Dr MARTINEZ: Personalización de servicios de salud por las nubes

1 08 2011

Dr. José Angel Martínez Usero

Director de proyectos y relaciones internacionales, Technosite – Fundación ONCE

 

La tendencia tecnológica basada en Cloud Computing (Computación en la nube) abre nuevas posibilidades para el desarrollo y gestión de servicios de telemedicina/salud en línea personalizados y adaptados a todos los usuarios, independientemente de su contexto, necesidad, preferencia o capacidad.

En los últimos años se han desarrollado grandes avances tecnológicos en el ámbito de la telemedicina, sin embargo sigue persistiendo la barrera tecnológica. Los servicios se diseñan para un “paciente modelo” que no existe y que es difícil modelizar, puesto que cada usuario de servicios de salud es diferente. Por tanto, el gran tema pendiente de la telemedicina (además de la seguridad) consiste en la provisión de servicios adaptados a las necesidades, preferencias y capacidades del usuario final.

La personalización o adaptación de interfaces a cada individuo se ha explorado mucho y existen diferentes métodos (aplicaciones web, dispositivos móviles, tarjetas inteligentes), que ayudan a seleccionar el mejor interfaz para un determinado usuario. Por encima de todo ello, la irrupción de servicios basados en la nube (cloud-based services) puede suponer un gran avance y hacer realidad la personalización de servicios individuo a individuo, ahorrando grandes costes tanto para la administración como para los proveedores de tecnología.

Una tendencia de mercado a corto plazo

Pese a la inmadurez del mercado, la consultora IDC pronostica que en 2012 un 18% de las empresas españolas utilizará software como servicios (SaaS), una de las partes que conforman la oferta actual de la computación en la nube. Para esa fecha, el negocio del Cloud Computing en España podría mover en torno a los 1.870 millones de euros. Aunque los grandes proveedores (Amazon, Google, Microsoft, IBM, Salesforce y VMWare, entre otros) acaparan gran parte del mercado global y local, en España se está creando una industria local alrededor del cloud computing. Se destaca entre las ventajas de esta forma de consumir tecnología en la nube, el ahorro de costes porque las empresas no tienen que comprar hardware, licencias, sistemas operativos, etc. Las organizaciones simplemente se conectan a través de un navegador y la usan. Lo mismo tendrían que hacer los usuarios de servicios de salud. Por tanto, ya se han empezado a vislumbrar las posibilidades de ofrecer servicios y productos de salud personalizados, que se pueden distribuir a un gran número de clientes de forma simultánea, segura y eficiente.

Un gran público al que ofrecer servicios

A grandes rasgos, los usuarios finales de los potenciales productos y servicios de salud en línea basados en cloud computing pueden ser toda la población. Sin embargo, cabe destacar que aquellos usuarios que más se benefician de los servicios personalizados y accesibles son las personas con discapacidad y mayores. Por tanto, es importante destacar que ya no se ataca a un nicho de mercado (usuarios con un tipo de discapacidad) si no a amplias masas de población.

En datos numéricos, aquellos usuarios más beneficiados por los nuevos servicios serían:

  • En España, casi 4.1 millones de personas con alguna discapacidad y 7.5 millones de personas mayores de 65 años. Por tanto, unos 10 millones de personas y aproximadamente el 40% de la población, directa  o indirectamente.
  • En Europa, casi 44.6 millones de personas con alguna discapacidad en 2008 y para las personas de más de 65 años,  se proyecta un incremento de 84.6 millones en 2008 a 151.5 millones en 2060.

Por tanto, un mercado muy amplio y con mucha demanda de servicios individualizados.

Una estrategia europea

La oferta de servicios de salud innovadores, adaptables y personalizados a las necesidades y preferencias de todos los usuarios está directamente vinculada con la Estrategia Europea para Cloud Computing en el contexto de la Agenda Digital para Europa. La Agenda Digital[1] también fomenta diferentes acciones en materia de salud en línea (ehealth) con el objetivo de crear una atención sostenible y basada en las TIC para la vida independiente. Una de las acciones clave es proporcionar a los ciudadanos europeos un acceso online segura a sus datos médicos para 2015 y conseguir un despliegue generalizado de los servicios de telemedicina para 2020. Obviamente, parece que los servicios basados en la nube serán la base para los futuros servicios de telemedicina en 2020.

Un contexto nacional favorecedor

El contexto de la innovación en tecnología social en España es muy positivo, dado que se dan las condiciones para que el tejido empresarial, la administración pública y el entorno científico lideren el desarrollo de tecnología inclusiva en el ámbito europeo, por los siguientes motivos:

  • Existen leyes ambiciosas en lo social, que suponen un marco favorable para el desarrollo de tales tecnologías (Ley de Dependencia, Ley de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal, etc.)
  • La sociedad y en particular el colectivo de personas con discapacidad y mayores está muy bien organizado, con organizaciones como FONCE, CERMI, CEAPAT, etc., o centros de referencia en accesibilidad (CENTAC, INTECO).
  • Existen instituciones de relevancia con fuerza para liderar la investigación, e incluso con plataformas tecnológicas como eVia.
  • La financiación para la I+D+i por parte de la Administración incluye objetivos dedicados a tecnología social/inclusiva.
  • AENOR lleva a cabo intensa actividad de normalización en TIC y accesibilidad. Además, recientemente ha creado el Subcomité 38 para la normalización sobre web services, SOA y cloud computing.

