Por primera vez en el mundo, el Clínic aplica técnicas de mínima cicatriz en los donantes de riñón para trasplante de vivo

9 08 2011

 

El trasplante de donante vivo renal, además de ser la mejor opción para los jóvenes y afectados por unas determinadas patologías, tiene como resultado una mayor supervivencia del órgano y soluciona, en parte, la escasez de órganos que sufre nuestro país desde mediados de los 90 a pesar de la alta tasa de donación de cadáver. Según la Organización Nacional de Trasplantes, en 2010 se realizaron en España 240 trasplantes renales de vivo, lo que supone un 11% del total. Este año la expectativa es que este número crezca hasta unos 300, con lo cual serían casi unos 13-15% del total de los trasplantes. Frente a estos datos y a la necesidad de seguir buscando nuevas tecnologías quirúrgicas en la evolución y mejora del transplante, la experiencia del equipo en cirugía mínimamente invasiva del Hospital Clínic de Barcelona ha potenciado una nueva vía de mejora en los programas de donante vivo.

El trabajo que hoy presenta el hospital catalán de la mano del Dr. Antonio Alcaraz, jefe del servicio de Urología del mismo centro y su equipo, confirman la viabilidad de las técnicas quirúrgicas con mínima cicatriz (de 10 y 5 mm) para la extracción de riñón aplicada al trasplante. Creadores y pioneros en la aplicación de la técnica NOTES (Natural Orifice Transluminal Endoscopy Surgery), un abordaje que pretende desarrollar la cirugía a través de los orificios naturales del cuerpo, el equipo del Dr. Alcaraz utiliza la técnica de extracción transvaginal modificada (a través de la vagina) y transumbilical (a través del ombligo) al trasplante renal. La revista European Urology publica la primera serie mundial de donantes renales intervenidos mediante nefrectomía transvaginal con la técnica desarrollada en nuestro centro.

El equipo médico del Hospital Clínic que ha hecho posible este hito y que han comparecido esta mañana en rueda de prensa, lo forman el Dr. Antonio Alcaraz, jefe de Urología del Clínic; la Dra. Mª José Ribal, jefe de la Unidad de Uro-Oncología; el Dr. Joan Beltrán, jefe de la sección de anestesia del Instituto Clínic de Ginecología y Obstetricia y del Instituto Clínic de Nefrología y Urología; la Dra. Mireia Musquera, responsable de la Unidad quirúrgica del Trasplante Renal;  y la enfermera Marta Tomás. El encuentro ha contado con la presencia y testimonios de dos personas donantes, hombre y mujer, de unos 60 años cada uno.

La serie publicada por European Urology es de 30 mujeres (que han sido intervenidas por la técnica NOTES); en el caso de los hombres, el equipo del Clínic ha intervenido a un total de cuatro, operados por la denominada técnica LESS (Laparo-Endoscopic Single-Site Surgery), o de puerto único transumbilical. La aplicación de la técnica en mujeres (nefrectomía transvaginal) implica dos vías de entrada (vagina y abdomen), y dos mínimas cicatrices (abdomen), de 5 y 10 milímetros. En el caso de los hombres (nefrectomía de puerto único), la vía de entrada se restringe al ombligo (cicatriz embrionaria con apenas vascularización). “Las técnicas de cirugía mínimamente invasiva para extracción de riñones para donante vivo presentan todas las ventajas que su aplicación supone: mejora de la calidad de vida del donante, mínima cicatriz, menor estancia hospitalaria y menor dolor”, afirma el Dr. Alcaraz.

“La técnica quirúrgica es totalmente reproducible y se puede considerar un buen procedimiento alternativo que podría aumentar la tasa de donante vivo en la población femenina”, apunta el Dr. Alcaraz. Según el Dr. Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), “es muy importante seguir potenciando esta técnica, 100% española, porque es la mejor oportunidad para niños, diabéticos o pacientes jóvenes con Insuficiencia Renal, que necesitan lo antes posible un riñón de características jóvenes”.

Por su parte, la Dra. Roser Deulofeu, Directora de la Organització Catalana de Trasplantaments (OCATT), apunta que “el Hospital Clínic y su equipo médico quirúrgico de trasplantes, vuelve a dar a Cataluña la oportunidad de seguir siendo un modelo para el resto del mundo, dando un salto maestro y pionero en la técnica quirúrgica que hará que la lesión física en la extracción renal del donante vivo de riñón sea mínima, y un post-operatorio fácilmente superable”.

Firme apuesta por la cirugía mínimamente invasiva

Desde que la cirugía abierta convencional diera paso a la cirugía asistida por laparoscopia -que requiere tres, cuatro y hasta cinco incisiones para intervenir-, cirujanos de la cavidad pélvica y abdominal junto a expertos en robótica, investigan nuevas formas de entrar en el organismo para explorar estructuras, diagnosticar enfermedades y extirpar órganos. El Hospital Clínic de Barcelona apuesta por una cirugía mínimamente invasiva, máxima que hoy se constata con la presentación de este trabajo, que le ha valido su consolidación aplicada al trasplante de vivo.

