Las dioxinas en el embarazo pueden afectar el sistema reproductivo de los niños

6 12 2012

Barcelona, 20 de Noviembre de 2012.- Las distancias anogenitales, que normalmente son más largas en los niños que en las niñas, se reducen entre los varones recién nacidos cuyas madres tuvieron una mayor exposición a las dioxinas. Así se revela en un estudio, dirigido por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona, en el que han participado 700 mujeres embarazadas y sus recién nacidos de Grecia y España.

Los investigadores concluyen que la distancia anogenital, que es la distancia entre el ano y el pene, se redujo en aproximadamente medio milímetro por cada 10 picogramos (1 picogramo equivale a una billonésima parte de un gramo) de dioxinas medidas por gramo de lípido. La Dra. Marina Vafeiadi, primera autora del artículo, explica que “la distancia anogenital es un marcador sensible a las alteraciones endocrinas y estas pequeñas distancias se han relacionado con hipospadias (un defecto congénito de la uretra y el pene), criptorquidia (testículos no descendidos) y también con una menor calidad del semen e infertilidad en los hombres jóvenes”. De hecho, este estudio confirma en humanos la evidencia experimental de los efectos de las dioxinas en animales que ya utilizó la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para establecer recomendaciones para la ingesta humana a las dioxinas de los alimentos.

Las dioxinas y compuestos similares a éstas son sustancias químicas persistentes de subproductos de diversos procesos industriales. Las principales fuentes de exposición humana son alimentos ricos en grasas, principalmente de origen animal como la carne, productos lácteos y pescado. Las dioxinas se transmiten de la madre al niño a través de la placenta durante el embarazo y después del nacimiento a través de la lactancia materna.

El uso de avanzadas técnicas biomédicas permitió la medición de las dioxinas y compuestos similares en la sangre de la madre mediante un examen que proporcionó una estimación global de la exposición a estos compuestos y los niveles de los mismos durante el embarazo.

Según el coordinador del estudio y director científico conjunto del CREAL, el Prof. Manolis Kogevinas, “la exposición a las dioxinas y compuestos relacionados se ha reducido considerablemente en los países industrializados en las últimas décadas gracias a las medidas de control. Nuestros resultados indican, sin embargo, que el control eficiente de los compuestos persistentes requiere largos períodos de tiempo para ser eficaz. El estudio se llevó a cabo junto con investigadores de la Universidad de Creta (Grecia) y el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas-IMIM (Barcelona).

Artículo de referencia: In Utero Exposure to Dioxins and Dioxin-like Compounds and Anogenital Distance in Newborns and Infants. Environmental Health Perspectives.  Marina Vafeiadi, Silvia Agramunt, Eleni Papadopoulou, Harrie Besselink, Kleopatra Mathianaki, Polyxeni Karakosta, Ariana Spanaki, Antonis Koutis, Leda Chatzi, Martine Vrijheid, Manolis Kogevinas. http://dx.doi.org/10.1289/ehp.1205221.

Para más información o concertar entrevistas, contacte con: – Gisela Sanmartín, Jefa de Comunicación del CREAL: gsanmartin@creal.cat – Tel: 93 214 73 33 – 696 912 841. www.creal.cat.

 

Creal.cat [en línea] Barcelona (ESP): creal.cat, 06 de diciembre de 2012 [ref. 20 de noviembre de 2012] Disponible en Internet: http://www.creal.cat/noticies/view.php?ID=229



Más de 350.000 parejas de madres e hijos participan en el mayor proyecto europeo sobre salud infantil

11 04 2011

Barcelona, 11 de abril de 2011.- La Comisión Europea quiere cuidar la salud de los niños. Por esta razón ha puesto en marcha el proyecto CHICOS, una iniciativa científica que tiene por objeto coordinar y desarrollar una estrategia integrada para equipos de investigación europeos que recopilan información sobre madres embarazadas y sus bebés. Este proyecto, que cuenta con datos de más de 700.000 personas (350.000 madres y sus respectivos hijos), está coordinado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) y celebra su primer encuentro los días 11 y 12 de abril en Barcelona.

Durante estas jornadas, investigadores de 40 cohortes de nacimiento* de 17 países europeos (España, Francia, Portugal, Gran Bretaña, Holanda, Finlandia, Alemania, Suecia, Noruega, Grecia, Irlanda, Italia, Lituania, Polonia, Eslovaquia, Dinamarca, Islas Faroe) se reúnen para discutir lo que es necesario investigar en los próximos 10 años para mejorar la salud infantil, centrándose en algunos de sus principales problemas como la obesidad, el neurodesarrollo o el asma.

Haga clic en la imagen para verla con mayor resolución.

Estos estudios abarcan diversos aspectos que pueden afectar a los niños como, por ejemplo, los efectos del consumo de alcohol durante el embarazo en el crecimiento del feto, la influencia de los factores socioeconómicos sobre el riesgo de asma en la infancia, la importancia del consumo de pescado en el desarrollo de los niños o los efectos de los COPs (Contaminantes Orgánicos Persistentes), medidos en muestras de sangre de las madres, en el peso de los bebés al nacer. La Dra. Martine Vrijheid, coordinadora del proyecto CHICOS e investigadora del CREAL, afirma que “se trata de una oportunidad única para tener conocimiento sobre qué afecta a nuestros niños para mejorar su calidad de vida y su salud tanto de pequeños como en su vida adulta”.

Los investigadores calculan que podrán obtener conclusiones de este proyecto en 2012. Posteriormente se ofrecerá a la Comisión Europea un amplio conjunto de recomendaciones sobre prioridades en políticas de salud para la mejora de la calidad de vida de los niños europeos.

*Cohorte de estudio: grupo de estudio dentro de un proyecto de investigación formado por parejas de madres e hijos.