Breast cancer vaccine shows promise in small clinical trial

29 12 2014

A breast cancer vaccine developed at Washington University School of Medicine in St. Louis is safe in patients with metastatic breast cancer, results of an early clinical trial indicate. Preliminary evidence also suggests that the vaccine primed the patients’ immune systems to attack tumor cells and helped slow the cancer’s progression.

 

ROBERT BOSTON
A breast cancer vaccine designed by researchers at Washington University School of Medicine in St. Louis is safe in patients with metastatic breast cancer. Preliminary evidence from the small clinical trial, led by William Gillanders, MD, also suggests the vaccine helped slow the cancer’s progression.

The study appears Dec. 1 in Clinical Cancer Research.

The new vaccine causes the body’s immune system to home in on a protein called mammaglobin-A, found almost exclusively in breast tissue. The protein’s role in healthy tissue is unclear, but breast tumors express it at abnormally high levels, past research has shown.

“Being able to target mammaglobin is exciting because it is expressed broadly in up to 80 percent of breast cancers, but not at meaningful levels in other tissues,” said breast cancer surgeon and senior author William E. Gillanders, MD, professor of surgery. “In theory, this means we could treat a large number of breast cancer patients with potentially fewer side effects.

“It’s also exciting to see this work progress from identifying the importance of mammaglobin-A, to designing a therapeutic agent, manufacturing it and giving it to patients, all by investigators at Washington University,” he added.

The vaccine primes a type of white blood cell, part of the body’s adaptive immune system, to seek out and destroy cells with the mammaglobin-A protein. In the smaller proportion of breast cancer patients whose tumors do not produce mammaglobin-A, this vaccine would not be effective.

In the new study, 14 patients with metastatic breast cancer that expressed mammaglobin-A were vaccinated. The Phase 1 trial was designed mainly to assess the vaccine’s safety. According to the authors, patients experienced few side effects, reporting eight events classified as mild or moderate, including rash, tenderness at the vaccination site and mild flu-like symptoms. No severe or life-threatening side effects occurred.

Although the trial was designed to test vaccine safety, preliminary evidence indicated the vaccine slowed the cancer’s progression, even in patients who tend to have less potent immune systems because of their advanced disease and exposure to chemotherapy.

“Despite the weakened immune systems in these patients, we did observe a biologic response to the vaccine while analyzing immune cells in their blood samples,” said Gillanders, who treats patients at Siteman Cancer Center at Barnes-Jewish Hospital and Washington University. “That’s very encouraging. We also saw preliminary evidence of improved outcome, with modestly longer progression-free survival.”

Of the 14 patients who received the vaccine, about half showed no progression of their cancer one year after receiving the vaccine. In a similar control group of 12 patients who were not vaccinated, about one-fifth showed no cancer progression at the one-year follow-up. Despite the small sample size, this difference is statistically significant.

Based on results of this study, Gillanders and his colleagues are planning a larger clinical trial to test the vaccine in newly diagnosed breast cancer patients, who, in theory, should have more robust immune systems than patients who already have undergone extensive cancer therapy.

“If we give the vaccine to patients at the beginning of treatment, the immune systems should not be compromised like in patients with metastatic disease,” Gillanders said. “We also will be able to do more informative immune monitoring than we did in this preliminary trial. Now that we have good evidence that the vaccine is safe, we think testing it in newly diagnosed patients will give us a better idea of the effectiveness of the therapy.”

 

 

This work was supported by the Breast Cancer Research Program (BCRP) of the Department of Defense Congressionally Directed Medical Research Programs (DOD/CDMRP), grant number W81XWH-61-0677; Gateway for Cancer Research, P-06-016; The Foundation for Barnes-Jewish Hospital; the National Cancer Institute (NCI) of the National Institutes of Health (NIH), T32 CA009621; the NCI Cancer Center Support Grant, P30 CA91842; and George and Diana Holway.