En 2008 el equipo del Dr. Alcaraz realizó una nefrectomía transumbilical, la primera de este tipo realizada en España, realizada a una mujer de 85 años diagnosticada de cáncer. A los tres días de la operación, la paciente se fue a casa sin síntomas.

Es el mismo equipo que un año antes (2007) realizó la primera nefrectomía transvaginal por cáncer renal en Europa, una técnica también mínimamente invasiva que permitió extraer un riñón con cáncer con tan sólo dos pequeñas incisiones en el abdomen de 1 cm. cada una, y otra que no es visible en la parte interna de la vagina. Desde entonces, el Dr. Alcaraz y su equipo han realizado numerosas extracciones de riñón por la vagina, una vía que hoy se presenta como una alternativa 100% segura y eficaz para los trasplantes de donante vivo.

Hasta hace dos o tres años, los especialistas en urología del Hospital Clínic apostaban por la nefrectomía asistida por laparoscopia como técnica para el tratamiento quirúrgico de estas patologías; una revolucionaria y afianzada técnica que ha alcanzado grandes resultados en los últimos ocho años y que ha permitido mejorar la atención al paciente en cuanto a dolor postoperatorio y estancia en el hospital. Sin embargo, a pesar de las citadas ventajas la laparoscopia sigue requiriendo, como en la cirugía tradicional, una incisión abdominal para extraer el riñón, dejando visible una cicatriz de 6 cm, aproximadamente.

A diferencia de la laparoscopia, con la nefrectomía transvaginal y transumbilical se aprovechan el orificio vaginal y el ombligo, respectivamente, desde donde se extraen los riñones.  Dicha técnica ha conseguido evitar las cicatrices externas y mejorar la atención al paciente, con una disminución del dolor postoperatorio y una estancia hospitalaria de apenas 48 horas. Este hito ha sido posible gracias a un intensivo programa de investigación en cirugía experimental que desarrolla el Servicio de Urología del Hospital Clínic y que ha culminado con la citada publicación.

Con el desarrollo de este tipo de cirugía, el Clínic de Barcelona se consolida como centro de referencia en la exploración de nuevos espectros de actuación para seguir avanzando en el abordaje de la cirugía guiada por la imagen. En este sentido, el programa NOTES se presenta como una auténtica revolución, cuyo único objetivo es beneficiar al paciente con la reducción del tiempo de recuperación, con el menor dolor posible y la ausencia de secuelas externas.

Cataluña, a la cabeza en trasplantes de donante vivo

Para la OCATT esta nueva técnica quirúrgica viene a sumarse a los éxitos de esta Cataluña, pionera en Modelo Organizativo de trasplante desde 1984 y en todo tipo de trasplante de tejidos córnea (1926) y médula ósea (1970) y órganos sólidos: riñón y páncreas, 1965 y 1983 respectivamente en el Clínic; hígado y corazón en 1984 por los hospitales de Bellvitge y H. San Pau respectivamente, y de pulmón con éxito en 1990 en el Hospital Vall d’Hebron.

Cataluña, ya muy avanzada la década de 2000, hacía prácticamente el 100% de los trasplantes de donante vivo de todo el estado, y tenía como autores los equipos del Hospital Clínic y de la Fundación Puigvert. El plan estratégico de la OCATT aprobado por el CatSalut a partir de 2004 hasta la actualidad, fue realizado para conseguir aumentar la donación y disminuir las listas de espera, y priorizar para ello el trasplante de donante vivo y la donación a corazón parado. Esta estrategia junto a un control exhaustivo de la efectividad del proceso, ha facilitado en Cataluña aumentar los trasplantes renales y tener el mayor número del estado, y la tasa más elevada del mundo a pesar de la disminución del número de donantes cadáver.

Actualmente, el 54% de los trasplantes de donante vivo que se hacen al estado son hechos en Cataluña, el trasplante cruzado tiene como protagonistas donantes y receptores de Cataluña y, mientras que el 28% de los trasplantes renales que se hacen en Cataluña son de donante vivo, sólo son el 7% en el global del estado español.

Blog.hospitalclinic.org [en línea] Barcelona (España): blog.hospitalclinic.org, 8 de agosto de 2011 [ref. 4 de agosto de 2011] Disponible en Internet:

http://blog.hospitalclinic.org/es/2011/08/per-primera-vegada-al-mon-el-clinic-aplica-tecniques-de-minima-cicatriu-en-els-donants-de-ronyo-per-a-trasplantament-de-viu/?utm_source=hospitalclinic&utm_medium=web&utm_campaign=twitter_es

ARTÍCULO VALIDADO POR LA SRA. ALBA CALLS.