferencia en dejar las decisiones en manos de familiares y médicos”, argumenta Martín.

Por último, el estudio refleja también que los conocimientos y la predisposición a plantearse la realización del testamento vital o recomendarlo es mayor en personas con estudios secundarios o superiores. “Nuestra opinión respecto a estas diferencias es que podría deberse a que las personas con estudios, en general, tienen más herramientas a la hora de buscar información o de estar al día”, señalan las autoras.

Por últimas, estas investigadores reconocen que les ha sorprendido el hecho de que la edad no influye demasiado al igual que haber sufrido una enfermedad grave o la de un familiar, que podría mostrar una mayor sensibilidad o conocimiento sobre estos temas. No obstante, reconocen que esto último no lo han podido demostrar en el trabajo.

Medicosypacientes.com [en línea] Bilbao (ESP): medicosypacientes.com, 21 de junio de 2012 [ref. 14 de junio de 2012] Disponible en Internet: http://www.medicosypacientes.com/sociedades/2012/06/12_06_14_semfyc