Tiriveedhi V, Tucker N, Herndon J, Li L, Sturmoski M, Ellis M, Ma C, Naughton M, Lockhart AC, Gao F, Fleming T, Goedegebuure P, Mohanakumar T, Gillanders WE. Safety and preliminary evidence of biological efficacy of a mammaglobin-A DNA vaccine in patients with stable metastatic breast cancer. Clinical Cancer Research. Dec. 1, 2014.

Washington University School of Medicine’s 2,100 employed and volunteer faculty physicians also are the medical staff of Barnes-Jewish and St. Louis Children’s hospitals. The School of Medicine is one of the leading medical research, teaching and patient-care institutions in the nation, currently ranked sixth in the nation by U.S. News & World Report. Through its affiliations with Barnes-Jewish and St. Louis Children’s hospitals, the School of Medicine is linked to BJC HealthCare.

 

By Julia Evangelou Strait

 

 

News.wustl.edu [en línea] St Louis, MO (USA): news.wustl.edu, 29 de diciembre de 2014 [ref. 01 de diciembre de 2014] Disponible en Internet: http://news.wustl.edu/news/Pages/27732.aspx



Desarrollado un nuevo método para diagnosticar cáncer de mama y ovario hereditario

21 01 2013

Se trata de un algoritmo propio de secuenciación masiva y análisis bioinformático que permite detectar de manera muy eficiente las mutaciones genéticas relacionadas con la enfermedad

Equipo de investigación de la Dra. Conxi Lázaro, responsable del estudio.

Equipo de investigación de la Dra. Conxi Lázaro, responsable del estudio.

 

Investigadores del Instituto Catalán de Oncología (ICO) en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) han desarrollado y validado un nuevo método para diagnosticar el síndrome de cáncer de mama y ovario hereditario basado en la secuenciación masiva de los genes BRCA1 y BRCA2. El modelo se basa en un análisis genético y bioinformático que se ha demostrado muy efectivo. El nuevo protocolo ha sido descrito en un artículo publicado en la revista European Journal of Human Genetics.

En los últimos años los nuevos avances en las técnicas de secuenciación han comportado el desarrollo de nuevas plataformas para la secuenciación de ácidos nucleicos, llamadas plataformas de secuenciación masiva o nueva generación de secuenciación. Estas mejoras tecnológicas han supuesto una revolución en la investigación biomédica, en el campo de la genética y la genómica. La aparición de secuenciadores de nueva generación y la posibilidad de combinar muestras de diferentes pacientes, utilizando identificadores ha permitido adaptar estas nuevas tecnologías en el campo del diagnóstico genético.

Mediante la utilización de una plataforma de secuenciación masiva de última generación, el equipo dirigido por la investigadora Conxi Lázaro, del Programa de Cáncer Hereditario del ICO y el IDIBELL, ha desarrollado un protocolo completo que permite secuenciar todas las regiones codificadoras y las regiones adyacentes de los genes BRCA1 y BRCA2, responsables del cáncer de mama y ovario hereditario.

 

Algoritmo de secuenciación masiva

“Esta aproximación ha permitido identificar todas las mutaciones puntuales y pequeñas deleciones e inserciones analizadas, incluso en regiones de elevada dificultad técnica, como son las regiones homopoliméricas”, explica la investigadora del ICO-IDIBELL. El protocolo desarrollado es un algoritmo propio de secuenciación masiva y análisis bioinformático propio que ha demostrado ser muy eficiente en la detección de todas las mutaciones existentes y para eliminar falsos positivos.

La validación de este algoritmo para diagnosticar el síndrome hereditario de cáncer de mama y ovario ha demostrado una sensibilidad y especificidad del 100% en las muestras analizadas, además de reducir costes y tiempos de obtención de los resultados.

Asimismo, el equipo de investigación liderado por Lázaro está aplicando el uso de esta aproximación por los genes responsables de cáncer colorrectal hereditario, como la poliposis familiar y el síndrome de Lynch.

Hasta un diez por ciento de los cánceres son hereditarios, lo que significa que se transmiten de padres a hijos mutaciones genéticas que predisponen a padecer diversos tipos de tumores. La identificación de estas mutaciones es muy importante para prevenir la aparición de tumores en las personas que tienen predisposición familiar.

