Dr KERDEL-VEGAS: ¿TENDRÁ CURA LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

2 04 2012

Francisco Kerdel-Vegas

francisco.kerdelvegas@gmail.com

www.bitacoramedica.com

Con el aumento  gradual de la expectativa de vida a nivel mundial, lo lógico es que aumenten proporcionalmente las enfermedades degenerativas que se observan especialmente en la tercera edad, como son el cáncer y la enfermedad de Alzheimer (EA).

La enfermedad de Alzheimer (que lleva ese nombre por el psiquiatra y neuropatólogo alemán, Alois Alzheimer,  quien la describió en 1906), es reconocida como la forma más común de demencia.  Hasta el presente no se conoce un tratamiento efectivo para esta enfermedad, que empeora al progresar en el tiempo y eventualmente conduce a la muerte del paciente (en promedio unos siete años después de su inicio).

Se calculaba que para el año 2006 había 26,6 millones de enfermos a nivel mundial y ese número ya cuantioso seguirá creciendo con un aumento anual desproporcionado en los años siguientes.  Tan solo en los Estados Unidos se estima que hay más de 5 millones de pacientes con EA.

Al comienzo los trastornos cognitivos propios de esta aterradora enfermedad, que afecta generalmente a hombres y mujeres mayores de 65 años, se manifiesta por las dificultades experimentadas en recordar eventos recientes. Luego la conducta del paciente se complica y entre los síntomas aparecen confusión, irritabilidad, agresión, cambios súbitos de humor, problemas al hablar y pérdida de la memoria lejana.  A medida que esos síntomas se establecen, el paciente con EA se distancia de la vida familiar y social, y requiere de una asistencia casi permanente.

Hace ya más de un año comentaba que, “las estadísticas son incontrovertibles, la enfermedad se ha convertido por su frecuencia y sus estragos en el problema número uno de la salud pública de los Estados Unidos.  Antes que nada es preciso señalar que ha adquirido las características de una verdadera epidemia, ya que produce la  muerte de 5,3 millones de ciudadanos de ese país en un año, y compromete la actividad económica de 11 millones más, dedicados a cuidar de los enfermos.  El costo es astronómico y llega a más de 170 billones de dólares al año, con una proyección de alcanzar a 2 trillones de dólares en la próxima década.” (Blog de DOCTOPOLIS).

La información aparecida este mismo mes de febrero de 2012  en la prestigiosa revista Science, por el grupo de neurocientíficos de la Universidad de Case Western Reserve (Cleveland, Ohio), liderado por el profesor Gary Landreth, revela la notable mejoría de tres variedades de ratones con EA inducida, bajo tratamiento con bexaroteno. Este fármaco, cuyo nombre comercial es Targretin, es una molécula aprobada por la “Food and Drug Administration” (FDA) el año 2000 para tratamiento del linfoma cutáneo de células T, que fue desarrollado por Ligand Pharmaceuticals (de San Diego, California) y cuyos derechos fueron posteriormente adquiridos por la casa farmacéutica japonesa Eisai en 2006.

Aunque hay que admitir que la causa y progresión de la EA todavía producen muchas incógnitas, numerosas investigaciones indican que está asociada al depósito en el cerebro de placas y marañas de amiloide, y Landreth explicó que el bexaroteno actúa aumentando los niveles de apolipoproteina E, que ayuda a eliminar las placas de amiloide.

Se trata, sin la menor duda, de un descubrimiento  trascendental y así ha sido recibido por distinguidos científicos en todas partes del mundo,  y aunque probar que los resultados obtenidos con el  bexaroteno en la EA en ratones se pueden reproducir en humanos tomará  algún tiempo (quizás hasta años), tratándose de un medicamento ya aprobado y utilizado en el tratamiento de otras afecciones, no es difícil colegir que más pronto que tarde sabremos cuán efectivo es en humanos.