Consiguen crear componentes informáticos biológicos mediante bacterias

28 11 2011

Personal investigador del Imperial College de Londres (Reino Unido) ha demostrado que se pueden construir unidades básicas de procesamiento de datos, utilizadas habitualmente en dispositivos digitales como ordenadores y microprocesadores, mediante bacterias intestinales con el ADN modificado. Este descubrimiento supone un avance extraordinario para poder desarrollar ordenadores biológicos microscópicos.La investigación llevada a cabo en el Imperial College puede derivar en nuevos instrumentos que podrían detectar y neutralizar brotes tóxicos y desarmar cánceres mortales dentro del cuerpo.


En la actualidad todos los aparatos informáticos se basan en circuitos de silicio integrados por dispositivos electrónicos capaces de procesar datos digitales, lo que en lenguaje informático recibe el nombre de puertas lógicas. Estos dispositivos funcionan apagándose o encendiéndose según la codificación de datos en ceros y unos del lenguaje binario que utilizan todos los sistemas informáticos.

Ahora, un estudio encabezado por Richard Kitney del Imperial College ha conseguido demostrar que se pueden construir puertas lógicas mediante bacterias Escherichia coli (E. coli), los cuales se encuentran normalmente en el intestino grueso. El éxito de este experimento radica en la modificación del ADN de las bacterias para que, mediante estimulación química, se “apaguen” o “enciendan” imitando el funcionamiento de las puertas lógicas electrónicas convencionales.

Otra característica importante de estas puertas lógicas biológicas es su modularidad, lo que permite que se unan con el fin de crear redes más complejas, al igual que los chips electrónicos se combinan para procesar una cantidad de datos más grande.

Aunque todavía falta mucho camino por recorrer, el equipo investigador sugiere que este descubrimiento supone un paso de gigante para poder construir procesadores biológicos microscópicos. Estos pequeños ordenadores biológicos, que siguen siendo una utopía para la comunidad científica internacional, supondrían una gran revolución en el sector médico, ya que podrían ser introducidos dentro del cuerpo humano a través del riego sanguíneo, para combatir diversas enfermedades de manera selectiva, detectar y destruir células cancerosas o neutralizar toxinas peligrosas, entre otras posibles aplicaciones.

Gencat.cat [en línea] Barcelona (España): gencat.cat, 28 de noviembre de 2011 [ref. 24 de noviembre de 2011] Disponible en Internet:

http://www.gencat.cat/economia/ur/noticies/26279376.html