El síndrome de cáncer de mama y ovario hereditario es uno de los tipos de cáncer hereditario que afecta a más personas. La enfermedad está causada por mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2. Estas mutaciones también están relacionadas con otros tipos de cánceres.

 

Referencia del artículo

Feliubadaló L, Lopez-Doriga A, Castellsagué E, del Valle J, Menéndez M, Tornero E, Montes E, Cuesta R, Gómez C, Campos O, Pineda M,  González S, Moreno V, Brunet J, Blanco I, Serra E, Capellá G, Lázaro C. Next-generation sequencing meets genetic diagnostics: development of a comprehensive workflow for the analysis of BRCA1 and BRCA2 genes. European Journal of Human Genetics. Dec 19. DOI: 10.1038/ejhg.2012.270. [Epub ahead of print].

 

idibell.cat [en línea] Barcelona (ESP): idibell.cat, 21 de enero de 2013 [ref. 16 de enero de 2013] Disponible en Internet: http://www.idibell.cat/modul/noticias/es/468/desarrollado-un-nuevo-metodo-para-diagnosticar-cancer-de-mama-y-ovario-hereditario



General Electric destina 100 millones de dólares para innovar en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama

13 10 2011

General Electric Healthcare, con la colaboración de varias compañías de capital riesgo, ha lanzado el programa de financiación Healthyimagination Challenge con un presupuesto de 100 millones de dólares para desarrollar y llevar al mercado ideas innovadoras en diagnóstico precoz y medicina personalizada del cáncer de mama. Durante la presentación del programa, el director general de la multinacional, Jeff Immelt, declaró que invertirán más de un billón de dólares los próximos cinco años en I+D en nuevas tecnologías y soluciones tanto para el diagnóstico como el tratamiento del cáncer.

Pueden optar a la financiación investigadores, emprendedores y empresas innovadoras del sector de la salud. Los ganadores, que se darán a conocer durante el primer trimestre de 2012, se les ofrecerá la oportunidad de desarrollar una relación comercial con General Electric y cuatro socios de capital riesgo (Kleiner Perkins Caufield & Byers, Venrock, Mohr Davidow y MPM Capital ), además de recibir financiación.

Un jurado de expertos internacionales —entre ellos Andrew C. von Eschenbach, ex comisario de la FDA y director del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, y Michael J. Harsh Wauwatosa, vicepresidente y director de Tecnología de General Electric Healthcare— valorará la innovación, la fiabilidad y el impacto de los proyectos que se presenten.

El periodo para presentar las propuestas es hasta el 20 de noviembre de 2011.

Biocat.cat [en línea] Barcelona (España): biocat.cat, 13 de octubre de 2011 [ref. de 13 de octubre de 2011] Disponible en Internet:

http://www.biocat.cat/es/noticias/general-electric-destina-100-millones-de-dolares-para-innovar-en-el-diagnostico-y-tratamiento-del-cancer-de-mama



Descubren biomarcadores útiles para predecir el riesgo de metástasis cerebral en pacientes con cáncer de mama

4 08 2011

Un estudio coordinado por la investigadora del grupo de Claves Biológicas del fenotipo Invasivo y Metastático del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (IDIBELL), Àngels Sierra, demuestra que la sobreexpresión de determinadas proteínas en el tumor primario predice el riesgo de desarrollar metástasis en pacientes con cáncer de mama. La investigación forma parte del Programa de Proyectos de Valorización de la Universidad de Barcelona-Santander gestionado por el Área de Valorización y Licencias de la Fundación Bosch i Gimpera. Los resultados se publican en el número de agosto de la revista The American Journal of Pathology.

Hasta ahora no se conocían predictores de metástasis cerebral, complicación que afecta a un 30% de pacientes con cáncer de mama que desarrollan metástasis. Estos biomarcadores permiten la predicción del riesgo tanto en pacientes con tumores ErbB2 positivos (amplificación del oncogén ErbB2) como en tumores triple negativo (receptor de estrógeno, receptor de progesterona y ErbB2 negativos). Su uso sería especialmente beneficioso para catalogar a dichos pacientes, los dos subgrupos más proclives a desarrollar metástasis cerebral y en los que la afectación del sistema nervioso central delimita drásticamente la supervivencia de las pacientes.