 Algunas experiencias piloto

La personalización de servicios basados en computación en la nube y teniendo en cuenta las necesidades, preferencias y capacidades de los usuarios finales ha sido liderada en el ámbito internacional por la iniciativa GPII[2] (Global Public Inclusive Infrastructure[j1] ), que es una alianza para asegurar que todos los ciudadanos, independientemente de su contexto o capacidades, pueden acceder a los servicios y el potencial de la sociedad del conocimiento.

La versión en Europa de GPII es denominada Cloud4all y se compone de una serie de proyectos e iniciativas de dimensión europea que contribuyen al desarrollo de la infraestructura global y el desarrollo de servicios personalizados que sirvan de guía para la industria y elemento motivador y dinamizador del mercado.

Entonces ¿es posible?

Teniendo en cuenta las tendencias tecnológicas, la evolución del mercado, las estrategias europeas y el contexto nacional parece obvio que en unos años tendremos servicios de telemedicina y salud en línea personalizados a través de la nube.

Pero en estos momentos, me surgen las siguientes dudas (entre otras…):

  • ¿estamos los pacientes preparados para este tipo de servicios?
  • ¿están los profesionales de la salud preparados para interactuar de formas diferentes con los pacientes?
  • ¿está la industria desarrolladora y proveedora de servicios de salud atenta a las nuevas innovaciones en los servicios basados en la nube?
  • ¿cómo será el nuevo panorama y el mercado de los servicios de salud en línea personalizados?
  • ¿estos  servicios serán más caros o más baratos que los tradicionales?


La historia clínica electrónica se apunta a la moda cloud computing

6 01 2011

El desarrollo del cloud computing es una evolución natural de la virtualización, la arquitectura orientada a servicios (SOA) y la computación como utility. Su mejor descripción es aquella que le define como un modelo de entrega escalable y dinámico para servicios de TI basados en Internet. Muchos de los proveedores de aplicaciones de historia clínica electrónica (EHR, electronic health records) están ofreciendo soluciones tipo cloud tales como aplicaciones de hosting o modelos de software como servicio.
Cloud Computing
Estos servicios funcionan en plataformas remotas así como en los propios clientes (ordenadores o dispositivos móviles) y el acceso a las aplicaciones y a los datos clínicos se ofrece a través de terminales de servicios tecnológicos o de redes privadas virtuales, dando la sensación de tener una verdadera aplicación basada en web o thin client.

Hoy en día, en la medida en que el cloud computing se convierte en una tecnología más convencional, los consultorios médicos y las organizaciones de salud están evaluando si esta plataforma tiene la respuesta para conseguir una alternativa más segura y menos costosa a las redes tradicionales.

No obstante, para comprender mejor las posibilidades de este poder de computación, es importante examinar el impacto cultural y los retos a los que se enfrenta el despliegue de la historia clínica electrónica en una plataforma de cloud computing.

Retos

Un gran número de organizaciones se han acercado a las redes cloud privadas, utilizando la virtualización de servidores para simular servicios bajo demanda. Este acercamiento híbrido, o soluciones tipo cloud, pueden ayudar a aliviar algunos desafíos, como la seguridad, y otros retos, con un coste económico y de tiempo reducido.

El otro aspecto importante de este tipo de cloud alternativo es que está revisando el impacto cultural que tiene mover los datos y las aplicaciones clínicas a la nube. De la misma forma que en otras industrias, en esta hay una predisposición natural a que los consultorios y las organizaciones sanitarias quieran tener control sobre sus propios datos.

La seguridad de las aplicaciones en la nube está limitada debido a las dificultades a la hora de ofrecer garantías y controles de integridad. En un entorno tradicional, la capacidad de autenticación, el control de acceso y las capacidades de auditoria existen gracias a a las capas de red definida. Por el contrario, esas capas de red no existen en un entorno de cloud pública.

Beneficios

Entre los principales beneficios que encuentran las organizaciones sanitarias a los modelos tipo cloud se encuentra la reducción de los costes de despliegue. Uno de los mayores costes en el despliegue de EHR es la coordinación del hardware, del software y de la transformación clínica a numerosos e individuales consultorios médicos. Cada uno puede variar por especialidad, por aplicación, por hardware o por configuración de software. La capacidad de suministrar entornos de prueba y de producción e implementar tantos elementos estandarizados como sea posible, permite reducir los esfuerzos internos hasta en un 50%.

La recuperación del negocio es otro de los beneficios de este tipo de servicios. Los ambulatorios médicos de hoy en día necesitan una disponibilidad de 24/7 y esperan altos niveles de servicios de sus vendedores de TI para asegurarse que pueden atender las necesidades de sus pacientes con la mínima interrupción. En un entorno distribuido de cientos de consultorios médicos, la capacidad de proveer y desplegar aplicaciones en un escenario de recuperación ante desastres es muy valiosa.

Por último, destaca la capacidad de reducir los esfuerzos de soporte. Los despliegues tradicionales gastan mucho tiempo y esfuerzo en momentos de apoyo determinados, pero un despliegue basado en la nube permite a los vendedores de TI para consultorios médicos y organizaciones sanitarias implementar un nivel estándar de parches, actualizaciones y configuraciones a una comunidad muy fraccionada e independiente, así como mejorar las infraestructuras de la organización sanitaria.

idg.es [en línea] Madrid (España): idg.es 04 enero de 2011 [ref. de 06 enero de 2011] Disponible en Internet:

http://www.idg.es/computerworld/La-historia-clinica-electronica-se-apunta-a-la-mod/seccion-sanidad/noticia-104334