Biomarcadores de metástasis

El uso de los marcadores de metástasis cerebral contribuirá a un seguimiento y tratamiento personalizado de las pacientes. Por un lado, conocer la presencia del biomarcador ayudará a planificar exploraciones dirigidas al diagnóstico precoz; y, por otro lado, la sobreexpresión de estas proteínas puede indicar el uso de terapias, ya sea para prevenir o para tratar la metástasis cerebral, distintas a las que se aplican en este momento, algunas de ellas en proceso de desarrollo clínico.

El trabajo ha sido el resultado de aplicar la biología de sistemas a la sistematización de la información transcriptómica y proteómica, para generar redes de interacción proteína-proteína que definen el fenotipo característico de las células de cáncer de mama con habilidad para metastatizar en cerebro.

El estudio dirigido por la investigadora Àngels Sierra del laboratorio de Patogénesis de la Metástasis del grupo Claves Biológicas del fenotipo invasivo y metastático de IDIBELL ha sido posible gracias a la estrecha colaboración de profesionales clínicos y de investigación biomédica de tres países. Junto a los Investigadores de IDIBELL, han participado clínicos de la Unidad funcional de mama y Unidad  de Bioestadística y Bioinformatica de l’Institut Català de Oncologia del Hospital Duran i Reynals; Servicio de Neurocirugía, Servicio de Anatomía Patológica e Instituto de Neuropatología del Hospital Universitario de Bellvitge; Grupo de Bioinformàtica Estructural de la Universitat Pompeu Fabra; Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Clínico/IDIBAPS y Red de Banco de tumores de Catalunya. Además han participado científicos franceses del Instituto Curie del Centre René Huguenin de St Cloud, y del Instituto Curie de Paris, y el Departamento de Patología del Academic Medical Center de Amsterdam.

El trabajo ha sido financiado por la Unión Europea, el Ministerio de Ciencia y Educación, el Instituto de Salud Carlos III y la Xarxa de Bancs de Tumors de Catalunya.

La validación de estos resultados en un amplio número de muestras clínicas (alrededor de 300) se está realizando gracias a la financiación del Programa de Proyectos de Valorización de la Universitat de Barcelona-Santander, gestionado por la Fundació Bosch i Gimpera (Centro de Transferencia de Conocimiento, Tecnología e Innovación de la Universitat de Barcelona), cuyos resultados se esperan obtener a principios de septiembre.

Referencia del artículo

Sanz-Pamplona R.*, Aragües R., Driouch K., Martín B.*, Oliva B., Gil M., Boluda S.*, Fernández P.*, Martínez A.*, Moreno V., Acebes J.*, Lidereau R., Reyal F., Van de Vijver M. And Sierra A.*. Expression of Endoplasmic Reticulum StressProteins Is a Candidate Marker of Brain Metastasis in both ErbB-2_ and ErbB-2_ Primary Breast Tumors. The American Journal of Pathology, Vol. 179, No. 2, August 2011

ARTÍCULO VALIDADO POR LA SRA. ALBA CALLS.



Identifican un nuevo gen asociado al riesgo de sufrir cáncer de mama

20 05 2011

Un estudio internacional liderado por investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) ha identificado un nuevo gen implicado en la susceptibilidad de sufrir cáncer de mama. El trabajo coordinado por Miquel Àngel Pujana, jefe del grupo de investigación en Cáncer de Mama, y por Eva González-Suárez jefe de grupo de investigación de Transformación y metástasis, se ha publicado en la revista Breast Cancer Research and Treatment.

Desde hace años se conocen dos genes, el BRCA1 y el BRCA2 que, cuando están mutados, aumentan mucho el riesgo de sufrir un cáncer de mama. Por otro lado, estudios recientes han identificado modificadores de la penetrancia de mutaciones de BRCA1/2 que también influyen en el riesgo de sufrir  cáncer en  la población general.

En este contexto, el estudio ha analizado variantes genéticas del gen TNFRSF11A, que codifica para la proteína RANK y tiene un papel fundamental en el proceso de desarrollo y diferenciación de las células del epitelio de la mama y en el de iniciación de tumores de mama. Los investigadores han visto que las portadoras del alelo menor de la variante genética rs7226991 tienen un riesgo reducido de sufrir cáncer de mama.

Es necesario destacar que esta asociación se ha encontrado tanto en pacientes esporádicas, de la población general, como en casos familiares de portadoras de mutaciones en el gen BRCA2.

EL objetivo del grupo de investigación es incluir esta nueva información genética ente los algoritmos de decisión que se utilizan en las unidades de consejo genético por mejorar el seguimiento de las pacientes con una alta predisposición de sufrir el cáncer.

En el estudio han participado el Instituto Catalán de Oncología (ICO), el Centro Nacional de Investigación Oncológica (CNIO), el Instituto de Oncología del Hospital Vall d’Hebron (VHIO), el Hospital de Sant Pau, el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, el Hospital Clínico San Carlos de Madrid y otros centros de Israel e Italia.



Deborah Rhodes: Una herramienta que detecta 3 veces más tumores de mama, y por qué no está disponible

31 03 2011

Deborah Rhodes es una experta en la gestión del riesgo de cáncer de mama. Trabajando con un equipo de físicos, la Dra. Rhodes ha desarrollado una nueva herramienta para la detección de tumores que es tres veces más eficaz que las mamografías tradicionales en mujeres con tejido mamario denso; una cámara de rayos gamma que puede ver los tumores que no llegan a percibirse con una mamografía. Esta máquina está siendo probada ahora por el director del Programa Ejecutivo de la Clínica Mayo de Salud (Minnesota).

Las consecuencias para la supervivencia de pacientes son interesantes. Entonces ¿por qué no hemos oído hablar de ella? Rhodes comparte la historia que hay detrás de la creación de la herramienta y la trama política y económica que impide su difusión.

Deborah Rhodes: Una herramienta que detecta 3 veces más tumores de mama, y por qué no está disponible

La mamografía sigue sin poder detectar la aparición temprana del cáncer de mama hasta en una de cada cuatro mujeres de 40 a 49. Y las mujeres con tejido mamario denso son de cuatro a seis veces más propensas a desarrollar cáncer que otras. Deborah Rhodes y sus colegas de la Clínica Mayo piensan que han encontrado una manera efectiva de evaluar a estos pacientes de alto riesgo: la proyección de imagen molecular.

Rhodes colabora con un físico nuclear y diferentes radiólogos para el desarrollo de una cámara de rayos gamma de doble cabeza, que puede capturar los tumores pequeños en el tejido denso. La nueva técnica, que completaría (no sustituiría) la mamografía, permite detectar una masa de dos quintas partes de una pulgada (2,5 cm) de diámetro. La proyección de la imagen molecular del pecho requiere que las pacientes se inyecten un medicamento radiactivo, pero es mucho más cómodo que la mamografía y se espera que cueste sólo un poco más.

TED.com [en línea] Nueva York (USA): TED.com, 31 de marzo de 2011 [ref. enero de 2011] Disponible en Internet:

http://www.ted.com/talks/lang/spa/deborah_rhodes.html



Estée Lauder contra el cáncer de mama

21 10 2010

“Conectar. Comunicar. Vencer. Prevenir el Cáncer de Mama de una vez por todas. Lleve un Lazo Rosa y Compártalo” es el lema de la nueva Campaña contra el Cáncer de Mama que presenta Estée Lauder. La marca continúa la misión emprendida en 1992 por Evelyn Lauder, vicepresidenta del grupo, cuando colaboró en la creación del Lazo Rosa y puso en marcha la campaña de lucha contra el cáncer de mama.


La provocativa imagen de la campaña de este año ha sido diseñada por James Gager (Director Creativo de M·A·C) y Toni Lakis (Vicepresidente de Diseño de M·A·C), y fotografiada por Michael Thompson. La campaña anima a mujeres y hombres a conectar con todas las personas que conocen y comunicarles la importancia de la detección precoz. La llamada de Evelyn Lauder pretende acabar con esta enfermedad y vencerla de una vez por todas.

“Cuando inicié la campaña, el cáncer de mama era una tema del que apenas se hablaba. Ahora, no sólo se habla y se escribe sobre el mismo, sino que numerosas personalidades, políticos y mujeres que han padecido la enfermedad se han sumado a nuestra causa para crear un mundo sin cáncer de mama. Todos nosotros estamos marcando una auténtica diferencia. Las mujeres deben saber que si se detecta pronto, el cáncer de mama se cura en un 98% de los casos. Por eso ahora, más que nunca, necesitamos que nuestras voces se escuchen muy alto en todo el mundo”

Según Elizabeth Hurley, modelo de Estée Lauder y portavoz de la campaña contra el cáncer de mama: “Hay mucha falta de información sobre el cáncer de mama y es fundamental que las mujeres se hagan revisiones regularmente… Deberíamos decir a todas las mujeres que conocemos, ya sean madres, abuelas, hermanas, hijas o amigas, que tienen que ir a ver a su médico ante cualquier duda y hacerse mamografías cada año si tienen más de 40. No lo dejes para otro año”.

En 1992, Evelyn Lauder impulsó la creación del Lazo Rosa para ayudar a difundir un mensaje de concienciación y prevención en la lucha contra el cáncer de mama. Desde entonces se han repartido casi 110 millones de Lazos Rosas en los puntos de venta de las marcas del grupo Estée Lauder. El mensaje es simple: la detección precoz y el tratamiento del cáncer de mama salva vidas.

Durante todo el mes de octubre de 2010 la nueva Campaña de Lucha contra el Cáncer de Mama de la marca quiere llegar a más de 2 billones de personas en más de 70 países.

Se pondrá a la venta una edición limitada de 13 “productos rosas” de las marcas del grupo Estée Lauder para recaudar fondos en la lucha contra el cáncer de mama. Esta recaudación se donará a The Breast Cancer Research Foundation para financiar la prevención y el tratamiento del cáncer de mama. Más de 85 céntimos de cada dólar donado a la fundación se destinarán directamente a los programas de investigación. Las marcas que colaboran en España son: Aveda, Bobbi Brown, Clinique, Darphin, Donna Karan Cosmetics, Estée Lauder, La Mer y Origins.

Las marcas del grupo Estée Lauder repartirán de forma gratuita Lazos Rosas y Marca-páginas. Impulsora de esta iniciativa, Evelyn Lauder ha repartido, en más de 15 años, millones de Lazos Rosas a través de los puntos de venta de las firmas del grupo en más de 70 países. En España se reparten cada año cerca de 250.000.

Los Lazos Rosas y los Marca-páginas estarán disponibles del 1 al 31 de octubre de 2010 en todos los puntos de venta de Estée Lauder, Clinique, Donna Karan Cosmetics, La Mer, Bobbi Brown y Origins de El Corte Inglés, en Aveda Salon&Spa, así como en perfumerías y farmacias seleccionadas.

Más de 200 monumentos y paisajes de todo el mundo se iluminarán de rosa para lanzar un mensaje de esperanza y concienciación. En algunos lugares del mundo, la iluminación se sustituirá por lazos rosas gigantes realizados con globos, velas, camisetas u otros objetos, con el fin de llamar la atención y recordar a las mujeres la importancia de la detección precoz. El aeropuerto JFK de Nueva York, el London’s City Hall en Reino Unido, o la N Seoul Tower en Corea son algunos de los monumentos y lugares que se iluminaron de rosa el año pasado. Desde el año 1999, monumentos emblemáticos de todo el mundo se iluminan de rosa en octubre, gracias a esta iniciativa.

Europapress.es [en línea] Madrid (España): europapress.es, 6 de octubre de 2010 [ref. de 21 de octubre de 2010] Disponible en Internet:

http://www.europapress.es/chance…